POCAS HERRAMIENTAS

BCU equilibró entre moderar precios y enfriar la economía

Decidió ayer una “contracción monetaria importante” pero no “extrema”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Técnicos de un lado y el directorio del otro. Foto: BCU

El Banco Central (BCU) balanceó entre los objetivos de contener la inflación y de reactivar la economía que está prácticamente estancada y resolvió una "contracción monetaria importante" sin llegar a "extremarla" para que no exacerbe la desacelaración de la producción. Ese fue el resultado de la reunión de ayer del Comité de Política Monetaria (Copom) del BCU, que conforman técnicos y el directorio de la entidad.

Los analistas consultados por El País creen que eso es una señal que puede evitar una espiral de precios, pero no una medida que baje la inflación.

Un día antes, se había reunido el Comité de Coordinación Macroeconómica —que integra el directorio del BCU y las autoridades del Ministerio de Economía y Finanzas— que identificó como "objetivos relevantes la adecuación de las cuentas públicas y la reducción de la inflación", señaló el BCU en un comunicado divulgado ayer.

El Copom "decidió profundizar la instancia contractiva de la política monetaria, fijando para el trimestre abril-junio" un ritmo de "crecimiento promedio de los medios de pago que va del 4% al 6% interanual", agregó el comunicado. Previamente, el rango "indicativo" era de 7%-9%. Admitió que "la inflación efectiva como las expectativas se mantienen por encima" de la meta de inflación de 3%-7% (que fue ratificada) "en el marco de un empuje inflacionario" que "está absorbiendo un impacto notorio de la depreciación cambiaria".

El director del BCU —en representación del Partido Nacional— Washington Ribeiro dijo a El País que la entidad lleva a cabo "una contracción monetaria importante" al elevarse los encajes (porcentaje de los depósitos que los bancos deben inmovilizar en el Central y no pueden destinar a crédito) sumado a la decisión de ayer.

Con esas medidas, el Central busca que el crecimiento del dinero en poder del público y los depósitos a la vista sea menor y por vía de una menor demanda, disminuir las presiones al alza de los precios. Con los encajes, el BCU busca moderar el crédito bancario y encarecerlo.

Ribeiro señaló que si bien la autoridad monetaria es "consciente que la inflación" superó el 10% (era 10,6% en los 12 meses a marzo) y se debe actuar, "tampoco se puede extremar la política monetaria" ya que eso podría profundizar más el enfriamiento de la economía, que creció 1% el año pasado.

"La reactivación de la economía, que tiene un crecimiento muy bajo, está sobre la mesa" aunque eso depende más del Ministerio de Economía y el resto del gobierno, añadió.

El comunicado del Copom señaló que "la producción doméstica se ha desacelerado significativamente" —para los analistas está estancada— aunque con razonable desempeño con relación a la región".

Agregó que "la naturaleza y el impacto del shock externo han permitido exhibir las fortalezas de la economía uruguaya".

Con la adecuación de las cuentas públicas y la reducción de la inflación como objetivos, el Copom indicó que "el comportamiento fiscal procurará garantizar una senda des sostenibilidad de los indicadores financieros, sin que las eventuales correcciones generen presiones recesivas sobre la actividad económica". La gestión de la deuda y "la solidez que presenta el sistema financiero" dan "la holgura necesaria como para no incurrir en políticas macroeconómicas procíclicas", expresó. Esto significaría reducir el gasto público en momentos que la economía está casi frenada.

Para Ribeiro es clave —lo ha reiterado en los últimos años— que la política fiscal y salarial acompañen a la monetaria en el combate a la inflación.

Respecto a la negociación salarial, dijo que los resultados vistos hasta ahora, de "crecimiento del salario real de 1%, muy similar a la economía", van en línea con ello. "Espero que algún día llegue el turno" de la moderación del gasto, añadió.

Analistas.

"Hay en el mensaje y en las acciones recientes una actitud de tener una política monetaria contractiva, pero queda la duda de si efectivamente se materializará en toda la magnitud requerida para estabilizar y bajar la inflación", dijo el socio de Vixion Consultores, Aldo Lema.

El ritmo de crecimiento de la oferta de dinero "plantea esa duda", indicó y agregó que "este problema de comunicación/interpretación es típico cuando se fija la cantidad de dinero, en vez de la tasas de interés".

Por su parte, el analista de CPA Ferrere, Santiago Rego dijo que "la cantidad de dinero en los últimos meses viene creciendo por debajo" de la meta que fijó el BCU previamente y la nueva que decidió ayer.

Rego apuntó a que recién en marzo se ha visto contracción monetaria. "Vemos siempre la oferta que es lo que el BCU controla, no vemos la demanda de dinero, las necesidades de pesos de todos nosotros. El BCU tampoco la ve, pero si la oferta de dinero crece menos que lo que pide la demanda, el precio del dinero, que es la tasa de interés, debería subir. Y eso recién lo vimos en marzo que la tasa de interés empezó a subir un poco, pero todavía no está claro que esto siga para adelante. Lo que pasa es que la demanda de dinero se está reduciendo, en parte porque la economía crece menos y, en parte porque también hay un cambio de portafolio de los agentes. El peso se está depreciando y el dólar se vuelve más atractivo", explicó.

"Las medidas anunciadas buscan en algún sentido afectar las expectativas y por ahora no vemos que vaya a haber una espiralización de los precios. Con los anuncios se va en línea de afectar las expectativas. No creemos que estas medidas vayan a ser efectivas en bajar la inflación", agregó Rego.

El efecto que se ve: el dólar.

Según Santiago Rego de CPA Ferrere, "para que la política monetaria sea efectiva en controlar la inflación o ponerla debajo del 10% tiene que actual sobre el canal cambiario. Esto es: contraerse tanto como para que los agentes no tengan incentivos de pasarse al dólar y prefieran quedarse en pesos". Agregó que "hoy, con una necesidad de recomponer competitividad con respecto al resto del mundo y continuar procesando el ajuste de precios relativo, estamos en el dilema de siempre: competitividad o inflación". El comunicado del Copom indicó que "la gradual adecuación de precios relativos de la economía se sigue procesando en el contexto de fortalecimiento del dólar a nivel global". También señaló que "el dólar continuaría fortaleciéndose a un ritmo menor" a nivel internacional en los próximos meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)