EMPRESAS

BSE “es líder en seguros de ahorro”

Más de US$ 2.000 millones gestiona el ente para el pago a los jubilados de las AFAP.

José Amorín Batlle
José Amorín Batlle, presidente del BSE.

Son 30.000 rentas vitalicias previsionales que abona mensualmente el Banco de Seguros del Estado (BSE). Este año la empresa estatal recibió US$ 250 millones, que tienen su origen en los fondos administrados por las AFAP a partir de los aportes realizados por los trabajadores durante su vida laboral y que pasan a retiro. Esta cobertura previsional representa el 50% de los negocios del BSE y las perspectivas aún son de mayor crecimiento.

Tras la reforma del sistema previsional de 1996, el ahorro individual de los trabajadores activos se canaliza en lo que hace a la capitalización a través de las AFAP, donde hay cuatro empresas en competencia: una pública y tres privadas.

"Una vez que el trabajador se jubila, la ley prevé que pueda elegir entre las aseguradoras habilitadas, a cual de ellas traspasa su ahorro estando dentro de un régimen de competencia. Sin embargo, en los hechos el BSE es la única compañía aseguradora que lleva adelante este negocio a través de la correspondiente renta vitalicia”, explicó su presidente Amorín Batlle.

El titular del BSE sostuvo que "la institución se ha preparado para competir con otras aseguradoras en esta actividad referente a la renta vitalicia y atender los seguros de ahorro y vida. Y hoy podemos decir con orgullo que también somos líderes en seguros de ahorro".

RESPONSABILIDAD

Para el BSE, el pago de las rentas vitalicias previsionales “no genera utilidades”, de todos modos la empresa pública cumple con su responsabilidad como integrante del Estado desde su creación en el año 1911. “Es una actividad que cumplimos y vamos a seguir haciendo a futuro ya que es un negocio que crece año a año”, destacó el titular del BSE.

El cálculo del monto de la renta vitalicia previsional que abona el BSE, toma como referencia el fondo acumulado que administra la AFAP seleccionada con absoluta libertad por el propio trabajador activo, a partir del cual se consideran las instrucciones, paramétricas y tablas del Banco Central del Uruguay (BCU).

“Hay una base de cálculo precisa y transparente según lo que establece el BCU, donde se toman en consideración, entre otros aspectos, el monto acumulado, la edad de la persona que se jubila y su estado civil, para fijar la renta vitalicia previsional que rige para ese caso concreto y que, a su vez, se reajusta para actualizar según la variación del Índice Medio de Salarios, que es el mismo indicador que se toma en cuenta para el reajuste general de las pasividades”, señaló Amorín.

Todo jubilado que percibe una renta vitalicia del BSE por este régimen previsional “tiene la seguridad y la certeza no sólo de que va a cobrar mensualmente, sino que también el monto se va a actualizar por el Índice Medio de Salarios hasta su fallecimiento. Y después, si lo sobrevive su cónyuge, éste va a seguir percibiendo una pensión hasta su fallecimiento”, enfatizó el entrevistado.

El presidente del BSE marcó diferencia respecto a otros sistemas previsionales y herramientas financieras, que inclusive están sujetas a distintas variables del mercado donde los resultados dependen de la gestión de los administradores de los fondos. “Con la renta vitalicia previsional del BSE el jubilado sabe el monto que va a cobrar desde el primer día, con una actualización definida por el Índice Medio de Salarios; hay certezas”, enfatizó.

INVERSIÓN

Como respaldo de los más de US$ 2.000 millones en fondos que ha recibido desde las AFAP, el BSE invierte básicamente en instrumentos públicos nominados en Unidad Previsional, que ajusta de acuerdo al Índice Medio de Salarios, así como en Unidades Indexadas, que se va reajustando según el Índice de Precios del Consumo (IPC).

“Llevamos tranquilidad y certeza a todos aquellos que reciben una renta vitalicia previsional del BSE, que el dinero está bien gestionado y que vamos a pagar siempre”, sostuvo Amorín

Sobre la facturación anual del BSE, el costo de funcionamiento de las rentas vitalicias previsionales apenas significa el 0,36%. En esa línea, Amorín se mostró partidario de impulsar la competencia en este mercado. “Uno de mis objetivos es que ese mercado tenga el diseño tal que a las demás aseguradoras privadas les sea atractiva la competencia, tal como está previsto en la reforma de 1996”, concluyó el presidente del BSE.

Pólizas con más de 100 años de experiencia

Los seguros de Ahorro+Vida y Renta Personal del BSE transforman los aportes del asegurado en una serie de retribuciones, a partir de una política de inversiones en activos con grado inversor, calificados independientemente como de alta solidez, y tasas de interés competitivas respecto a instrumentos financieros de riesgo comparables. Sin letra chica ni sorpresas y en algunos de ellos con la posibilidad de obtener liquidez inmediata si las circunstancias del cliente lo requieren. Es que los productos de ahorro del BSE permiten su adaptación a las condiciones particulares de la persona. El cliente lo arma a su medida: elige plazos, montos, forma de pago y coberturas adicionales, y cuenta con opciones en pesos uruguayos reajustables, UI o dólares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados