Marítimas

Avanza Bolivia en la producción de fertilizantes

El país andino da muestras de firme desarrollo en varios rubros.

Planta industrial química instalada en Cochabamba. Foto: Archivo
Planta industrial química instalada en Cochabamba. Foto: Archivo

Como lo comentamos en notas anteriores, Bolivia está marcando fuertes señales de exportación en dos importantes rubros donde parece haber hecho sus apuestas que son producción de fertilizantes a partir del gas y hierro esponja y seguramente los informantes están hablando de hierro directamente.

Parecería que tres países vecinos, están ya recibiendo fertilizantes, Brasil, Uruguay y la Argentina. Decíamos en aquella nota que ya había un contrato para el suministro de unas 300 mil toneladas a Brasil, y según nos informa el Dr. José Galetti, secretario ejecutivo del Comité Federal de la Hidrovía, está recibiendo consultas principalmente de NOA y NEA (Argentina) para conexiones con los productores aunque se aclara que Argentina importa grandes cantidades de fertilizantes de Ucrania. Veremos que resulta de estos eventuales contactos. Lo importante aquí es que Bolivia no tiene que salir fuera del continente para vender sus fertilizantes, así que hay una doble economía de costos, fletes y gastos portuarios.

En este caso, el transporte que se está utilizando son barcazas a través de la Hidrovía Paraguay-Paraná. Las barcazas están saliendo de Puerto Quijarro, y se navega para salir al río Paraguay unos 9 kilómetros a través del canal Tamengo, que nosotros recorrimos algunas veces. Según las informaciones, la planta de Amoníaco y Urea produce unas 1.700 toneladas diarias de urea y su instalación requirió una inversión de 800 millones de dólares cuya construcción de la planta química la hizo Samsung en Bulo Bulo, Cochabamba. Un año antes que el proyecto arrancara, se hizo un estudio de quienes serían los adquirentes de los fertilizantes y en la lista figuraban Mato Grosso, Perú, Argentina, Paraguay y Uruguay.

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) adquirió 500 contenedores para trasladar el producto en camiones desde Bulo Bulo hasta Montero, en Santa Cruz. Desde esta ciudad, el fertilizante está siendo transportado en 250 vagones de ferrocarril hasta la frontera con Argentina y Brasil.

La autoridad señaló que la Planta de Amoníaco y Urea es el proyecto más grande en la historia de Bolivia y que se construyó con una inversión de US$ 953 millones, recursos que fueron otorgados por el Banco Central de Bolivia (BCB) a través de un empréstito. Pero Bolivia está trabajando fuertemente el otro proyecto que es el hierro esponja a través de una empresa Sinosteel, proyecto que ha tenido numerosas frustraciones en los últimos 15 años pero que ahora parece funcionar con éxito.

Comentarios.

Estas dos noticias, por cierto, nos alegran porque comienzan a marcar fuertes cambios en las iniciativas estatales y empresariales para que Bolivia salga al exterior con sus productos. Y la mejor decisión ha sido sumar a su materia prima natural como es el gas valor agregado.

Y lo mismo ocurre con el mineral de hierro que aparentemente está mostrando una actitud restrictiva a su exportación porque lo está transformando al menos en una de las primeras etapas industrializadas que es el hierro esponja. Tenemos entendió que está aplicando fuertes recargos a la exportación de mineral de hierro y suponemos de manganeso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º