PRESIDENTE DE FELABAN

“Los bancos han sido los mejores aliados en perseguir a estos criminales” del caso Lavajato

El presidente de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), Carlos Troetsch, y el secretario general, Giorgio Trettenero, se refirieron a los casos de corrupción en América Latina y al rol que jugaron los bancos por donde pasó ese dinero. También hablaron de la competencia Facebook-Apple.

Carlos Troetsch y Giorgio Trettenero, presidente y secretario general de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban). Foto: Francisco Flores
Carlos Troetsch y Giorgio Trettenero, presidente y secretario general de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban). Foto: Francisco Flores

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

-¿Cómo ven la situación bancaria en América Latina?

-Trettenero: Lo bueno es que nuestra banca aprendió la lección de los 80 y los 90 y trabajamos muy de la mano con nuestros supervisores y podemos darnos el gusto y la satisfacción de decir que es una banca capitalizada, arriba del 13% de lo que pide Basilea. Somos una banca líquida y rentable. Que no nos de miedo de decir que somos rentables, porque si somos rentables quiere decir que podemos reinvertir en nuevo talento, tecnología, que es tan necesario y pagamos impuestos además.

Troetsch: La crisis de 2008/2009 golpeó los países de diferente forma. Aquellos que estaban más dependientes de los commodities, tuvieron un poquito más de afectación, pero al final, lo importante en estas crisis es que el sector financiero tenga la capacidad de respuesta, ya sea tanto a nivel de reestructuración (de créditos) como a nivel de poder tener iniciativa para darle nuevas oportunidades financieras a los actores que se ven golpeados. En ese sentido, la banca latinoamericana, a diferencia quizás de algunos de los colegas del norte, pudo rápidamente responder a las necesidades individuales de cada país.

-En Latinoamérica hay un impulso a lo que es la inclusión financiera, eso se cuestiona desde algún sector como que es un “negocio a medida para los bancos” y del lado de los bancos se dice que son negocios que no les interesan. ¿Qué visión tienen?

-Troetsch: El mejor negocio es cuando a todo el mundo le va bien. La inclusión financiera, de la manera que la hemos visto en Felaban, tiene que, más que ser un negocio, lo vemos como una plataforma casi obligatoria hoy día para que aquellos sectores que están en la economía informal pueden tener acceso a toda una serie de bondades que un sistema financiero organizado ofrece. Siento que es importante para aquellos que nunca han tenido la capacidad de organización de sus finanzas o entender que con la tenencia de tierras pueden tener acceso a un capital financiero con condiciones mucho más favorables. Esto termina siendo un tema más de educación, forzada en algunos casos, que un negocio. Al final, entre más de nuestros habitantes excluidos puedan incorporarse a la oferta financiera vamos a tener una sociedad más balanceada y más justa.

-La banca avanza cada vez más hacia lo digital, eso va en detrimento de las sucursales físicas, ¿cómo analizan ese fenómeno?

-Trettenero: Los modelos van cambiando. Así como salió Uber para los taxis y Airbnb para hoteles y casas, ahora está la transformación digital de la banca. Hoy el banco que no se transforme digitalmente no está en el negocio. No imagino a nuestros hijos yendo a una oficina bancaria. Si no lo hacen en una tablet o el teléfono no lo van a hacer. Las oficinas van a tener que ir disminuyendo poco a poco, pero los corresponsales no bancarios han crecido por 20, las ATM (cajeros automáticos) están creciendo 15% al año, por ahí llegamos más. Ahora con las nuevas tecnologías, nuestros bancos están haciendo alianzas con startups, con fintech, o comprando en algunos casos, para llegar a la gente de mejor manera. Es un cambio de percepción y modelo. La gente quiere tener el banco en su mano cuando quiere, las 24 horas.

-¿A futuro vamos hacia bancos completamente digitales?

-Troetsch: Presencia siempre va a haber. El ser humano por muy millennial que sea, hay un aspecto que las máquinas no van a poder cambiar: la asesoría, el contacto con la gente. Los banqueros del futuro vamos a ser más asesores financieros que simplemente otorgadores de crédito y tarjetas. El ser humano necesita guía, no solo qué hago con la plata, dónde la presto. Por ende creo que los bancos van a seguir teniendo oficinas. Lo que va a cambiar es el modelo tradicional de que un banco grande muchas veces se medía por la cantidad de sucursales. Eso va a bajar, pero la presencia siempre va a estar. Los banqueros no estamos en contra de las fintech.

-¿No lo ven como una competencia?

