PRECIOS

El Banco Central prepara un plan ambicioso para controlar la inflación

Uruguay es de los pocos países del mundo con inflación de dos dígitos y el presidente del BCU, Diego Labat dijo que se utilizará el “arsenal completo” para llevarla a la meta de entre 3% y 7%.

Diego Labat, presidente del BCU
Diego Labat, presidente del BCU. Foto: Archivo El País.

El Banco Central (BCU) trabaja en un plan ambicioso para controlar la presión de los precios, para lo que prevé endurecer la política monetaria una vez que la pandemia del coronavirus ceda (ayer no hubo casos nuevos y apenas hay 44 activos) y considera regresar a un sistema de tasa de interés de referencia que abandonó en 2013, dijo su presidente Diego Labat.

En una nota publicada por la agencia de noticias Bloomberg, Labat enfatizó que el BCU se compromete a aplicar su “arsenal completo” para alcanzar el objetivo de inflación objetivo del 3%-7% dentro de su horizonte de política de 24 meses, el que rara vez alcanzó en los últimos 10 años.

En entrevista con El País publicada el pasado 6 de abril, Labat decía que “hoy la crisis sanitaria, la coyuntura en general es lo que nos mueve y básicamente es actividad y mantener los motores prendidos. Esa es hoy la prioridad uno y la dos”, pero también señalaba que le preocupaba la inflación y por eso “no sacrificamos ninguna variable”.

“Vamos a actuar con todas las herramientas que podamos. Con medidas más tradicionales pero también con medidas más heterodoxas. El nivel de precios lo estamos mirando con mucho cuidado”, había agregado en esa ocasión.

La inflación se aceleró y llegó a 11,05% en los 12 meses cerrados a mayo. En ese mes, el gobierno realizó un acuerdo para congelar precios de productos en supermercados y almacenes por 90 días, pero el mismo va a revisarse próximamente porque desde el sector privado se plantean cambios.

En la nota con Bloomberg, Labat dijo que “reconstruir la credibilidad es fundamental”.

Según el presidente del BCU, la inflación probablemente alcanzó su punto máximo en ese 11,05% y debería caer gradualmente a niveles de un solo dígito para fin de año a medida que una economía débil enfría los aumentos de precios. La “expectativa es que esta aceleración comience a revertirse en los próximos meses”, afirmó Labat.

Bloomberg destacó que de 120 países relevados, Uruguay es uno de los 11 con inflación de dos dígitos, pero el único que tiene grado inversor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados