INCREMENTOS

Argentinos en shock por aumento de las tarifas

Gobierno de Macri implementa subas luego de 15 años.

Los consumidores argentinos sienten como un shock el aumento en transporte, gas y agua que el gobierno de Mauricio Macri implementará a partir de este mes tras 15 años de tarifas atrasadas y subsidios a los distintos sectores.

El tarifazo, con incrementos de hasta 100% en el transporte, más de 300% en el gas y el agua y subas en el combustible, volverá a golpear en abril los bolsillos argentinos solo dos meses después que el gobierno aumentara el precio del servicio eléctrico.

El país siente como un shock la actualización de tarifas que, en cambio, para los economistas es más gradual de lo que se supone y no podía demorarse más tiempo.

Detrás de las medidas, dicen los expertos, hay dos motivos: el déficit fiscal y la necesidad de generar inversiones en infraestructura, un punto clave porque hace años que en Argentina no hay rentabilidad en estos sectores.

"Sintonía fina", había denominado la expresidenta Cristina Fernández en 2011 a las medidas poco populares que debía tomar en su incipiente segundo mandato para corregir los desequilibrios en la economía. Pero la decisión nunca fue tomada, algo que para los economistas agravó el problema.

"La decisión de pisar tarifas fue útil en el peor momento de la crisis de 2001-2002. En los primeros años de Néstor Kirchner era algo para estimular la economía pero no algo recomendable. Ya desde el primer gobierno de Cristina (Fernández) era un problema", explicó Ramiro Castiñeira, de la consultora Econométrica.

"Pasaron 15 años y seguimos discutiendo si hay que sacar las tarifas que nos ayudaron a salir de la crisis de 2001. No haber tomado esa decisión en su momento nos metió en otra crisis", agregó.

Calificado como "pesada herencia" por el gobierno de Macri, el panorama al momento de la salida del kirchnerismo del poder incluía la caída de las reservas internacionales, un déficit fiscal financiado con emisión monetaria y el colapso en el sistema energético.

Para Castiñeira, Macri no ha elegido el camino del shock para remediar el problema, pues a pesar de quitar parte de los subsidios, aún queda por hacer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)