AÑO COMPLICADO

Argentina se estanca ante pocas certezas

La incertidumbre sigue siendo la fiel compañera de viaje de Argentina. Desde que en 2018 el Gobierno se vio obligado a llamar de nuevo a la puerta del Fondo Monetario Internacional, los indicadores económicos, lejos de mejorar, no hacen sino enquistar la crisis y alejar la luz al final del túnel

Situación. Mauricio Macri, por ahora, tiene 30% de intención de voto, pero podría crecer si la economía no sufre nuevos cimbronazos. Foto: Reuters.
Mauricio Macri, Foto: Reuters.

Tras cerrar el año pasado con una inflación acumulada del 47,6%, inédita en el último cuarto de siglo, en enero el índice de precios llegó al 49,3% interanual y consolidó al país en el top 5 de naciones inflacionarias, al tiempo que el Producto Interno Bruto (PIB) sigue a pique: entre enero y noviembre de 2018 cayó el 2,2%.

Para 2019, el gobierno de Mauricio Macri estimó en el Presupuesto una caída económica del 0,5% y una inflación del 23 %, con una cotización promedio del dólar de 40,10 pesos argentinos (el viernes cerró a 39,22).

Cifras que no parecen sencillas de lograr, principalmente por la imposibilidad de frenar la escalada de precios y los vaivenes del dólar, contra los que se lucha con altas tasas de interés que ahogan la actividad.

"El acuerdo del FMI se tiene que cumplir sí o sí, y el mercado cree que se va a cumplir, más allá de que pueda llegar algún waiver (dispensa a cambio de una revisión del programa) en los próximos trimestres", explica el economista Gustavo Ber.

Con el crédito del FMI, el gobierno quiere acelerar las reformas para erradicar el déficit que arrastra el país desde hace años, pero implica una fuerte intervención del organismo, que exige cumplir compromisos como el equilibrio fiscal —iguales gastos que ingresos— o la caída de la inflación.

Ricardo Progano, director de Finanzas Corporativas de San Martín Suárez y Asociados, considera que "en términos generales" no habrá inconvenientes en que el FMI dé su "conformidad" al nuevo desembolso, ya que los datos fiscales del último trimestre analizado "fueron buenos".

Pero conseguir el equilibrio al acabar 2019 tampoco será fácil. Y menos en un año marcado por la elección en octubre de un nuevo presidente, con los mercados expectantes por la definición.

El riesgo país ronda los 700 puntos básicos, y el FMI ejerce de piedra angular ante la imposibilidad de atraer al mercado de deuda internacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)