POLÍTICA MONETARIA

El Banco Central y la medida que tomó para reactivar la economía

Política monetaria seguirá siendo expansiva para dotar de liquidez a las empresas y las familias, según resolvió ayer el directorio del Banco Central.

Banco Central del Uruguay. Foto: Leonardo Mainé
Banco Central del Uruguay. Foto: Leonardo Mainé

El Banco Central (BCU) consideró necesario seguir dando liquidez a la economía para apuntalar la recuperación de la misma, al mantener la tónica expansiva de la política monetaria, según resolvió ayer su directorio, tras la primera reunión del año del Comité de Política Monetaria (Copom) de la entidad.

El Copom, compuesto por técnicos y el directorio del BCU, evaluó que hay “un escenario internacional en el que mejoran las perspectivas de crecimiento, mientras continúa la incertidumbre a nivel regional. Se verifica una corrección al alza del crecimiento de China y Estados Unidos así como de economías emergentes. En la región, la crisis sanitaria continúa manifestándose como una fuente de incertidumbre que se suma a los desequilibrios macroeconómicos ya existentes”.

Con ese contexto, el análisis del Copom para la economía uruguaya es que “si bien el empleo continúa recuperándose, se hace más lento el ritmo de su recuperación al influjo de la temporada turística”.

Además, “en el año móvil cerrado a enero de 2021 la inflación mostró un nuevo descenso consistente con los anuncios de política monetaria, llegando a 8,9%. Asimismo, la inflación subyacente de exclusión (quita los productos y servicios más volátiles) muestra un nuevo descenso y se ubica en 8,1%, desacelerándose tanto su componente transable como no transable”, añadió el comunicado tras la reunión.

“Este descenso de la inflación se viene dando en un marco de consistencia de las políticas macroeconómicas, con el cumplimiento de las metas fiscales planteadas en el Presupuesto Nacional y donde tanto los ajustes anuales de las tarifas públicas como las pautas de ajuste salarial han sido consistentes con una senda de inflación convergente al rango meta”, afirmó la autoridad monetaria. La meta de inflación es de entre 3% y 7% anual.

“No obstante, los anuncios de política monetaria han logrado afectar a las expectativas de inflación con velocidades diferentes”, evaluó el Copom.

“Mientras que las de los agentes que siguen más de cerca los desarrollos de política monetaria, como los analistas y agentes financieros, han ajustado sus expectativas a la baja y se ubican en niveles consistentes con el techo del actual rango meta, las expectativas de los empresarios se muestran más rígidas y permanecen fuera del rango objetivo para el horizonte de 24 meses”, analizó.

Es que mientras las expectativas de inflación de los analistas están en 6,98% para los próximos 24 meses, las de los empresarios están en 9% para el mismo plazo. Cabe acotar que a partir de septiembre de 2022 la meta de inflación pasa a ser de entre 3% y 6%.

“En el compromiso establecido para el horizonte de política monetaria, resulta fundamental la convergencia de las expectativas de los agentes y por tanto el BCU continuará brindando las señales en ese sentido, ratificando su compromiso de mantener una senda monetaria consistente con el rango de inflación entre 3% y 6% para los próximos 24 meses”, señaló el comunicado.

El Central indicó que “la tasa de colocaciones a un día (call interbancaria, que se cobran los bancos por préstamos entre sí a un día) se mantiene en el entorno del 4,5% anual anunciado como valor de referencia de la Tasa de Política Monetaria (TPM)”. Esto se da “en un mercado de dinero que ha estado pautado por la liquidez resultante de la reducción de las alícuotas de los encajes en moneda nacional (porcentaje de los depósitos en pesos que los bancos deben inmovilizar en el BCU)”, añadió.

“En este marco, los bancos han aumentado sus reservas voluntarias y las tenencias de instrumentos de sintonía fina”, explicó el Central.

Al bajar los encajes, los bancos disponen de más pesos para prestar a empresas y familias (en teoría, si bien en la práctica pueden utilizarlos para invertir).

Esto último, el hecho de invertir los pesos en títulos, se ve en que hay “un descenso de las tasas de interés de los instrumentos de regulación monetaria” (títulos que emite el Central para quitar pesos del mercado), afirmó el Copom.

Esa reducción de tasas, “que supera los 400 puntos básicos desde el cambio de instrumento de política en setiembre de 2020 (el BCU pasó de utilizar agregados monetarios a usar la tasa de interés), ha sido acompañado por un descenso de las tasas de interés activas (las que cobran los bancos a empresas y familias por los créditos que les otorgan)”, evaluó el BCU. “Dada la liquidez existente, se puede esperar mayores reducciones en la remuneración de estos instrumentos”, estimó la autoridad monetaria.

“En este marco, los miembros del Copom en unanimidad entienden necesario continuar la instancia expansiva de la política monetaria tendiente a evitar restricciones de liquidez y por tanto proponen al directorio ratificar la tasa de política monetaria de 4,5%”, aseguró el comunicado. Luego, el directorio del BCU resolvió ratificar la tasa en 4,5%.

Esa tasa pauta una política monetaria expansiva que busca apuntalar la economía uruguaya que según la estimación del Ministerio de Economía crecerá 3,5% este año, 0,8 punto porcentual menos que lo previsto en el Presupuesto.

“Futuros cambios en la política monetaria dependerán de la evolución de los distintos elementos que evalúa este BCU, no obstante los miembros del Copom consideran que la evolución de la pandemia haría mantener el talante expansivo al menos durante el primer semestre de este año”, concluyó el comunicado. Es decir, el BCU continuará apuntalando la actividad al menos hasta junio.


* Este artículo fue modificado, ya que en su primera versión atribuía al Copom del Banco Central la decisión de mantener la tasa de política monetaria, cuando en realidad eso lo resuelve el directorio de la entidad. Las disculpas del caso

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados