SUBA DE PRECIOS

Argentina apuesta a los dólares para bajar inflación

Esperan que suba de precios se frene en segundo trimestre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Los argentinos pueden preparar sus vacaciones", dijo el titular de Economía. Foto: AFP

el gobierno argentino cree que ya se han desactivado las bombas que impedían que se activen el crecimiento económico y la baja de la inflación a partir del segundo semestre de este año, por el efecto positivo del ingreso de capitales.

En diálogo con el diario argentino La Nación, un importante funcionario admitió que, en términos del consumo, "este es el peor momento" por el arrastre del estancamiento económico y antes de que el aumento de salarios previsto por las paritarias tenga efecto sobre el poder adquisitivo de los trabajadores.

Sin embargo, afirmó que en el segundo trimestre ya habrá señales de desaceleración de la inflación y, a partir de junio, una mejora en el nivel de actividad.

La llave maestra para cambiar radicalmente el panorama actual es el esperado flujo de capitales, luego de que entre en vigencia el acuerdo con los holdouts.

"Argentina es la historia más interesante en los mercados emergentes por sus rendimientos, su bajo nivel de endeudamiento y la decisión de mejorar la calidad de la gestión pública", sostuvo la fuente.

En este contexto, en el equipo económico argentino creen que el gran ajuste de precios relativos ya pasó —salvo por el aumento previsto en las tarifas de gas— y que el tipo de cambio está más cerca de su valor de equilibrio, aunque algunos analistas crean que todavía sigue atrasado.

"La suba adicional será muy gradual, en dos años, cuando la inflación se reduzca en forma sustancial", explicó.

Para asegurar que el dólar no suba en el corto plazo —y afecte más el nivel de inflación—, pero que al mismo tiempo las altas tasas de interés no profundicen el cuadro de estancamiento, la receta oficial es apostar al ingreso de dólares.

Sin acuerdo con los holdouts, en el Ministerio de Hacienda reiteran que el escenario probable es de un mayor ajuste, aunque descartan una hiperinflación.

Ayer, el índice de inflación de la provincia de San Luis afirmó que el nivel general de precios se incrementó durante el mes pasado un 2,7%. Se trata de una variación elevada pero mucho menor que la que marcó el mismo índice en diciembre (6,5%) y en enero (4,2%). El IPC de la Ciudad de Buenos Aires, el otro dato recomendado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), había calculado que la inflación de febrero había sido de 4%.

En cambio, bancos y consultoras creen que en el corto plazo el Producto Interno Bruto (PIB) se desacelerará mientras la economía se ajusta a las políticas económicas del nuevo gobierno, según el informe de Latinfocus. "Más aún, amenazas externas, como la prolongada recesión en Brasil y los bajos precios de las materias primas, nublan las perspectivas para este año", señaló.

Sin embargo, el crecimiento se acelerará en el mediano plazo "por una mejora en el sector externo y el regreso del país a los mercados internacionales de crédito", indicó la analista Dirina Mancellari de la consultora FocusEconomics.

Las consultoras y bancos prevén, en promedio, que la inflación real llegue a 32% este año, aunque algunos como el HSBC, el Citi y Nomura estiraron su pronóstico a 35%. En cambio, para 2017 creen que bajará a 19,9%, salvo el HSBC y el Itaú, que la proyectaron en 25%.

En cuanto al PIB, aseguraron que este año habrá una recesión de -0,5%, que el estudio Bein estiró a -2,3%, el Citi a -1,7% y LCG a -1,5%. Para el año próximo, se espera un crecimiento de 3,5%, aunque Ecolatina cree que se podría llegar a 5% y el JP Morgan a 4,1%.

Sobre el tipo de cambio, el promedio marcó un nivel de 16,51 pesos argentinos por dólar para este año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)