EXPIRA EL PLAZO

Argentina se aproxima a una nueva fecha clave en la negociación por la deuda

Negociaciones para reestructurar bonos por US$ 66.238 millones entre Argentina y sus acreedores privados entra en una etapa importante.

Dólares. Foto: Reuters
Los bonos son por US$ 66.238 millones. Foto: Reuters

Las negociaciones entre Argentina y sus acreedores privados para reestructurar bonos por US$ 66.238 millones entrarán este martes en una etapa clave ya que el Gobierno deberá decidir si prorroga nuevamente el plazo de adhesión a su oferta inicial de canje y estira así las conversaciones con los grandes fondos inversión que exigen una mejora a la propuesta original.

Este martes en la tarde expira el plazo para que los inversores den su consentimiento a la oferta de reestructuración lanzada por Argentina en abril, pero el Gobierno de Alberto Fernández podría extender el plazo por tercera vez con vistas a avanzar hacia un acuerdo con los acreedores que, en forma mayoritaria, han rechazado la propuesta de canje inicial formalizada por el país suramericano.

"Los tiempos vuelven a cerrarse, pero las negociaciones se mantienen abiertas entre el Gobierno y los acreedores. Ya se confirma oficialmente que hay un acercamiento importante y que existe buena fe. La fecha tope del 2 de junio volverá a extenderse y los contratos de confidencialidad volverán a renovarse", dijo hoy la consultora Portfolio Personal Inversiones.

Ofertas revisadas.

Las partes lograron la semana pasada avances en las conversaciones al intercambiar propuestas revisadas, rebajando las pretensiones a un lado y otro de la mesa de negociación, pero aún sin llegar a un punto de acuerdo.

La oferta inicial de Argentina estaba valorada por los expertos en unos US$ 40 por cada US$ 100 de deuda neta a canjear, mientras que la propuesta mejorada —no formalizada aún— tendría un valor de entre US$ 45 y US$ 47.

Mientras, los grandes grupos de acreedores habían presentado inicialmente contraofertas valoradas entre US$ 58 y US$ 60, pero en una nueva propuesta presentada la semana pasada rebajaron sus pretensiones a un rango de US$ 53 a US$ 55.

"Mientras los acreedores se avienen a recuperar 55 centavos por cada dólar, el Gobierno argentino sólo está dispuesto a ofrecer 45 centavos. Se trata de una diferencia de 10 centavos. No parece una discrepancia imposible de saldar", observó este lunes Víctor Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano.

El economista indicó que el "núcleo" de la discusión se centra fundamentalmente en el plazo de gracia ya que mientras Argentina "plantea comenzar a pagar en 2022,los bonistas reclaman pagos a partir de 2021".

Apoyo del FMI

En la víspera de una nueva fecha clave en el proceso de negociación, Argentina sumó un apoyo de peso, el del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El organismo difundió ayer lunes un comunicado en el que, según su análisis técnico, la propuesta revisada de Argentina "sería consistente con el restablecimiento de la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad".

"Existe solo un margen limitado para incrementar pagos a los acreedores privados y al mismo tiempo cumplir con los umbrales de deuda y servicio de la deuda estimados por el personal técnico del FMI", advirtió el Fondo, que, a pedido del Gobierno de Fernández, analizó la propuesta revisada presentada por Argentina a los acreedores el pasado martes.

El FMI subrayó que el país suramericano necesita reestructurar "la carga insustentable de su deuda pública" y sostuvo que "restablecer la sostenibilidad de la deuda pública con alta probabilidad es esencial para que Argentina", en recesión desde hace dos años, "regrese a un crecimiento económico sostenible e inclusivo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados