PROYECTO MARÍTIMO

La apuesta al transporte de carga de Salto Grande

El presidente Luis Lacalle Pou quiere hacer navegable el río Uruguay al norte del complejo hidroeléctrico de Salto Grande.

El gran debe del proyecto binacional es la navegabilidad para carga al norte del río. Foto: Archivo El País
El gran debe del proyecto binacional es la navegabilidad para carga al norte del río. Foto: Archivo El País

El gobierno quiere elaborar un proyecto de navegación para el transporte de carga aguas arriba del complejo hidroeléctrico de Salto Grande.

Es una idea que está desde fines de 1946 cuando se firmó un convenio entre Argentina y Uruguay para “la obtención del mayor beneficio de las disposiciones naturales que ofrecen los rápidos del río Uruguay, en la zona de Salto Grande, para el desarrollo económico, industrial y social de ambos países y, con el fin de mejorar la navegabilidad, aprovechar sus aguas para la producción de energía y facilitar la vinculación de sus comunicaciones terrestres”, según recuerda la propia web de Salto Grande.

Ayer de mañana asumió funciones el nuevo presidente de la delegación uruguaya ante la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande (CTM), Carlos Albisu, Una de sus primeras acciones fue la de mantener una reunión virtual con los titulares de la delegación argentina para plantearle uno de los proyectos que impulsará el gobierno de Luis Lacalle Pou y que es parte de la promesa de campaña electoral que es la de impulsar la concreción de hacer navegable para cargas el río Uruguay al norte de la represa y que involucra a Argentina y Brasil.

“En oportunidad del lanzamiento de la cosecha de arroz 2020 en Bella Unión el presidente Luis Lacalle Pou tuvo el primer contacto con autoridades de Río Grande del Sur para hablar de este tema en un día que fue marcado a las pocas horas con la llegada de la pandemia del coronavirus a nuestro país”, recordó Albisu sobre los primeros pasos que se ha dado con este proyecto de navegación para el transporte de carga aguas arriba de Salto Grande.

Albisu insistió en la necesidad de reordenar la agenda y la comenzó por el lado de sus pares argentinos ante la CTM, anunciando además que el propio presidente hablará con su par argentino Alberto Fernández para transmitirle la propuesta que es muy bien vista por empresarios y productores del litoral argentino.

“Con Brasil ya hemos dado el primer paso y una vez que la situación generada por la pandemia lo permita, fijaremos una reunión conjunta con autoridades de nuestro país, Argentina y Brasil para presentar otra instancia con proyectos que ya están de nuestra parte y los que puedan surgir en este intercambio”, señaló Albisu a El País.

El flamante presidente de la delegación uruguaya en la CTM de Salto Grande, fue delegado en el período anterior en representación de la oposición por el Partido Nacional. Albisu es muy allegado a Lacalle Pou y fue convocado por el propio presidente para ofrecerle el cargo en medio de la pandemia por el coronavirus ante los conocimientos adquiridos en su gestión anterior y por seguir la línea política y de proyectos del programa de gobierno. El organismo deberá adoptar decisiones sobre el funcionamiento de la represa hidroeléctrica teniendo en cuenta la bajante histórica que presenta el río Uruguay en estos momentos.

El caudal histórico del río Uruguay es de 4.700 metros cúbicos por segundo y actualmente está en 566 metros cúbicos por segundo.

Junto a Albisu asumió uno de los dos cargos restantes en la delegación, también en representación del Partido Nacional, Daniel Arcieri, originario del departamento de Paysandú. Se aguarda por el nombre de quien será el tercer integrante de Uruguay ante la CTM, que podría surgir de filas del Partido Colorado.

Albisu y Arcieri fueron investidos oficialmente al frente de la delegación uruguaya en el organismo binacional mediante la aplicación Zoom en teleconferencia compartida por sus pares de Argentina que siguieron en vivo la asunción.

De hecho, ante la pandemia del COVID-19, la CTM tomó decisiones para asegurar el funcionamiento de la represa, entre ellas, la modalidad de teletrabajo para algunos cargos, organización de equipos de trabajo por nacionalidad y en grupos reducidos y evaluación permanente al personal por parte de medicina laboral para la aplicación de protocolos según cada situación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados