ASISTENCIA FINANCIERA

El BPS proyecta un déficit de US$ 648 millones en 2020 sin contar impactos del COVID-19

El Banco de Previsión Social aprobará hoy el presupuesto para este año y el próximo. Se proyecta una asistencia financiera del Estado de US$ 648 millones.

Gente haciendo filas en el edificio nuevo del Banco de Prevision Social. Foto: Leonardo Mainé
Por la pandemia y las medidas que tomó el gobierno, los subsidios por desempleo y enfermedad llegaron a máximo histórico. Foto: Leonardo Mainé

El directorio del Banco de Previsión Social (BPS) aprobará hoy el presupuesto del organismo para este año y el próximo. Según confirmó El País, se proyecta una asistencia financiera del Estado de US$ 648 millones -si bien en términos contables es un déficit, debe ser cubierto por Rentas Generales por mandato constitucional-, sin contar los impactos del COVID-19 en las finanzas del instituto previsional.

Para el 2021 la proyección arroja un rojo de US$ 728 millones, un 12% más que la estimación para 2020. En términos del Producto Interno Bruto (PIB), la asistencia al BPS sería de 1,2% del PIB este año y de 1,34% del PIB el siguiente.

Mientras que también hay un apartado con las previsión de aumento del gasto y disminución de ingresos por el coronavirus: durante 2020 las finanzas del BPS se afectarán en US$ 537 millones, que corresponden a US$ 341 millones por el pago de subsidios por desempleo y enfermedad -lo que será cubierto por el Fondo Coronavirus y no se incluye en la asistencia financiera-, y a US$ 196 millones por menores aportes.

El presupuesto a aprobarse, que luego será enviado a la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), incluye un recorte de 15% de los gastos e inversiones en línea con el mandato del gobierno.

Esto último lleva a que el director del BPS en representación de los trabajadores, Ramón Ruíz, evalúe si vota o no el presupuesto en la reunión de hoy. Igualmente, no hay riesgo de cara a la votación porque son mayoría los votos del oficialismo, que cuenta con cuatro representantes en el directorio -hay además tres directores sociales-.

Previo a la elaboración del presupuesto, hubo conversación del presidente del BPS, Hugo Odizzio, con representantes del MEF y la OPP.

Pesos uruguayos. Foto: Archivo El País
Pesos uruguayos. Foto: Archivo El País

Ruíz dijo a El País que si bien por esa negociación se logró “minimizar algunos impactos”, le preocupan principalmente dos lugares donde se recorta: el 7% menos destinado al pago de una retribución variable a los trabajadores del organismo -que surge de un acuerdo firmado con el sindicato y que el director cuestionó se haya modificado “de forma unilateral”-; y la rebaja de 15% para este año -respecto a lo ejecutado en el 2019- en lo destinado a becarios y pasantes, que llegará al 40% en 2021.

“Tenemos una posición crítica (sobre los recortes del gasto). Tendría que haber habido un tratamiento no generalizado de la OPP, tener algún tipo de consideración con el BPS que está jugando un papel fundamental en la pandemia y es cuando más necesitamos recursos humanos y materiales”, expresó Ruíz.

Otro integrante del directorio, que prefirió no hacer declaraciones hasta que se apruebe el presupuesto, aclaró ante la consulta de El País que la reducción de gastos es en el presupuesto operativo del organismo y no afecta ningún servicio.

El año pasado el BPS culminó con un déficit de US$ 605 millones, en 2018 fue US$ 614 millones, el año previo US$ 528 millones, en 2016 fue US$ 440 millones y en 2015 fue US$ 390 millones -los datos no son comparables por el efecto de la variación del dólar-.

La proyección de una asistencia creciente para 2021, se explica por un mantenimiento de los ingresos y un aumento previsto de los egresos, por el pago de más jubilaciones y pensiones así como también por mayores erogaciones en seguros por desempleo y enfermedad. Ruíz señaló que es esperable que “la recesión, el mayor desempleo y la informalidad afecten la recaudación” del organismo previsional.

Fondo Coronavirus.

Uno de los destinos del Fondo Coronavirus -creado por ley en abril y que tiene aportes públicos, privados y de organismos internacionales-, será cubrir los gastos del BPS por seguro de desempleo y por enfermedad, subsidios que alcanzaron picos históricos en la cantidad de beneficiarios producto de la pandemia.

La proyección del BPS para 2020 es que pagará US$ 303 millones por los seguros de desempleo, que en mayo tuvieron un total de 185.769 beneficiarios, y US$ 38 millones por los subsidios por enfermedad.

A este impacto en las finanzas debe sumarse la afectación en los ingresos, ya que el organismo prevé una caída de US$ 144 millones producto de menores aportes, exoneraciones y diferimientos de pago -hace pocos días anunció facilidades de pago para unipersonales y monotributistas sin dependientes a cargo-. También estima que ingresarán US$ 49 millones menos por IVA -siete puntos del tributo van al BPS- y US$ 3 millones por otros conceptos.

Hubo 14.500 jubilados más en el semestre
Uruguay vive etapa donde crece población económicamente activa. Foto: Darwin Borrelli

Según un informe de la Asesoría General en Seguridad Social del BPS, entre enero y junio de este año hubo 14.524 nuevos jubilados, lo que indica un descenso de 8,4% en el número de altas respecto al semestre inicial del año pasado. Estas personas se retiraron en promedio con 62,8 años y 34 años de servicio, al tiempo que reciben un importe promedio mensual de $ 26.725 con una tasa de reemplazo (porcentaje del sueldo que cubre la pasividad) del 57,7%.

El reporte del BPS -al que accedió El País- apunta que la disminución en la cantidad de nuevos jubilados se da para todas las causales: hubo “562 altas menos en la causal vejez en 2020 respecto a 2019, 681 altas menos en la causal invalidez y 91 altas menos en la causal edad avanzada”.

Si se observan los números en función de la afiliación -el sector por el que aportó el trabajador-, se “presentó el mayor decrecimiento en Industria y Comercio registrando 706 altas menos que para el mismo periodo del año anterior, Civil (que incluye a los funcionarios públicos) registra 264 altas menos, la afiliación Rural acumula 342 altas menos y la afiliación Doméstica unas 106 altas menos”. La única excepción es “la aportación Escolar, que presenta un crecimiento en los primeros seis meses de este año respecto al año anterior acumulando 84 altas más”.

El importe promedio que reciben los nuevos jubilados varía según el causal de retiro y el sector de aporte. “Para la causal vejez es de $ 29.380 (10% superior al promedio general) para la causal edad avanzada $ 18.706 (30% inferior al promedio general) y para invalidez $ 20.770 (22% inferior al promedio general)”, detalló el informe del BPS. Mientras que “en cuanto al promedio por afiliación, es superior para la afiliación Escolar ($ 43.247, 62% más que el promedio general) y para la afiliación Civil ($ 38.354, 44% más)”, quedando “las restantes afiliaciones por debajo del promedio general”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados