NUEVO DECRETO

La apuesta del gobierno a la inversión con cambios en los beneficios impositivos

El Poder Ejecutivo emitió un decreto que modifica el régimen de inversiones y que busca impulsar la concreción de nuevos proyectos en el país.

Fachada del Ministerio de Economía. Foto. Fernando Ponzetto
Fachada del Ministerio de Economía. Foto. Fernando Ponzetto

Mayores plazos y exoneración impositiva junto con la reinstalación de un régimen simplificado, son las tres principales modificaciones de un nuevo decreto emitido por el Poder Ejecutivo que cambia el régimen de promoción y protección de inversiones.

Si bien aún resta conocer la forma de implementación de estos cambios y los criterios, que deberán ser reglamentados por la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap), según los analistas consultados por El País, queda claro que el decreto tiene como objetivo principal promover la generación de empleo y la actividad económica a través del estímulo a la inversión.

Con ese foco, el nuevo decreto establece que las empresas podrán exonerar hasta un máximo del 90% del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE), lo que significa que se baja la tasa efectiva anual a pagar, que ahora pasará del 10% al 2,5%. Antes ese beneficio era de hasta 60% para empresas ya establecidas y de 80% para las nuevas.

Asimismo, el plazo mínimo de aprovechamiento de ese beneficio se amplía y pasará de tres a cuatro años. De acuerdo con un informe de CPA Ferrere, esto último “beneficia a aquellas empresas en las cuales el repago de la inversión se encuentra más diferido en el tiempo”, además “dicho plazo podrá suspenderse por hasta dos ejercicios, consecutivos o no”.

Sobre este punto, según indicó Rafael Monzo, gerente del área Tax & Legal de PwC Uruguay, desde una perspectiva práctica, “en muchos casos los topes de utilización de los beneficios establecidos limitaban el cómputo efectivo de las exoneraciones originalmente concedidas, por lo que vemos de buena manera la flexibilización en este sentido”, comentó.

En relación al marco temporal, según el informe de CPA Ferrere, el nuevo decreto elimina el tope del 20% de la inversión ya ejecutada sobre el total de la inversión elegible del proyecto, lo que implica que se puedan presentar proyectos que ya tienen más de un 20% de su inversión ejecutada.

Por otra parte, en el decreto se establece la reinstalación del régimen simplificado -por parte de la Comap- para la postulación de los proyectos y posterior asignación de los beneficios, mediante el uso del indicador de generación de empleo. Es decir que la Comap será la que llevará adelante dicho régimen en función de la cantidad de puestos de trabajo a crear (promedio anual). Sobre el resto de los indicadores, se buscará “adecuar la exigencia de los compromisos” mediante “la redefinición” de los indicadores de descentralización, aumento de exportaciones y fomento a la innovación.

Gráfica
Foto: Archivo El País.

Según explicó Monzo, el régimen simplificado estaba incluido en la normativa original pero señaló que luego fue derogada. “Resultó de gran aplicación práctica en los primeros años, en la medida que se obtenían relevantes exoneraciones de IRAE únicamente con el compromiso de aumentar la cantidad de personal empleado”, reflexionó. Agregó que se debe esperar a la reglamentación de la Comap pero dijo que “a priori resulta una buena noticia para el empresariado que pretende invertir” en Uruguay.

De acuerdo con el gerente del Área de Consultoría Económica de Grant Thornton, Nicolás Cichevski, el régimen simplificado implica un “aspecto relevante” en el contexto actual, dado que “el desempeño de la economía en los próximos cinco años estará fuertemente influenciado por lo que suceda con la inversión privada, en especial considerando que la ley de Presupuesto plantea una reducción en el gasto en inversión pública para 2021 y 2022”.

Por su parte, la abogada y socia del estudio Brum & Costa, Paula Garat, explicó que también el decreto prevé “mejores beneficios” tributarios para los proyectos que sean presentados hasta el 31 de marzo de 2021 y que ejecuten inversiones hasta el 31 de diciembre del próximo año, también para los proyectos cuyas inversiones se realicen entre el 1 de abril de 2020 y 31 de marzo de 2021, así como incentivos especiales para las micro y pequeñas empresas.

“Buena señal”

Para Rafael Monzó de PwC, “en el marco nacional y regional en que estamos inmersos, (con la modificación del régimen de inversiones) entendemos que se está dando una buena señal a los nuevos inversores y empresas ya instaladas en nuestro país, para la radicación de inversiones de capital que generen puestos de trabajo y valor agregado”.

¿Cómo puede impactar en la economía?
Alejandro Irastorza en entrevista

Al ser entrevistado semanas atrás por El País, el subsecretario de Economía y Finanzas, Alejandro Irastorza, había adelantado algunas de las modificaciones propuestas en el nuevo decreto y había señalado que en materia de proyectos de inversión había un “panorama interesante”. Sobre el potencial impacto de este nuevo decreto en la economía uruguaya, la economista y socia de Exante, Florencia Carriquiry, dijo que el decreto implica cambios que “son bienvenidos en la coyuntura actual”, pero que “no alcanzan por sí solos para lograr un cambio sustantivo” en los niveles de inversión. Para revertirlo, señaló que “resulta central que Uruguay logre mejoras relevantes en algunos de los desequilibrios macroeconómicos”.

Por su parte, Monzó de PwC indicó que ese impacto “resulta difícil de determinar” puesto que, “para la realización de inversiones, las exoneraciones tributarias resultan únicamente una parte de la ecuación general”. Sin embargo, señaló que “sin lugar a dudas los beneficios fiscales ayudan a inclinar la balanza a la hora de decidir si invertir o no”. Asimismo, Monzo manifestó que los beneficios fiscales otorgados “resultan un sacrificio que realiza el Estado de resignación de recaudación”, por lo que consideró que “esta inversión debiera tener como retorno esperado la generación de externalidades positivas que apuntalen la actividad económica en su conjunto”.

La visión de los analistas.

nicolás cichevski | grant thornton
nicolás cichevski
“Correcto”

“La normativa va en el sentido correcto ya que flexibiliza los requisitos de acceso al régimen y aumenta las exoneraciones tributarias para las empresas que se amparen en la ley, que venía perdiendo fuerza”.

florencia carriquiry | exante
florencia carriquiry
"Flexibilizar"

“Parece claro que (los cambios establecidos en el nuevo decreto) apuntan a aumentar algunos de los beneficios fiscales actuales y sobre todo a flexibilizar las condiciones de acceso a los mismos”.

javier otegui | guyer & regules
javier otegui
"Interesante"

“El nuevo decreto nos parece muy interesante y (creemos que va) en la dirección correcta” (...) Esperamos que logre contribuir al desarrollo de nuevas inversiones en el país y al aumento de la creación de empleo”.

rafael monzó | pwc uruguay
rafael monzó
"Nueva oleada"

“Este nuevo decreto procura generar una nueva oleada de inversiones de capital, con foco en la generación de volumen de trabajo, como la externalidad positiva que se pretende potenciar”.

paula garat | brum & Costa
paula garat
"Favorable"

“Es una medida de reactivación económica que pretende estimular la inversión, lo que es por demás favorable dado el contexto actual y los efectos que la emergencia sanitaria podría aparejar para la conomía”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados