UNA OPINIÓN INCÓMODA

Argentina: una postal desde el borde

Los brasileños tienden a ser maníacos. Sienten que viven en el mejor o peor país del mundo. Nunca hay nada entre estos dos extremos.

Peatonal Florida (Buenos Aires). Foto: Wikipedia
Peatonal Florida (Buenos Aires). Foto: Wikipedia

Los argentinos, sin embargo, suelen ser histéricos. Un partido de fútbol local confirma la pasión que corre a través de la sangre de la población. Es primordial. En este momento, la histeria ha estado en un alboroto en los mercados financieros argentinos.

Mientras que la mayoría de los inversores internacionales están contando estoicamente las semanas hasta las elecciones presidenciales, los inversores argentinos están corriendo como pollos decapitados. Sin embargo, una mirada más atenta a la situación revela que no hay un viejo de la bolsa en el armario.

El país no va a incumplir o ir a la hiperinflación. No se va a convertir en Venezuela o Cuba. Por el contrario, gracias al auge del sector exportador y al compromiso inquebrantable del FMI, el nivel de actividad económica está mejorando y el país cuenta con los recursos necesarios para cumplir con sus obligaciones externas.

Un paseo por Buenos Aires demostró que el nivel de actividad económica es alto. Una visita nocturna a los vecindarios de clase trabajadora de Caballito y Once no mostró una línea interminable de fachadas cerradas, como fue el caso del catastrófico colapso económico de 2002. Las calles estaban llenas y los restaurantes estaban en auge.

Un paseo por los barrios más turísticos de Recoleta y Puerto Madero expuso una fuerza de invasión de turistas brasileños, aprovechando los increíbles precios que abundan en Buenos Aires. Después de finalizar una gira por el Cono Sur de América Latina, descubrí que los precios argentinos estaban un buen 70% por debajo de los países vecinos: Chile y Uruguay.

Es comprensible que la inflación sea alta, ya que las fuerzas de reequilibrio trabajan para devolver el poder adquisitivo del país a la paridad. Por lo tanto, no hay posibilidad de que la economía pierda su nivel de competitividad con los cambios actuales en la inflación, al menos no por un tiempo. La magnitud de la devaluación del año pasado fue tan grande que es lógico que haya una cantidad significativa de inflación persistente.

Además, la prueba está en el pudín. El sector exportador está en llamas. La cosecha fue un 45% mayor que el año pasado. El turismo está en auge. Las industrias de exportación, como el vino, las aves de corral, los textiles y el tabaco están registrando ganancias de dos dígitos. Es solo una cuestión de tiempo hasta que esto se refleje en los datos económicos agregados.

Además, gracias al FMI, el gobierno tiene los recursos para cumplir fácilmente con sus obligaciones financieras. El viernes, el Ministerio de Hacienda publicó las fuentes y los usos de los fondos, y reveló que tenía un exceso de liquidez de más de US$ 9.000 millones este año, después de contabilizar sus obligaciones internas y externas.

Esto le da un margen de maniobra para un deslizamiento en el desempeño fiscal y / o la presión sobre el tipo de cambio. ¡Repito! No hay necesidad de entrar en pánico.

Por último, la histeria sobre la situación política es exagerada. Sí, es cierto que las cifras de la encuesta del presidente Mauricio Macri continúan disminuyendo, mientras que las cifras de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner siguen aumentando.

Sin embargo, la mayoría de las simulaciones muestran que en una segunda vuelta, él todavía ganaría. Macri definitivamente está pagando los costos políticos de la profunda recesión. Sin embargo, la economía ha tocado fondo y está dando la vuelta a la esquina. También hay una avalancha de obras públicas que se inaugurarán en el transcurso de los próximos dos meses, lo que mejorará radicalmente la calidad de vida de millones de argentinos.

Por último, en el peor de los casos, si Cristina gana, el FMI se ha reunido con su exministro de Economía, Axel Kicillof, y ha prometido continuar con el programa del FMI. Por lo tanto, desde una perspectiva económica, habría continuidad del plan actual. Tal vez, esta es una de las razones por las que ella está tan callada. Si comienza a decir tales cosas, entonces no ofrecería ninguna alternativa de política al programa económico actual.

Entonces, ¿por qué cambiar el liderazgo nacional? Todo esto confirma que no hay nada que merezca la histeria que se está librando en los medios y los mercados. La economía argentina ha tocado fondo y está en vías de recuperación. El FMI le ha proporcionado al país los amplios recursos que necesita para cumplir con sus obligaciones internas y externas, sin tener que regresar a los mercados internacionales de capital.

Sí, se cometieron varios errores, y el equipo económico de los sueños resultó ser un fracaso, pero esos reveses se están alejando en el espejo retrovisor. Es hora de detener el pánico. En cambio, es hora de darse cuenta de que con la relajación sincronizada de la política monetaria global, Argentina es una cornucopia de oportunidades de dos dígitos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)