SISTEMA FINANCIERO

Bancos se reunieron con el Central por la rentabilidad

Instituciones privadas plantearon la situación en almuerzo con Mario Bergara.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El crédito está bajo o estancado y eso complica a los bancos. Foto: Archivo

Preocupados por la baja rentabilidad del sistema financiero —de las menores en la región— y la rigidez de costos del sector entre otros aspectos, ejecutivos de los bancos privados se reunieron la semana pasada con el presidente Banco Central (BCU), Mario Bergara.

En un almuerzo, los gerentes de los bancos nucleadas en la Asociación de Bancos Privados (ABPU) le plantearon a Bergara la situación de sus instituciones, le preguntaron sobre la posibilidad de bajar los encajes (porcentaje de los depósitos que los bancos deben inmovilizar en el BCU y no pueden destinar a crédito) ahora que la inflación cedió y también hablaron sobre aspectos que no están directamente vinculados al Central como el Impuesto al Patrimonio, dijeron a El País fuentes bancarias.

Bergara se tomó el tiempo para escuchar, pero no adelantó ninguna respuesta sobre los planteos, dijeron las fuentes.

Buena parte de la charla giró sobre el tema rentabilidad, algo que preocupa a los bancos.

Según un informe de la consultora CPA Ferrere que divulgó El País a fin de enero, en 2016 "las ganancias obtenidas por los bancos comerciales determinan un retorno de apenas 3% sobre el patrimonio de los accionistas (ROE), lo que determina uno de los peores años calendario desde 2004 (junto a 2009)". El reporte indicaba que "la rentabilidad promedio de los bancos privados fue virtualmente nula (0,5% del ROE)".

De hecho, a fines de marzo a fines de marzo al comparecer ante la comisión de Hacienda de Diputados, el director ejecutivo de la ABPU, Jorge Ottavianelli había dicho que los "problemas de rentabilidad" de los bancos "podrían llevar a que los accionistas evalúen o revalúen su posición en Uruguay". Actualmente, hay nueve bancos privados en el país y uno de ellos —el HSBC— inició por tercera vez un proceso para su venta aunque por el momento sin ofertas para comprarlo.

A los bancos se les dificulta encontrar negocios con un crédito que crece en forma muy lenta. Del otro lado, enfrentan costos rígidos como aportes patronales más altos que el resto de los sectores (25,25% frente a 7,5%) y complementos por la Caja Bancaria como el cuatro por 10%oo (cuatro por 10.000) de la suma del "saldo al fin de cada mes de los activos propios" radicados en Uruguay y de la "diferencia de los saldos al fin de cada mes de los activos propios radicados en el exterior y de los pasivos" con no residentes.

"Cada $ 100 que le pago a un empleado, me cuesta $ 205", graficó un ejecutivo.

Esos costos además "castigan" el crecimiento sostienen los ejecutivos porque están atados a la evolución del negocio y de los empleados.

También le plantearon a Bergara lo que entienden es una "contradicción" que encierra el Impuesto al Patrimonio al sector. Por un lado, es más alto que en otros rubros ya que las empresas comerciales, industriales y agropecuarias pagan un 1,5%, el resto de las industrias 2% y los bancos y casas financieras 2,8%. Por otro, el BCU les exige a las instituciones de intermediación financiera más capital para alinearse a los estándares internacionales (y proteger al depositante), pero eso les lleva a pagar más tributo en monto. Allí entienden que está la "contradicción" entre lo que quiere un lado del gobierno y otro.

Baja de encajes.

El otro punto que estuvo en el almuerzo entre los bancos privados y Bergara fue el de la baja de encajes, sobre el que Bergara no adelantó respuesta.

En marzo del año pasado, con una inflación que había llegado a 10,6% en 12 meses, el gobierno tomó diferentes medidas para contenerla. El BCU resolvió elevar desde abril del año pasado los encajes en pesos de 23% a 28% (es decir, por cada $ 100 que tienen los bancos en depósitos inmovilizan $ 28 sin poder destinarlo a crédito) y los encajes en dólares de 26% a 28% (esto es por cada US$ 100 en depósitos inmovilizan US$ 28). Ahora, con una inflación de 5,58% en los 12 meses a mayo, los bancos buscan que el BCU baje los encajes.

De tomar esa medida, mejoraría algo los números de los bancos, ya que "le pueden sacar más rentabilidad (a ese dinero) por dar créditos o por colocar en títulos", dijo a El País el socio de CPA Ferrere y experto financiero, Bruno Gili.

Actualmente, por los encajes en pesos el BCU les paga 5% a los bancos y por los que son en dólares 1,25%. En ambas monedas, las instituciones tienen opciones más rentables.

El crédito está enlentecido, tanto para empresas como el destinado al consumo. Sobre este último, el Monitor que elabora la financiera Pronto! señaló que "la oferta tiene restricciones por el cuidado de las empresas del sector ante un incremento de la morosidad, mientras que la demanda no empuja al mercado al alza, ya que las personas expresan prudencia a la hora de decidir compras y financiamiento".

Algunos ejecutivos bancarios creen que si el BCU liberara encajas, se podría impulsar el crédito —sobre todo en pesos— lo que puede dinamizar a la economía. Otros creen que la liquidez en pesos es suficiente para incrementar el crédito y que si está estancado o creciendo muy poco es por falta de demanda.

En las financieras —las más grandes como Pronto!, Creditel, OCA son propiedad de bancos— son cautos. "Se podría dar un impulso al crédito si el desempleo estuviera más bajo y no cercano a 9%", graficó un ejecutivo.

Índice: Fortaleza con leve suba

El Índice de Fortaleza Financiera de CPA Ferrere (IFF) subió levemente (0,1 punto) en abril en relación a marzo. En concreto el índice alcanzó los 95,6 puntos. "Las variables que explicaron en mayor medida dicho comportamiento fueron: Adecuación de Capital, Cobertura del Fondo de Garantía de Depósitos Bancarios y Estabilidad de los Depósitos. En sentido contrario, los componentes Previsión de Créditos Morosos, Calidad de la Cartera de Créditos y Aversión al Riesgo Externo mostraron desmejoras que contrarrestaron parte del incremento observado", indicó CPA. Con algunos altibajos, la tendencia del IFF es de caída desde los 105 puntos que había alcanzado en octubre de 2008. En abril, el 75% de las variables que componen el índice evolucionó al alza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)