INFORME

El Banco Mundial prevé más crecimiento en América Latina, pero menos en Uruguay

El BM rebajó su estimación de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año de 4,2% a 3,4% (el gobierno prevé 3,5%).

Banco Mundial. Foto: Archivo El País
Banco Mundial. Foto: Archivo El País

Tras el desplome de la economía de América Latina un 6,7% en 2020, el Banco Mundial (BM) prevé un repunte de la región, que estima crecerá 4,4% este año (en vez de 4% como proyectaba en septiembre), según el informe semestral regional del organismo titulado “Volver a crecer”.

El economista jefe del BM para América Latina y el Caribe, el uruguayo Martín Rama señaló ayer en una videoconferencia que “esta pandemia (del COVID-19) dio lugar a un proceso de destrucción creativa (la crisis generó nuevas oportunidades) que puede resultar en un crecimiento más acelerado pero que también puede agrandar la desigualdad dentro y entre países de la región”.

“El tema de la deuda (...) de la política fiscal, va a ser central y prioritario”, agregó Rama.

Panamá y Perú son los países que experimentarán un mayor crecimiento económico en la región en 2021, del 9,9% y 8,1%, respectivamente. Les seguirán Argentina (6,4%); Chile (5,5%), y Colombia (5%), todos ellos por encima de la media regional; mientras que Brasil y México, las dos mayores economías, lo harán un 3% y un 4,5%, respectivamente.

“A medida que las economías repuntan este año, algunos sectores y empresas ganarán y otros perderán”, apuntó Rama.

En el caso de Uruguay, el BM rebajó su estimación de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año de 4,2% a 3,4% (el gobierno prevé 3,5%). En 2022 la economía uruguaya crecería 3,1% y en 2023 2,5%, según el organismo. El déficit fiscal del sector público no financiero, bajaría de 5,5% del PIB en 2020 a 4% del PIB este año y a 3,1% del PIB en 2022, añadió.

“A pesar de una contracción del PIB del 5,8% en 2020, Uruguay está preparado para un repunte de más del 3% en 2021 y 2022. Si bien se pospusieron los planes de consolidación fiscal inmediata, el compromiso del gobierno con la sostenibilidad fiscal se refleja en la reducción de gastos no relacionados con el COVID-19 y la adopción de una regla fiscal. La red de seguridad social existente en el país protegió a los más vulnerables de la recesión económica, pero los riesgos son negativos, en particular desde el cierre de fronteras al turismo”, señaló el informe del BM. (En base a EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados