ECONOMÍA URUGUAYA

Bancos podrían soportar una "recesión importante", según informe del BCU

Las pruebas de estrés realizadas reflejaron que “el sistema bancario soportaría en promedio un escenario de recesión importante”.

El Banco Central destacó la solvencia de las instituciones de intermediación financiera. Foto: Archivo El País
El Banco Central destacó la solvencia de las instituciones de intermediación financiera. Foto: Archivo El País

El Banco Central (BCU) realiza periódicamente lo que se conoce como stress test, esto es simular diferentes situaciones en la economía para ver qué pasaría en esos casos con la situación del sistema financiero, en particular con los bancos. Es una manera de ver si el capital con el que cuentan es adecuado y adelantarse a posibles crisis.

Pese al contexto de emergencia sanitaria como el que enfrenta Uruguay desde el mes de marzo, desde el BCU afirmaron en el Reporte del Sistema Financiero del tercer trimestre (julio a septiembre) que las pruebas de estrés realizadas reflejaron que “el sistema bancario soportaría en promedio un escenario de recesión importante”, y lo haría además manteniendo un nivel patrimonial “razonablemente adecuado”.

El test de stress se realiza teniendo en cuenta los riesgos de crédito, mercado, operacional y sistémico. “La situación de solvencia de las instituciones de intermediación financiera radicadas en Uruguay continúa mostrando fuerza, con un capital que duplica el requerimiento mínimo regulatorio”, afirmó el BCU y dijo que ese ratio aumenta de forma paulatina desde el 2016.

En relación a la rentabilidad de los bancos medida en pesos nominales, el reporte señaló que en el año móvil cerrado a septiembre, hubo un retorno sobre los activos de 2,4% y de 21,3% sobre patrimonio. Esto significó un “leve descenso” que según el regulador se viene registrando desde marzo debido a la baja en las tasas de interés y a una estabilización del tipo de cambio que en los primeros tres meses del año “generó buena parte de la ganancia”, explicó el BCU.

Por otra parte, los activos en valores de los bancos crecieron pero el regulador señaló que fue “en detrimento del crédito” dado que mientras que los primeros se incrementaron hasta alcanzar 32% del total invertido (28% en septiembre del año pasado), el crédito se retrajo como porcentaje, del 35% al 32% en el mismo período.

El crédito al sector privado en moneda extranjera fue de US$ 69 millones, lo que implicó una leve caída de 0,6%. En tanto, el crédito en moneda nacional creció 1,6% al registrar una expansión nominal de $ 4.404 millones.

En relación a la morosidad (el porcentaje de créditos impagos a su vencimiento sobre el total) esta sigue a la baja desde el primer trimestre y se ubicó en 2,8%. El regulador señaló que este fenómeno se observa en los préstamos con fines de compra de vivienda (la morosidad del crédito asciende a 1,3%), consumo (4%) y particularmente en el segmento corporativo (2,8%).

Según el BCU, esto último está “en concordancia” con las medidas que adoptó la Superintendencia de Servicios Financieros debido a la pandemia del COVID-19.

Por su parte el endeudamiento de las familias respecto a su ingreso anual se ubica en 30,4%, lo que implicó una relativa estabilidad en comparación con el trimestre pasado.

El aumento frente a los primeros tres meses del año “se explica porque la deuda se mantiene estable en contraste con una caída significativa del ingreso de los hogares”, aclaró el BCU.

En cuanto a los depósitos del sector no financiero privado, estos desaceleraron su crecimiento en el caso de los de moneda nacional, mientras que los de moneda extranjera mantuvieron su dinamismo. El regulador explicó que esto último resultó “en una mayor dolarización de los depósitos líquidos”.

En el año cerrado a septiembre de 2020 el crecimiento es similar en ambas monedas (de un 13% aproximadamente), añadió el informe del BCU.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados