INFORME

El BID pide a la región pensar menos en ladrillos y apostar por infraestructura digital

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) plantea que la inversión en infraestructura digital será clave para la recuperación de América Latina.

Trabajos viales en rutas uruguayas. Foto: Archivo El País
Trabajos viales en rutas uruguayas. Foto: Archivo El País

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realizó un nuevo informe denominado “De estructuras a servicios: El camino a una mejor infraestructura en América Latina y el Caribe”. Allí analiza cómo sería el rumbo de una masiva transformación de la infraestructura en la región, mediante el uso de las tecnologías digitales, diferentes avances en eficiencia y un cambio de enfoque hacia la calidad y la asequibilidad de los servicios al consumidor en lugar de las estructuras.

“La infraestructura será un componente crítico de nuestros esfuerzos por impulsar las economías y reducir las desigualdades tras la pandemia”, dijo Eric Parrado, economista Jefe del BID.

Añadió que “los presupuestos serán restringidos, por lo que debemos invertir de manera inteligente y sostenible”.

En ese sentido, el informe del BID recomienda áreas en las que las políticas de los gobiernos de la región podrían promover diferentes innovaciones y “aportar una visión de la infraestructura que esté orientada a los servicios”, agregó Parrado.

Según el informe, “aumentos relativamente menores en la eficiencia de los servicios” a partir de un aumento de la digitalización pueden llegar a impulsar el crecimiento hasta en 5,7 puntos porcentuales durante un período de 10 años”.

“Para América Latina y el Caribe, eso representa alrededor de US$ 325.000 millones en ingresos adicionales durante ese decenio”, señaló el documento.

Asimismo, el informe del BID enfatiza que las mejoras en la infraestructura serán clave para reducir las desigualdades y ayudarán a aquellas poblaciones vulnerables, principalmente a las afectadas por el COVID-19.

“En la medida en que se produce un aumento en la eficiencia en los servicios y una caída en los precios, los ingresos de los sectores más pobres se elevarían un 28% más en promedio que los ingresos de los sectores más acomodados durante esos 10 años”, sostiene el informe.

“Durante demasiado tiempo nos hemos enfocado en los ladrillos, cañerías y otros activos tangibles”, dijo Agustín Aguerre, gerente del Departamento de Infraestructura del BID. “La tecnología digital nos permite tener una mejor comprensión de cómo la gente utiliza las carreteras y consume agua y electricidad. Nuestra infraestructura del futuro será más económica, más sustentable y acorde con la necesidad de nuestros ciudadanos”, agregó.

Por otra parte, el estudio del BID manifiesta que si bien la región “tiene un buen desempeño en términos de medidas básicas de acceso”, no lo tiene “en términos de calidad de los servicios”. A modo de ejemplo, el estudio señaló que el 97% de los hogares urbanos de América Latina sí tiene acceso al agua, pero indicó que menos del 40% de las aguas servidas de las ciudades es tratada.

Asimismo, se indica que el tiempo promedio de viaje al trabajo en las grandes urbes es de 90 minutos. “La región está rezagada en penetración de internet y la velocidad de descarga de archivos es 10 veces menor que en los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos)”, subrayó el reporte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados