EL ASCENSO QUE NO FUE

Argentina: un "cisne negro" que amenaza recuperación

La economía contaba con llegada de inversiones que ahora están en duda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Economistas ven "señal" en decisión de Morgan Stanley. Foto: La Nación (GDA)

Contra la mayoría de las previsiones, el martes pasado el banco de inversión Morgan Stanley rechazó ascender al mercado argentino de "fronterizo" —la calificación más baja— a "emergente". La noticia echó por tierra con las proyecciones que auguraban un ingreso masivo de dólares a Argentina de fondos de inversión impedidos de dirigir su dinero hacia plazas riesgosas. El banco JP Morgan había estimado en US$ 1.400 millones los fondos que iban a entrar al mercado argentino con el ascenso de categoría.

Como ese ingreso de inversiones financieras ya había sido descontado por el mercado, la inesperada noticia aceleró un cambio de posiciones. El día posterior al anuncio se registró una pronunciada caída de las acciones de empresas argentinas, un descenso de los bonos y una suba del dólar.

Pero, al igual que lo sucedido tras eventos como el Brexit (la decisión de los británicos de salir de la Unión Europea), la victoria en las elecciones estadounidenses de Donald Trump y la difusión de audios que pusieron en duda la continuidad de Michel Temer en la Presidencia de Brasil, la negativa de Morgan Stanley tuvo un impacto financiero de muy corto plazo en Argentina. Las cotizaciones del peso, las acciones y los bonos recuperaron buena parte de lo perdido en las jornadas siguientes.

No obstante, para algunos economistas consultados por El País, la decisión de Morgan Stanley de mantener a Argentina en la categoría más baja, junto a economías mucho más pequeñas como Kenia, Bangladesh y El Líbano, representa una señal a tener en cuenta.

"Hay que tomarlo como un llamado de atención. Lo que Morgan Stanley puso en blanco sobre negro es que el ánimo de los inversores, en especial el de aquellos que participan en sectores transables, donde la continuidad de las reglas de juego son importantes, pasa por ver cuál será el resultado de las elecciones parlamentarias para recién ahí terminar de tomar la decisión de invertir", dijo el economista Dante Sica, director de la consultora Abeceb, en Buenos Aires.

Tras las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) previstas para el 13 de agosto próximo, los comicios para renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado se realizarán el 22 de octubre. La principal puja asoma en la provincia de Buenos Aires, distrito donde vota el 38% del padrón electoral del país.

Allí, sobre todo en sectores pauperizados del conurbano bonaerense, la imagen positiva de la expresidenta Cristina Fernández es todavía alta. En ese marco, el riesgo de un retorno a las políticas económicas implementadas hasta antes de la llegada del macrismo al poder es el principal elemento que esgrimió el comité técnico de Morgan Stanley para no ascender de categoría al mercado argentino. "La irreversibilidad de los cambios (económicos) todavía necesita ser evaluada", señaló el comunicado del banco de inversión.

Inversiones trabadas.

La decisión de Morgan Stanley agrega un factor negativo adicional, como un "cisne negro" que amenaza la recuperación económica argentina y que conspira contra una de las apuestas principales del macrismo: el arribo de inversiones internacionales para reimpulsar la economía.

"Si bien los inversores internacionales analizan una multiplicidad de factores, el hecho comunicacional de que Argentina sigue siendo un mercado fronterizo es un punto negativo a la hora de decidir hundir capital en el sector real de la economía", dijo Federico Semeniuk, gerente de Desarrollo de Negocios de la consultora Ecolatina, en Buenos Aires.

Para Sica, el ascenso a mercado emergente hubiese dado una señal de confianza a los cambios que está haciendo Argentina.

"La decisión de Morgan Stanley afecta en términos de credibilidad al pedir un tiempo más para seguir evaluando la situación recién el año que viene. Pero quizás esta noticia negativa termine por reafirmar la posición del gobierno en términos de mantener el rumbo económico y de acelerar algunas reformas para dar señales de solvencia fiscal a mediano plazo", agregó.

Hasta entonces, la recuperación económica promete seguir a ritmo lento, aunque con una dinámica que va adquiriendo mayor velocidad.

En el primer trimestre del año, el Producto Interno Bruto (PIB) creció 0,3% con respecto al mismo período de 2016, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

Se trata del primer crecimiento interanual desde comienzos del año pasado. Si la comparación se hace contra el trimestre anterior, la expansión del período enero-marzo fue del 1,1%, según el dato desestacionalizado. Es la tercera alza consecutiva y el mayor incremento desde que asumió Mauricio Macri como presidente en diciembre de 2015. Con esos números, el gobierno confía en que, tras la caída del 2,3% registrada en 2016, el PIB crecerá este año en torno al 3%.

Sin embargo, analistas creen que la consolidación de la recuperación económica en los próximos años dependerá de la concreción de reformas estructurales como la tributaria y la laboral. En ese punto, la cuestión política vuelve a escena (ver aparte).

La clave para las reformas

Para determinar si los cambios previstos (como la reforma tributaria o la laboral) serán viables, habrá que esperar el resultado de las elecciones. "Si el gobierno sortea bien la elección de octubre, eso le dará mucha más espalda para negociar con la oposición la agenda legislativa.

Pero los actores económicos también quieren saber cómo se redefinirá la oposición: no será lo mismo negociar esa agenda con (Axel) Kicillof (exministro de Economía de Cristina Fernández) que con Marco Lavagna (diputado del Frente Renovador que lidera Sergio Massa). Esos interrogantes todavía sin respuesta son los que también llevaron a Morgan Stanley a posponer su decisión de ascender a la Argentina hasta el año próximo", señaló Dante Sica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º