INSERCIÓN INTERNACIONAL

Argentina admite que hay una “presión muy fuerte” para la apertura del Mercosur

"Nosotros no podemos negar como país que el Mercosur debe agrandar la torta, pero debe hacerlo siempre mirándose los países entre sí", dijo el canciller argentino Felipe Solá.

Felipe Solá. Foto: Archivo El País
Felipe Solá. canciller argentino. Foto: Archivo El País

El canciller argentino, Felipe Solá, dijo que en el Mercosur hay una voluntad de “no ruptura”, pero advirtió que hay fuerte presión para que el bloque integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay avance hacia una apertura en términos comerciales, algo que a su juicio solo debe hacerse sin perjudicar a ninguno de los países socios.

“La presión por la apertura del Mercosur es muy fuerte. Nosotros no podemos negar como país que el Mercosur debe agrandar la torta, pero debe hacerlo siempre mirándose los países entre sí y tratar de ponerse en los zapatos del otro. Es decir, agrandar la torta sin perjudicar al otro”, afirmó Solá.

Al participar en el Congreso del Grupo de Reflexión sobre Integración en América Latina y Europa (Gridale), el ministro argentino de Exteriores cuestionó la idea de que el Mercosur, donde las negociaciones comerciales con terceros mercados se realiza por consenso y como bloque -no de modo bilateral-, constituya un límite para el desarrollo de los miembros de la unión aduanera.

“La idea de que el Mercosur es un corsé es una idea negativa que lleva a que los países crean que desintegrándose, terminando con la integración, pueden crecer más”, sostuvo.

Por el contrario, aseveró, el Mercosur “amplía” la participación de sus socios en el mundo, “no la reduce”.

Solá aseguró que, a pesar de las presiones, persiste entre los cuatro socios “la voluntad de integración, que es una voluntad de no ruptura”.

“A partir de esa voluntad de no ruptura, hay que ver cómo se puede acumular lo bueno”, dijo.

El Mercosur, que cumplirá 30 años el próximo 26 de marzo, ha estado atravesado en los últimos tiempos por cuestionamientos sobre la velocidad y el grado de apertura de su comercio a terceros países, mientras aún no ha logrado cerrar definitivamente un acuerdo de libre de comercio con la Unión Europea.

“No queremos más relanzamientos ni refundaciones. Son dos cosas que aparecen en política cuando algo no está caminando”, señaló Solá.

Con todo, el canciller argentino admitió que hay aspectos del bloque que deben ser analizados porque el Mercosur “ya no responde como antes”.

“Lo que queremos ver es por qué no está caminando del todo, por qué responde pero no como antes, y a partir de ahí empezar a acumular algo diferente”, indicó. (En base a EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados