SEGURIDAD SOCIAL

La Asociación de Escribanos cuestiona el proyecto de reforma de la Caja Notarial

Una delegación de la Asociación de Escribanos criticó en el Parlamento un artículo del proyecto de ley que obliga al gremio a realizar los aportes patronales.

Persona firmando un documento. Foto: Archivo El País
Persona firmando un documento. Foto: Archivo El País

La reforma de la Caja Notarial ya fue aprobada por el Senado y está bajo análisis de la Comisión de Seguridad Social de Diputados, con la premura que impone que este mes culmina la legislatura. La semana pasada acudió al Parlamento la Asociación de Escribanos y se pronunció en contra del proyecto, en especial del artículo 11 que creen “inconstitucional”.

La iniciativa surgió de un trabajo conjunto entre la Caja Notarial y el Ministerio de Trabajo. El principal cambio para los escribanos pasa por elevar la edad mínima de jubilación de 60 a 65 años y el tiempo de actividad mínimo de 30 a 35 años, lo que se procesará recién en 20 años y mientras se aplicará un cronograma gradual de incremento de ambas variables.

La presidenta de la Asociación de Escribanos, Ana María Ramírez, expresó que “fue una sorpresa” la redacción del artículo 11, que dice que “no regirá ninguna exoneración de aportes patronales que eventualmente hubiere estado vigente”. Esto afecta directamente al gremio, que según el artículo 69 de la Constitución “está exonerado del cobro de aportes patronales” por ser una institución colectiva de trabajadores.

“Cuando la Caja Notarial hizo la presentación del proyecto en todo el país, jamás se mencionó la imposición del aporte patronal”, señaló Ramírez y se quejó de que “se construyan elementos jurídicos artificiales para desvirtuar el sentido de la norma constitucional”.

Para reafirmar su postura, recordó una sentencia del 2017 del Tribunal de lo Contencioso Administrativo que estableció la exoneración de los aportes patronales al Banco de Previsión Social (BPS) del gremio e incluso posibilitó la devolución de contribuciones ya hechas.

Ramírez informó que la Asociación de Escribanos tiene más de 100 empleados por lo que efectuar los aportes implicaría “mensualmente cerca de $ 1.000.000”. De mantenerse “la redacción como está, tendremos que tomar medidas con los trabajadores, porque los ingresos (del gremio) no son acordes a los aumentos que hemos tenido y, por eso, necesitamos que las exoneraciones permanezcan”, indicó. Agregó que de aprobarse habrá “demandas de inconstitucionalidad de nuestra parte ante el Poder Judicial”.

El legislador frenteamplista Óscar Groba dijo que la posición del gremio de escribanos prende “una luz amarilla, anaranjada o roja con relación al artículo 11”, por lo que pidió su desglose atendiendo “la urgencia” que hay para aprobar el proyecto. Así, la reforma puede ser aprobada tanto en Comisión como en el plenario de Diputados dejando de lado el polémico artículo. Esta semana fueron convocadas a dar su visión sobre este planteo las autoridades de la Caja Notarial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)