ESTUDIO

El uso de las bolsas plásticas baja 69% al comenzar a cobrarlas

Los integrantes del Departamento de Economía de la Universidad de Montevideo, José María Cabrera, Marcelo Caffera y Alejandro Cid, hicieron un estudio titulado: “¿Es baja la disposición a pagar por las bolsas de plástico? Evidencia de una iniciativa privada de precios”.

En Montevideo saltó la polémica porque los supermercados se adelantaron a la ley en abril, pero un año antes en Salto ya se había empezado a cobrar por ellas. Foto: D. Borrelli
En Montevideo saltó la polémica porque los súpers se adelantaron a la ley en abril, pero un año antes en Salto ya se había empezado a cobrar por ellas. Foto: D. Borrelli

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La polémica saltó en abril cuando algunas cadenas de supermercados en Montevideo comenzaron a cobrar $ 4 por bolsa plástica que utilizaran los consumidores al llevarse mercadería. Es que una ley que preveía este cobro recién comenzará a regir en julio y por bolsas biodegradables y compostables, no las plásticas actuales.

Pero bastante antes, en el interior hay ciudades donde algunos supermercados implementaron el cobro de bolsas mucho antes.

Los integrantes del Departamento de Economía de la Universidad de Montevideo, José María Cabrera, Marcelo Caffera y Alejandro Cid hicieron un estudio al respecto titulado: “¿Es baja la disposición a pagar por las bolsas de plástico? Evidencia de una iniciativa privada de precios”.

Para ello, los autores utilizaron el ejemplo de Salto. El Centro Comercial e Industrial de Salto “preocupado por la presencia de bolsas de plástico usadas en las calles y espacios públicos” empezó una campaña en 2017 titulada “Somos limpios, somos felices” para reducir su uso, señaló el estudio.

“Además de promover la reducción del uso de bolsas de plástico a través de diferentes estrategias de comunicación, la propuesta principal del centro fue que los comercios de la ciudad adoptaran (de forma opcional) un cargo por las bolsas de plástico de un solo uso”, agregó.

Así, las empresas adheridas comenzaron a cobrar las bolsas el 2 de abril de 2018. Según el Centro Industrial y Comercial de Salto, a enero de 2019 había 80 tiendas que cobran por las bolsas, indicó el trabajo.

El centro propuso cobrar $ 2 por bolsa y $ 3 en el caso de las bolsas grandes.

Para determinar que pasó con esta medida, los autores recolectaron datos “sobre el número total de bolsas de plástico de un solo uso entregadas por las 90 sucursales de una cadena nacional de supermercados, por mes, entre abril de 2017 (12 meses antes de que comenzaran a cobrar las bolsas) y septiembre de 2018 (seis meses después)”. El estudio no dice qué cadena es, pero por las características, la única con presencia en todos los departamentos es TaTa.

“De las 90 sucursales, tres están en la ciudad de Salto (con un precio para las bolsas desde abril de 2018), y las 87 están en otras ciudades y pueblos de todo el país (no pusieron precio a las bolsas en ningún momento durante el período de análisis). Estas 87 sucursales nos sirven como nuestro grupo de control contrafactual”, explicaron los autores.

Resultados

El estudio encontró que “en el período de 12 meses anterior a abril de 2018, cada una de las tres sucursales de Salto entregó un promedio de 124.852 bolsas de plástico de un solo uso por mes. En los seis meses posteriores al cobro, entregaron un promedio de 39.121. Esto es una disminución del 68.7%”.

“En los mismos períodos, las 87 sucursales en el resto del país entregaron un promedio de 66.186 y 74.149 bolsas por mes y sucursal” respectivamente, agregó el trabajo.

El gobierno entiende que el uso de bolsas es excesivo en Uruguay. Foto: AFP
Foto: AFP

“La sucursal promedio en Salto parece ser algo más grande que la sucursal promedio en el resto de las ciudades. Sin embargo, después del cobro, la sucursal promedio en Salto vendió un número menor de bolsas por mes que la sucursal promedio del resto del país”, remarcaron los autores.

“La caída en el uso de bolsas de plástico es impresionante y más grande de lo que encontraron estudios anteriores (en otros países). Por supuesto, este número puede no reflejar solo el impacto del precio en las bolsas de plástico”, analizaron.

“La evidencia anecdótica sugiere que en las tiendas de los supermercados en las que recopilamos los datos y en otro supermercado de Salto, los gerentes dejan las cajas de productos minoristas cerca de los cajeros y en algunos pasillos para que los clientes los usen. Además, después de la implementación del precio (en las bolsas), todos los supermercados permiten a los clientes volver a cargar el carrito de la compra con los productos (sin bolsas) después de pagar y llevar el carrito a sus vehículos. Esto no era posible en todos los supermercados antes del cobro”, señaló el estudio.

Pero, como forma de control adicional, los autores utilizaron los datos de octubre de 2018 cuando “la cadena de supermercados extendió la iniciativa” de cobrar las bolsas “a otras 10 sucursales ubicadas en otras cinco ciudades y pueblos: una sucursal en Fray Bentos, Rosario, Young; dos en Durazno y cinco sucursales en la ciudad de Paysandú”.

Así utilizaron como momento previo al cobro “los cuatro meses de junio a septiembre de 2018”.

El grupo de control (compuesto por las 77 sucursales que no cobraban las bolsas) entregó en promedio 73.810 bolsas por mes en los cuatro meses anteriores a octubre de 2018 y 68.650 bolsas por sucursal en promedio en octubre. “Mientras tanto, las (10) sucursales analizadas entregaron 69.630 (bolsas promedio por sucursal en los cuatro meses previos a octubre) y 19.950 (bolsas promedio por sucursal en octubre, cuando empezaron a cobrarlas). Estas cifras reflejan una disminución de alrededor del 73%, notablemente similar a la disminución observada en Salto”, concluyeron.

MÁS

“Claros beneficios sociales netos”

Los autores del trabajo, señalaron que estudios previos sobre el efecto de cobrar las bolsas en otros países (mediante un impuesto en esos casos) han demostrado que causan “un aumento en el tiempo de pago en los cajeros, una disminución en las ventas y un aumento en la demanda de bolsas de basura”. Señalaron que si el impacto en los ingresos de los comercios “es positivo o moderadamente negativo, dado que la disposición de los clientes a pagar parece ser baja y que el gobierno municipal puede ahorrar recursos cuando disminuye el uso de bolsas de plástico, al final tomar medidas para reducir el uso de bolsas plásticas pueden tener claros beneficios sociales netos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)