LA PANDEMIA EN LA REGIÓN

Argentina flexibiliza la cuarentena pese a récord de contagios de coronavirus

El gobierno abrirá la cuarentena con la certeza de que, si la curva de contagios toma una velocidad incontrolable, habrá que volver atrás con la medida.

Controles de circulación en la estación de trenes de Constitución en Buenos Aires. Foto: EFE
Controles de circulación en la estación de trenes de Constitución en Buenos Aires. Foto: EFE

Hoy viernes se cumple el último día del confinamiento estricto impuesto hace dos semanas en la provincia de Buenos Aires, y el gobierno se dispone anunciar una flexibilización de la medidas a fin de reabrir algunas actividades, pese a que en estos días Argentina registró récord de casos de COVID-19.

El presidente Alberto Fernández, el gobernador Axel Kicillof y el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, abrirán la cuarentena en el área metropolitana con la certeza de que, si la curva de contagios toma una velocidad incontrolable, habrá que volver a bajar el martillo.

“Si en 20 o 25 días se desbanda todo no quedará otra que volver a restringir. Esto es lo que le viene pasando al mundo, no tenemos nada que inventar”, dijo al diario La Nación un funcionario que trabaja cerca del ministro de Salud, Ginés González García, y del centro de decisiones.

“Apertura consciente y responsable, más responsable que nunca, con un pie en el acelerador, pero el freno de mano cerca”, dijo uno de los médicos del comité de expertos que estuvo con el presidente en la residencia de Olivos durante una reunión ayer al mediodía. Advirtieron que hay circulación viral en distintos puntos del país.

Los médicos avalaron una flexibilización atentos a la necesidad socio económica y a los aspectos psicológicos del confinamiento. Pero además lo habilitaron apoyados en los datos, especialmente en el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva. “Si bien la ocupación subió, no lo hizo pronunciadamente y eso nos da un margen. Esta cuarentena sirvió para amortiguar esa demanda”, dijo un participante del cónclave.

El miércoles, el nivel de unidades de terapia intensiva ocupado en el área metropolitana estuvo en 63,7%. Cuando arrancó la cuarentena estricta era de 55,9%.

La de flexibilizar y volver a un esquema de “fase 3” es, ante todo, una decisión política que compartieron Fernández, Kicillof y Rodríguez Larreta debido al clima social y la necesidad económica. Coinciden en que hace falta dar un respiro a la actividad económica y en que resulta difícil sostener el acatamiento social.

“Casi 120 días es mucho tiempo, tanto por el aspecto económico como desde lo psicológico. La gente ya no puede cumplir de forma estricta como lo hacía al comienzo. Somos conscientes de eso”, resumió un estrecho colaborador presidencial.

Así, a partir del lunes volverá la actividad deportiva individual todos los días y de acuerdo a la terminación del DNI (documento de identidad), con número par los días pares y con número impar los días impares. El horario para hacer running, caminar en forma recreativa, pasear en bicicleta o andar en rollers será entre las 18 y las 10.

La actividad física habrá que hacerla en forma individual o de hasta dos personas, por lo que seguirá prohibido el entrenamiento en forma grupal. El uso del tapaboca no será obligatorio para correr, aunque sí para las otras actividades.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados