"CINCUENTONES"

BPS: críticas de directores para AFAP e inflación

Representante de los empresarios pidió no más presión fiscal.

Los directores sociales del Banco de Previsión Social (BPS) —elegidos en la elección del 13 de marzo pasado— asumieron ayer sus cargos: Elvira Domínguez por el sector empresarial, Ramón Ruiz por los trabajadores y Mirna Martirena por los jubilados (como suplente de Sixto Amaro).

La sostenibilidad a futuro de la seguridad social, el monto de las jubilaciones, la inflación, la presión fiscal, el informalismo, el rol de las AFAP y la situación de los "cincuentones" fueron algunos de los temas tocados en los discursos de los directores electos.

Ruiz respondió a la Asociación Nacional de AFAP (Anafap) sobre la cantidad de trabajadores perjudicados en su jubilación por la Ley 16.713 que creó el régimen mixto, que habían sido estimados en 30.000 por las administradoras privadas en nota con El País.

"Si sabían que estaban perjudicados por qué durante 20 años le cobraron la comisión a esa gente", retrucó el director del BPS. Indicó que la situación de los "cincuentones" debe ser resuelta con una nueva ley que surja del diálogo social y sostuvo que aunque se haga volver al BPS los aportes de esos trabajadores, no se recuperará el dinero de la comisión que cobraron las AFAP.

"El que quiera una mejor prestación que aporte al BPS y deje de pagar la comisión de las AFAP", añadió Ruiz. También se refirió a la discusión sobre la postergación de la edad de retiro y expresó que aunque los trabajadores no se oponen al debate "solo eso no soluciona los problemas de la seguridad social".

Por su parte, la representante de los empresarios señaló que "la nueva coyuntura económica nos interpela para que seamos más eficaces" y recordó que aún no se estableció un marco normativo sobre el rol de contralor de los directores sociales.

Domínguez también marcó como un objetivo "no incrementar la presión social sobre el empresariado" y sostuvo que esto tiene directa relación en la disminución del empleo y el aumento de la informalidad.

A su turno, Martirena dijo que "con los jubilados y pensionistas hay deudas sociales además de económicas". Además, mencionó la "incapacidad" de los pasivos para "luchar contra la inflación", en especial ante una coyuntura económica más difícil que "hunde las posibilidades" que el Índice Medio de Salarios —por el que se ajustan anualmente las jubilaciones— ayude.

Otra de las críticas de Martirena apuntó a la reciente decisión del gobierno de "volcar a la Caja Militar la friolera de US$ 309 millones para solventar una caja que tiene 400% de déficit". Comparó esto con algunas críticas que recibió el BPS por cerrar el ejercicio 2015 con US$ 390 millones.

Sobre este punto también marcó posición Ruiz al sostener que el rol del organismo "no es dar ganancia ni contribuir a paliar el déficit fiscal". El director reclamó que cuando se voten leyes con nuevos beneficios en el Parlamento, se aclare que se financiará "con Rentas Generales y no contribuya al déficit de la seguridad social".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)