DISERTACIÓN DEL ECONOMISTA ARGENTINO MARTÍN LOUSTEAU

Argentina en busca de “la llave para salir” del encierro económico en los últimos 45 años

Según Lousteau, la clave es discutir “la productividad del Estado” y su gasto.

El diputado es una figura que rompe "la grieta" en Argentina y su nombre sonó como parte de una fórmula presidencial. Foto: Andersen Tax & Legal
El diputado es una figura que rompe "la grieta" en Argentina y su nombre sonó como parte de una fórmula presidencial. Foto: Andersen Tax & Legal

El economista y diputado argentino Martín Lousteau es de las pocas figuras que escapa a la “grieta”. De hecho, participó de ambos gobiernos -ministro de Economía de Cristina Fernández por cinco meses en 2008 y embajador en Estados Unidos por el gobierno de Mauricio Macri entre 2015 y 2017- pero hoy crítica sus gestiones, y plantea que se debe avanzar a un acuerdo político amplio que permita concretar reformas estructurales, que traerán “costos” que se deben asumir entre todos.

Sobre los problemas del vecino país y cómo resolverlos versó su disertación ayer en un desayuno de la firma Andersen Tax & Legal. Luego, en conferencia de prensa ahondó en temas políticos ante la consulta de El País.

“Soy economista y político, dos malas palabras en mi país”, bromeó el inicio de la charla, que se tituló “¿Hacia dónde va Argentina?”. Lousteau se enfoca en las ineficiencias del Estado, que no son actuales y se arrastran hace décadas. Pide “reimaginar” las instituciones para que el sector privado no arrastre esos costos extras, porque entiende que hoy “compiten los Estados” para ganar mercados.

Subrayó que el 56% de los costos de producción son impuestos en Argentina, y la carga tributaria es clave en la competencia por inversiones. Para compensar las desventajas impositivas, los países devalúan la moneda y así reducen la riqueza de la población en dólares.

“Nuestra economía en el último medio siglo ha tenido un desempeño muy pobre”, dijo sobre Argentina y repasó que en ese período se duplicó la desigualdad y la pobreza se multiplicó por cinco. El Producto Interno Bruto (PIB) por habitante desde 1974 creció en promedio 0,6%, contra 1,3% en Brasil, 2,2% en Uruguay y 3,7% en Chile.

“Los empresarios quieren competir” con los productos argentinos en el mundo, “pero la pregunta es si el Estado argentino compite con el de Corea, o los políticos argentinos con los chilenos”, manifestó.

Parte importante de los sobrecostos que carga el sector privado son las malas decisiones de gasto público, dijo el diputado. “El Estado argentino tiene hoy US$ 7.200 más por familia que hace 25 años. ¿Alguno siente que recibe mejores servicios públicos?”, se preguntó y respondió que “la productividad del Estado está cayendo”, lo que resta competitividad a las empresas.

“Un Estado que gasta de más obliga a un tipo de cambio más alto” que el de equilibrio, explicó Lousteau. Lo que ocurrió en Argentina es que al tener déficit fiscal, el Estado “compra dólares y atrasa el tipo de cambio, lo que es incompatible con un crecimiento” de la actividad.

El economista expresó que Argentina “tiene déficit todo el tiempo”. Solo no lo tuvo en los años pos-crisis de 2002, pero luego entre 2010 y 2017 “gastamos casi un presupuesto adicional”. Además, experimenta déficit de cuenta corriente “en tres de cada cuatro años” en las últimas cinco décadas.

Sobre la realidad actual dijo que sufre el “triángulo de las bermudas” -precios relativos, crecimiento y déficit fiscal-, que lleva a que “cuando corregís una parte se ven afectadas las otras”. Aunque reconoció la pesada herencia que tuvo Macri del kirchnerismo, cuestionó que no haya atacado los temas estructurales y se tomaran decisiones económicas equivocadas.

“Se hizo un ajuste del déficit primario (previo al pago de la deuda) de cuatro puntos del PIB, pero en lo financiero creció 1,5 puntos por el pago de intereses”, analizó y agregó que la política de suba de la tasa de interés hizo aumentar al dólar y la inflación. Estas complicaciones “afectaron la confianza” en Macri.

Así, Argentina se encuentra “encerrada en un cuartito hace 45 años, y la clase política no logra hallar la llave para salir”, que según Lousteau pasa por un consenso que permita discutir temas de fondo.

“Construir una alianza que supere a Cambiemos”

-¿Cómo impactan los vaivenes de Argentina en la economía uruguaya?

-Las crisis argentinas hacen que determinadas inversiones y flujos financieros terminen en Uruguay en vez de Argentina. A gran escala siempre es mejor tener un vecino y socio que le vaya bien, pero en algunos sectores, hay oportunidades que surgen en Uruguay por errores en Argentina.

-¿Qué tanto influirá la evolución de la inflación y el dólar en la elección argentina?

-La economía siempre es muy importante a la hora de una votación. Cuando Argentina atravesó dificultades económicas la imagen del gobierno cae, y si hay más zozobras ese proceso se acentuaría. Argentina está tan polarizada lamentablemente, que movimientos en el margen no afectarán demasiado las cosas, pero temas más grandes sin ninguna dudas (que impactarán en lo electoral).

-Habla de hacer una alianza más grande para la elección. ¿Con qué sectores?

-Varios creemos que Argentina debe construir ahora una alianza que supere a Cambiemos (alianza gobernante), que la incluya porque tiene una experiencia significativa en el gobierno con aciertos y errores. Creemos que se debe extender a otros sectores con lo que hay acuerdo en los diagnósticos, en la necesidad de tener principios republicanos y de reimaginar el Estado para que no se sigan generando crisis en Argentina. Hay que extender esto, además de Cambiemos, al socialismo de Santa Fe (liderado por el exgobernador Antonio Bonfatti), al (partido) GEN de Margarita Stolbizer, a Roberto Lavagna con quien tengo excelente relación y un diagnostico similar, también a los gobernadores peronistas que discrepan con el kirchnerismo como Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba). Hay que hacer una alianza amplia.

-¿El candidato de esa alianza sería Mauricio Macri?

-Argentina tiene un sistema para determinar las candidaturas que son las PASO (elecciones primarias). En una eventual alianza, en las diferencias respecto al otro lado (el kirchnerismo) tenemos todos acuerdo pero hay visiones distintas, no es igual Lavagna a Macri. Esas diferencias las dirime la gente en las PASO. Yo no puedo elegir al candidato de otro espacio político de la coalición. No se puede construir una alianza más grande diciendo el candidato ya lo tenemos definido.

-¿Usted sería un posible candidato a la vicepresidencia dentro de esa alianza?

-Si hay una coalición más grande voy a estar donde la coalición crea que soy más útil, en cualquier espacio. Si no hay algo más grande, como el diagnostico que tengo es que eso es lo que necesitamos, no voy a estar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)