MARÍTIMAS

Atenderán demanda de los barcos pesqueros españoles

El ministro Luis Alberto Heber, la Administración Nacional de Puertos y representantes de la Embajada de España visitaron el puerto buscando soluciones.

Luis Alberto Heber. Foto: El País.
Luis Alberto Heber. Foto: El País.

El directorio en pleno de la Administración Nacional de Puertos conjuntamente con el ministro de Transporte y Obras Públicas, Luis Alberto Heber, visitaron días pasados las instalaciones del muelle C del puerto en el marco de buscar una solución para permitir que varios buques de pesca, sobre todo españoles, amarren a los muelles del puerto de Montevideo o permanezcan en una zona de fondeo segura. Acompañaron a los anfitriones, representantes de la Embajada de España en nuestro país y autoridades de la Cámara de Agentes de Pesqueros Extranjeros (CAPE). Dicha solución involucra aproximadamente a 15 embarcaciones.

Durante su permanencia en el puerto los pesqueros visitantes aprovechan para realizar diversas tareas, entre ellas: reabastecer combustible, labores logísticas, transferir las capturas a contenedores, relevos de tripulaciones, reparaciones y/o recoger pertrechos, recibir carnada del exterior y otras. Toda esta actividad implica una fuente de importante de ingresos indirectos al país.

Se estima que unos 40 buques españoles faenan habitualmente en el Atlántico sudoccidental, algunos lo hacen dentro de aguas de las islas Malvinas y otros lo hacen en aguas internacionales situadas al norte del archipiélago. Sin embargo, todos ellos comparten un emplazamiento clave: Montevideo. Por su ubicación geográfica, es una vez más el puerto más conveniente a los armadores para el abastecimiento a todos los buques que trabajan en esa zona y también en el Pacífico, señala la publicación.

Optimismo

Pues bien nosotros también vemos como muy positivo este movimiento de días pasados que atrajo al puerto tanta gente importante y ejecutiva. Fue una demostración de la voluntad de revertir la indeseada situación, producto del atraso en la culminación de las obras en Puerto Capurro y la realidad de no haber podido encontrar soluciones temporales alternativas.

Pero tampoco es licencia para seguir haciendo lo mismo o sea repetir el fracaso. Queremos creer entonces que el ente portuario, un organismo vivo, dinámico, en permanente desafío con el presente y el futuro, se haya decidido por el cambio de visión portuaria que impulse la visión seductora del Gestor un sentimiento que daría brillo a la ANP. Una nueva política que implicaría apoyar a sus clientes -pesqueros, graneleros, containeros-servicios ´- dragados competitivos con aportes a su medida, capacidad y conocimiento, todos trabajando por la causa del Puerto de Montevideo y del comercio marítimo internacional, el objetivo es la solución de los problemas con creatividad.

Nos encantaría que los directivos de la ANP, se sintieran tocados por ideas de cambio, renovación, desarrollo, no mas puerto ANP 104 años, eso es pasado, lo que tenemos ahora en el siglo casi XXII es un Centro Logístico de Comercio Marítimo Internacional. Puede que desbarremos con la idea, pero lo de ahora nos parece que administran el alquiler del hormigón.

Aprovechando las condiciones geográficas naturales, la escasa distancia a aguas profundas y los relativamente mucho menores costos de apertura y mantenimiento de canales de navegación para permitir calados de 14m - ¿Qué tendría de equivocado o error y en todo caso por qué no permitirnos soñar con profundidades mayores en un futuro mediato? - las autoridades y la comunidad portuaria, en forma conjunta, deben seguir pensando en un puerto hub regional, no sólo para contenedores sino también para graneles y servicios a los buques y buscar negocios conjuntamente.

Y luego de concretados, adoptar las medidas que sean necesarias para mantenerlos, recordando que otros puertos también están detrás de los mismos clientes. Todos debemos trabajar juntos. Para eso hay que entender la figura del proveedor y cliente y, en ese grado de entendimiento, abrigamos la esperanza que ya se estén dando pasos para trabajar juntos.

Así que nos sentimos complacidos por la respuesta que se ha dado a lo que en principio fue una protesta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados