POLÍTICA MONETARIA

El BCU confirma que la recuperación de la economía se enlenteció y mantiene medida

“En relación a la evolución de la actividad económica local, se confirma una recuperación de la misma, aunque a ritmo más lento que los presentados en junio y julio", informó el Copom.

La reunión de ayer del Copom se realizó en forma virtual, por la plataforma de videollamadas Zoom.
La reunión de ayer del Copom se realizó en forma virtual, por la plataforma de videollamadas Zoom.

Las reuniones del Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central (BCU) -ámbito que integran técnicos y directorio- son un síntoma de la evolución del coronavirus en Uruguay.

En abril, por primera vez en la historia, la reunión fue virtual a través de la plataforma Zoom. En mayo, junio, agosto y en las dos de septiembre (una de ellas extraordinaria) la reunión fue presencial pero con tapabocas. Ayer, cuando la situación del coronavirus muestra un aumento de casos diarios respecto a septiembre, la reunión volvió a ser por la plataforma para videollamadas colectivas Zoom.

Con la economía uruguaya sucede algo similar. Abril marcó el mes más complicado con cierre de actividades y hasta una licencia especial en la construcción (hasta mediados de ese mes) y una recuperación en mayo que se acentuó en junio y julio. Pero luego, la economía moderó la reactivación.

Así lo planteó por ejemplo el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), que se “enlentece el rebote desde un piso muy bajo”.

En el comunicado del Copom tras la reunión de ayer, el BCU afirmó que “en relación a la evolución de la actividad económica local, se confirma que se observa una recuperación de la misma, aunque a ritmo más lento que los presentados en los meses de junio y julio, a lo que se debe incorporar el dato del cierre de fronteras durante la temporada turística”.

Por eso, el Copom del Banco Central resolvió seguir con una política monetaria que apuntale a la economía, en vez de priorizar el combate a la inflación.

“Tanto el actual ritmo de recuperación de la actividad económica como la confirmación del cierre sanitario de fronteras para la próxima temporada turística, en un contexto internacional pautado por la incertidumbre, llevan a evaluar como necesario continuar con una política monetaria que acompañe la situación, comprometida con asegurar la liquidez”, afirmó el comunicado del comité.

Por ello, mantuvo la Tasa de Política Monetaria (TPM) a un día en 4,5% anual. Eso implica que el BCU tiene como objetivo que la tasa call (que se cobran los bancos por préstamos entre sí a un día de plazo) se ubique en ese nivel. El BCU puede intervenir en el mercado (inyectando o quitando dinero) para que la tasa se ubique en el nivel deseado.

Esa tasa actúa como una guía para la que cobran luego los bancos por créditos en moneda nacional.

El comunicado expresó que “el Comité mantiene su evaluación positiva de los primeros meses de implementación del cambio de instrumento de política monetaria” que pasó de manejar la cantidad de dinero (agregados monetarios) al precio del dinero (TPM). Además observa “mayor fluidez en los mercados interbancarios de moneda nacional”.

El BCU analizó que “en el año móvil cerrado a octubre de 2020 la inflación mostró un descenso consistente con los anuncios de política monetaria realizados, quedando en 9,7%”.

El Copom indicó que “se desaceleraron los componentes transables (aquellos que se comercian con el exterior) de exclusión, que alcanzaron a 11,1% desde su máximo de 16% en abril; mientras tanto, los no transables de mercado se mantuvieron estables en el entorno del 8%”.

“Como resultado, la inflación subyacente de exclusión muestra un descenso para ubicarse en 9,6%. Asimismo, las expectativas de la inflación se mantienen estables en 7,05%, aunque aún fuera del rango objetivo para el horizonte de 24 meses”, agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados