Decisión

El BCU debe informar aranceles que cobran tarjetas

Al menos cada seis meses, los detallará por sector de actividad.

Unos 250.000 trabajadores cobran parte de su sueldo por partidas especiales de alimentación. Foto: D. Borrelli
Foto: D. Borrelli

El Poder Ejecutivo mandató al Banco Central (BCU) a que “al menos cada seis meses”, publique “los aranceles máximo, mínimo y promedio por sector de actividad, que cada adquirente (emisor) de tarjetas de débito, instrumentos de dinero electrónico y tarjetas de crédito cobra por las transacciones que se realizan con dichos medios de pago electrónico”.

Así lo estableció en un decreto que, además, ordenó a los emisores de esos plásticos a que informen, “en forma separada, los aranceles vigentes correspondientes a tarjetas locales y a tarjetas emitidas en el exterior” y en el caso de las tarjetas de crédito, a que reporten “por separado los aranceles correspondientes a la modalidad contado y a la modalidad cuotas”.

Los aranceles que cobran las tarjetas a los comercios por cada venta que estos realizan con el plástico, han estado en el centro de la polémica desde que se aprobó la ley de Inclusión Financiera en 2013, que promovió la utilización de esos medios de pago en desmedro del efectivo.

Los comercios han cuestionado el costo que suponen los aranceles -si bien no tienen en cuenta el costo y el riesgo de manejar efectivo- y el gobierno ha realizado acuerdos con los emisores de tarjetas y gremiales comerciales para disminuir el arancel máximo que se cobra, sobre todo en débito.

El reciente decreto establece cuáles son los sectores para los que habrá que informar los aranceles: “Alimentación (incluye almacenes, provisiones, autoservicios, minimercados, supermercados, carnicerías, rotiserías, panaderías, confiterías, fábricas de pastas y comercios afines); vestimenta y zapaterías; hoteles y restaurantes; transporte colectivo tarifado de pasajeros; otros sectores con precios tarifados o restricciones legales al uso de efectivo; sector público y organizaciones paraestatales; organizaciones no gubernamentales y sin fines de lucro; redes de cobranza y otros”.

En septiembre del año pasado, el Ministerio de Economía, distintas gremiales de comerciantes, bancos y emisores de tarjetas firmaron un acuerdo por el que se plantea un esquema de reducción gradual de los aranceles máximos de los medios de pago electrónicos, para tarjetas de débito bajará de 1,5% a 1,3%, y las de crédito lo harán de 4% a 3,5%.

Esto dependerá del número de transacciones, si aumenta el volumen el arancel máximo para tarjetas de débito se reducirá a 0,85% y en crédito a 2,25%.

Además, la dispersión (diferencia entre el arancel máximo y mínimo) no podrá ser mayor a 1 punto en débito y a 1,5 punto en crédito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)