SOLUCIÓN DE LA DEUDA

Argentina pagó y dio vuelta la página del default tras 14 años

Abonó US$ 9.000 millones a los holdouts con los que litigó en EE.UU..

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Prat Gay puso en twitter el momento de la firma. Foto: @alfonsopratgay

Argentina dejó atrás ayer una cesación de pagos de 14 años con la cancelación de más de US$ 9.000 millones de deuda a fondos conocidos como "holdouts", tras un extenso conflicto judicial que impedía al país acceder a los mercados voluntarios de crédito.

Con la certificación de los pagos, el juez estadounidense Thomas Griesa levantó formalmente las medidas cautelares que impedían al país austral cancelar a sus tenedores de bonos hasta que se resolviera una extensa disputa judicial con acreedores que no participaron en canjes de deuda en default.

El magistrado mencionó en una orden que se habían cumplido las condiciones impuestas a Argentina para desmantelar las restricciones vigentes.

Entre los primeros acreedores en cobrar estuvieron los cuatro grandes fondos de cobertura —Elliott, Aurelius, Davidson Kempner y Bracebridge— que se encontraban en el centro del acuerdo.

"Se ha confirmado la recepción" del dinero, dijo a Reuters en Nueva York, bajo condición de anonimato, una fuente involucrada directamente en la operación.

Medida "cautelar levantada. Basta de ataduras. Basta de cepos. Chau default, arranca una nueva etapa. Los argentinos, listos para emprender y crecer", dijo el ministro argentino de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, en su cuenta de Twitter. Luego del acuerdo judicial que las partes alcanzaron en Estados Unidos, Argentina colocó el martes deuda por US$ 16.500 millones para pagar a sus acreedores, en un exitoso retorno a los mercados de capitales. La calificadora de crédito Fitch asignó el jueves la nota "B" a los cuatro bonos de entre 3 y 30 años que Argentina colocó esta semana.

El proceso de pago a los holdouts —también conocidos como "fondos buitre"— comenzó por la mañana de ayer y concluyó cerca del mediodía argentino.

"Impresionante bid-to-cover (coberturas) de la mega emisión, también en la marcha alcista de los nuevos títulos, donde en promedio ya acumulan apreciaciones superiores al 3% en sólo un par de días ante la amplia demanda insatisfecha", dijo en Buenos Aires Gustavo Ber, economista titular de la consultora Estudio Ber.

Argentina se apresta a pagar ahora a los acreedores que habían aceptado canjear sus bonos en 2005 o 2010 y cobraban regularmente hasta que los pagos fueron bloqueados en el 2014 por el juez Griesa a petición de los "holdouts".

Inversores consultados por Reuters dijeron que se espera que los pagos a los acreedores con deuda reestructurada se reinicien a mitad de mayo.

Fuentes del Ministerio de Hacienda consultadas por EFE indicaron que ahora Argentina tiene un par de semanas de plazo para hacer frente al pago de los US$ 3.000 millones que se adeudan a esos acreedores.

Luego de que el Gobierno de Cristina Fernández (2007-2015) se negara a cumplir con la sentencia, el nuevo presidente, Mauricio Macri, quien asumió en diciembre pasado, se abocó a una rápida negociación para pagar a los querellantes y también a otros acreedores con reclamos no incluidos en el juicio en Nueva York.

"Argentina, cumpliendo con su promesa, ha pagado a todos los bonistas que se unieron al acuerdo de principios con la república el 29 de febrero", dijo en un comunicado Daniel Pollack, mediador en el caso designado por Griesa.

El pasado martes, Prat-Gay, señaló que el gobierno espera que aparezcan otros litigantes que no tomaron parte del juicio en Nueva York o no se adhirieron a la oferta de pago a otros acreedores, como la que recientemente aceptaron un grupo de inversores italianos.

Para estos, según afirmó el ministro, quedará abierta la "oferta base", que implica pagar el capital original más un 50%.

El conflicto por la deuda argentina detonó a finales de 2001, cuando el país, en medio de una severa crisis política, económica y social declaró el mayor cese de pagos de la historia moderna, por US$ 102.000 millones. Argentina reestructuró la mayor parte de esos pasivos con canjes en 2005 y 2010, a los que adhirió el 93% de los acreedores.

Pero poderosos fondos de inversión no aceptaron los canjes y llevaron a Argentina a los estrados por un reclamo original de US$ 1.330 millones de dólares que se acrecentó varias veces por la aplicación de intereses y el ingreso de otros acreedores al litigio.

El prolongado conflicto por la deuda hizo que Argentina no pudiera financiarse en los mercados internacionales, donde se hubiera visto obligada a convalidar altísimas tasas de interés.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)