-Troetsch: Sí, claro que son competencia, pero creo que al final el modelo es cómo se integran las mejores prácticas y lo que nos preocupa de las fintech es cuando entran al sistema financiero sin las regulaciones necesarias para cuidar al sistema, para cuidar a la persona que ahorra. Muchos lo ven como que queremos ponerle barreras de entrada y no, es cómo se incorporan ellos de manera que no haya disrupciones en los sistemas financieros de nuestros países. Es lo mismo que hemos tratado de mantener un nivel de regulación con las cooperativas. Las cooperativas son esenciales para el funcionamiento de nuestros países, pero hay muchos donde se han ido al traste cooperativas importantes y eso ha tenido un efecto muy importante, especialmente sobre la gente menos adinerada.

Trettenero: En un estudio que lanzamos en Felaban, salió de que de nada sirve que todos tengamos plataformas digitales si hay un problema de demanda. Tiene que haber educación financiera para hacer perder el miedo sobre todo a la gente más mayor de cómo utilizar las herramientas tecnológicas y facilitarles su uso.

-¿Cómo ven a las bigtech como por ejemplo Facebook incursionando en temas financieros?

-Troetsch: Fue un tema que estuvimos viendo en estas reuniones que tuvimos (en Montevideo). Llama la atención que en los últimos cuatro años, las compañías de mayor capital en el mundo son todas estas bigtech, eso no se puede parar. Facebook, con más de 2.000 millones de usuarios, está hablando de una criptomoneda propia y es la antesala de un sistema de pagos propio. Nos preocupa la disrupción a esos niveles muy grandes, estas compañías tienen los mejores asesores y el tema regulación va a entrar a jugar su papel. Esperamos que la regulación no vuelva a Facebook un banco, esperamos que la regulación evite que prácticas que no son correspondientes a transacciones normales se den. Lo que nos obliga, es a replantear nuestro modelo de negocio a futuro y es lo que estamos haciendo hoy los bancos. El sistema de pagos del mundo, que es un componente importante de la banca, va a cambiar. Lo que los bancos tenemos que hacer es comenzar a revisar cuáles son los nichos que el pago inmediato no va a atender. Hay una serie de expertises que nosotros sentimos que va a ser nuestra ventaja competitiva.

-¿Cómo les pega los temas de corrupción en América Latina, como el caso Lavajato, donde el dinero pasaba por las cuentas bancarias?

-Troetsch: Le decía al presidente del BROU (Jorge Polgar) que hay que felicitar a Uruguay, porque es de los países donde menos pasó de esto, porque tenían buenos controles. Definitivamente la corrupción es uno de los mayores detrimentos al desarrollo de nuestras sociedades. Todos estos temas de corrupción dejan una serie de mensajes claros: los bancos invertimos para mejorar los controles, pero el crimen organizado hace eso, que los negocios parezcan lícitos y entonces entran al sistema financiero. Pero, una vez que son detectados, los bancos han sido los mejores aliados de encontrar y poder perseguir a estos criminales. En segundo lugar, a nivel de la banca hay un compromiso muy serio de seguir aumentando los controles y aportar para que estos fenómenos se mitiguen al máximo. Estos casos de corrupción que se han dado, nunca antes vistos, va a traer cosas muy buenas para nuestros países en el sentido que se van a poder lograr compromisos de política más serios. La oferta política va a pensar dos veces antes de entrar en estos temas. Esto también ha traído una práctica nueva, de cooperación. Todas estas barreras que había entre países para pasar información se han caído. La única manera de haber podido lograr las detenciones, ha sido con una cooperación abierta.

-Con los requerimientos de la OCDE de intercambio de información, el secreto bancario que era un diferencial que ofrecían hoy ya no está.

-Troetsch: Debemos hablar más que de secreto bancario, de reserva bancaria. El ser humano tiene derecho a su confidencialidad siempre y cuando esté haciendo sus temas bien hechos. En el tema tributario, va a ser un mundo donde eventualmente todos los países van a tener un tema de apertura y de intercambio de información. Estamos presionando para que EE.UU. se monte en esta iniciativa, han sido promotores y se han quedado atrás. Lo importante es que las personas deben hacer planificación fiscal, no evasión. Pagar tributos es un deber. En muchos casos, el tema no era la evasión sino la seguridad. Muchas personas tenían cuentas en Panamá, y era porque no estaban dispuestos a que un gobierno lo utilice para otros fines. Esa reserva se va a mantener, pero sí va a haber un mundo más difícil para aquellos que estén evadiendo impuestos.

Trettenero: A veces se dice, qué desgracia lo de Odebrecht. Sí, qué desgracia, pero que bueno que salió, porque se tomaron todas las medidas correctivas que se tenían que tomar. Quizás si no hubiera salido, seguiríamos sin ver (la corrupción). Instituciones independientes, jueces independientes que tomen decisiones oportunas. La banca tiene un comité técnico latinoamericano hace más de 30 años para apoyar el combate al lavado del dinero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)