CORONAVIRUS EN URUGUAY

¿Qué hacen los bancos ante el fin del plazo para diferir pagos de créditos?

Ante el surgimiento del coronavirus y el impacto económico que generó en Uruguay, los bancos dispusieron prórrogas para el pago de créditos por 90 días mayormente, los que vencen hoy.

BCU dio la posibilidad a bancos a que no recatogoricen clientes por hasta 180 días. Foto: Archivo El País
BCU dio la posibilidad a bancos a que no recatogoricen clientes por hasta 180 días. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Una de las principales medidas adoptadas por los bancos a partir del surgimiento de la pandemia del COVID-19 en Uruguay, fue la implementación de planes para diferir los pagos de cuotas de créditos que estuvieran al día, a familias y empresas.

Eso fue posible porque previamente una resolución del Banco Central (BCU) autorizó a bancos y financieras a que pudieran extender los vencimientos de los créditos en acuerdo con sus clientes por hasta 180 días y que eso no implicara que la institución financiera tuviera que recategorizar al cliente. Esa recategorización perjudicaría al cliente y además al banco le haría previsionar (tomar como pérdida) parte de esos créditos.

La mayor parte de los bancos prorrogó por 90 días (en algunos casos 120 días) los pagos de cuotas de créditos que pasaron al final de los préstamos. Ese plazo vence hoy. Por la resolución del BCU, las instituciones financieras aún tienen margen para extender las prórrogas.

¿Qué harán los bancos? Según un sondeo de El País optaron por monitorear la situación de sus clientes y no extender de forma generalizada los plazos.

En el caso de Scotiabank, el gerente de Comunicación Estratégica, Juan Carlos Raffo, indicó que “no habrá un nuevo aplazamiento generalizado” pero señaló que el banco ahora estudia caso a caso para evaluar cómo sus clientes pueden retomar los pagos.

“En una primera instancia lo que hicimos fue aplazar de forma automática, masiva y sin intereses el pago de tres cuotas para todos nuestros clientes personas y buena parte de los clientes de pequeñas y medianas empresas (pymes). Eso lo hicimos por 90 días pero ahora no hay una solución generalizada” sino que “se creó un equipo especializado para monitorear la situación de cada cliente y evaluar quiénes necesitan refinanciación”, explicó Raffo.

En el caso de este banco, el ejecutivo mencionó que se encontraron con “la buena noticia” de que “la inmensa mayoría de los clientes” van a retomar los pagos con normalidad.

En relación a la resolución del BCU, Raffo explicó que la medida permitió diferir los pagos sin tener que recategorizar al cliente pero señaló que “los que tenían que tomar la decisión de aplazar los pagos eran los bancos” y dijo que eso implicó “un esfuerzo importante” en términos de “renuncia de ingresos”.

En el Banco República manifestaron que “no se extienden las prórrogas” y en el HSBC explicaron que la institución planifica hablar con todos sus clientes durante junio y julio para poder “acordar soluciones específicas según la situación de cada uno” pero sin implementar una prórroga genérica.

En el caso de Itaú, Martín Molinari, gerente de Productos de la institución señaló que en lo referente a los créditos al consumo para personas, “los clientes podrán optar por reestructurar el saldo de sus préstamos”, con plazos de hasta 48 meses con pago de la primera cuota a los 90 días.

Esto tendrá una “tasa especial bonificada en pesos de manera de facilitarles el pago de la deuda”, mientras que en créditos hipotecarios, el plazo de reestructura del saldo será de hasta 20 años en Unidades Indexadas (UI).

Para el segmento pymes, lo que Itaú propone es la reestructura de sus préstamos a través del Sistema Nacional de Garantías Emergencia (SiGa Emergencia) en UI en 36 meses con una tasa de 5,5% y el pago de la primera cuota a los 90 días. Los que soliciten otra moneda o mayor plazo “serán analizando específicamente en conjunto con los clientes que lo planteen”, explicó el ejecutivo.

Desde BBVA, Franco Cinquegrana, Head de Soluciones al Cliente explicó que están “evaluando caso a caso, porque cada situación es diferente” y dijo que harán “el máximo esfuerzo para acompañar a los clientes según sus necesidades”. De todas formas, explicó que desde el inicio de la pandemia, “muchos clientes” optaron por seguir como venían, es decir continuaron pagando sus cuotas de créditos.

Desde el banco Santander se indicó que continúan monitoreando la situación “como desde el primer día” y se manifestó que están “analizando alternativas” para adaptarse al nuevo contexto.

“Banco Santander se mantiene firme en la postura que adoptó desde el anuncio de la emergencia sanitaria: estar cerca de sus clientes, evaluar los planteos y buscar soluciones juntos. Más allá de medidas específicas, la prioridad del banco es mitigar el impacto económico y social de la pandemia, impulsar más y nuevas iniciativas de apoyo, sentarse con cada persona y empresa buscando la alternativa más adecuada para salir adelante”, señaló.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados