ECONOMÍA

Argentina relajó la meta de inflación para 2018 a 15%

Marcos Peña, Nicolás Dujovne, Luis Caputo y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, brindaron hoy una conferencia de prensa

Equipo económico de Argentina. Foto: GDA/La Nación
Equipo económico de Argentina. Foto: GDA/La Nación

El gobierno argentino relajó la meta de inflación al fijarla en el 15 por ciento para el año próximo, lo que permitirá bajar la tasa de interés del Banco Central.

Así lo anunciaron en una conferencia de prensa que brindaron el jefe de gabinete, Marcos Peña , los ministros de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne y Luis Caputo , y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger .

La foto de los cuatro juntos buscó mostrar coordinación en términos de política económica, aunque generó algunas quejas entre analistas económicos por la posible pérdida de autonomía del Banco Central .

En la primera fila estaban casi todos los colaboradores de las tres carteras, que escucharon primero las exposiciones y luego de las preguntas de los periodistas.

El anuncio más trascendente fue el cambio de meta de inflación para 2018, que pasa de una banda de 8% a 12% (aunque estaba en el 15,7% en el presupuesto) al 15%. Y corrió por cuenta del ministro Dujovne , no de Sturzenegger.

Lo qué sí aclaró Sturzenegger fue que, dado este cambio -adaptado casi a los pronósticos del mercado, en torno del 16,6%, según el REM- el Banco Central podrá bajar las tasas de interés, tal como pretendía el Poder Ejecutivo, para sostener el crecimiento económico.

Dujovne explicó: "Hemos decidido recalibrar nuestras metas de inflación: postergamos un año, del 2019 al 2020, la meta del 5 por ciento".

Con este cambio, el Gobierno podrá dejar que suba más el tipo de cambio, lo cual aumentará más la competitividad de la economía, en la medida que esta devaluación no se traslade en forma plena a los precios.

Peña señaló que se cumplieron los objetivos económicos. "La economía volvió a crecer luego de un año de recesión. Y crece en forma sustentable, lo que nos permite pensar en un sendero para el año próximo. Teníamos también un gran desafío en materia fiscal. La Argentina necesitaba encontrar un consenso básico porque no podemos vivir en déficit", dijo.

Sostuvo además que la sanción de las leyes económicas en el senado permitirán reducir el déficit fiscal. Al respecto, los funcionarios ratificaron la meta del 3,2 por ciento del PBI para 2018.

Meta fiscal

La otra clave es que se ratifica que habrá una reducción de la asistencia del BCRA al Tesoro: serán $ 140.000 en 2018, $ 70.000 millones en 2019 y a partir de 2020 entrará en "velocidad crucero", por el cual crecerá de acuerdo a la inflación y al crecimiento de la base monetaria.

Dujovne destacó el sobrecumplimiento de la meta fiscal este año e indicó que en 2023 se llegará a una situación de equilibrio fiscal. Además, aseguró que "el país crecerá al 3,5 por ciento durante los próximos años, con baja inflación".

En tanto, Caputo señaló: "Vamos a reducir el financiamiento del Banco Central al Tesoro a 140.000 millones, a 1,1% del PBI y 70.000 millones en 2019. A partir de 2020 se normalizará a niveles de señoreaje. Esta será una ayuda importante para el Central".

El ministro precisó que el programa financiero del año próximo requerirá unos 30.000 millones de dólares y 26.000 millones de dólares en 2019. "Vamos a ir reduciendo la dependencia externa del endeudamiento", aseguró.

Además, indicó que la normalización financiera del país, "ha permitido bajar el nivel de tasas a las más bajas de nuestra historia: 4,5% versus 15% de la década pasada; esta plata está yendo a mayor asistencia social y a obras de infraestructura".

Sturzenegger, el único funcionario con corbata en la conferencia, "agradeció la invitación", destacó la fuerte baja de la inflación núcleo en los últimos meses y dijo que la nueva meta permitirá relajar la política monetaria.

Los funcionarios le restaron importancia a la suba del dólar de los últimos días al indicar que fue menor que la inflación y que en el caso del incremento previo a las elecciones PASO de agosto, no se tradujo en un aumento de la inflación de octubre y noviembre.

Para cumplir con las metas necesitamos que el gobierno no le pida plata. En 2016 se cumplió la transferencia de 160.000 millones, 2 puntos del PBI, y este año es de 1 punto. Ya se había acordado los 140.000 millones para 2018 y se agrega la meta del 2019. Y a partir de 2020 le transferirá en forma permanente será el crecimiento económico más el aumento de la base", detalló el funcionario, que, una y otra vez, había afirmado que la meta no se tocaba durante este año.

Tanto Caputo como Sturzenegger afirmaron que la tasa actual no influye en las decisiones de inversión -que miran la tasa de largo plazo- ni el aumento del mercado del crédito.

Sin embargo, el retrato de esta mañana muestra que el Gobierno está más preocupado por mantener el crecimiento económico y decidió postergar, tal vez resignado por la realidad, la velocidad de la baja de la inflación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)