UN PLANTEO POLÉMICO

BSE pide al gobierno variar criterios que regulan pago de jubilaciones

Sistema actual perjudica sus finanzas; trabajadores advierten por perjuicios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
JUBILADOS

Las autoridades del Banco de Seguros del Estado (BSE) pretenden que se modifiquen algunos aspectos de la normativa que regula el pago de las jubilaciones generadas por las AFAP, ya que es el único actor del mercado y el negocio le está generando perjuicios económicos.

La institución es la encargada de pagar la renta vitalicia a los trabajadores tras su retiro, que surge del ahorro acumulado durante la vida laboral en las administradoras privadas (a la que se suma la jubilación por el Banco de Previsión Social (BPS)).

El presidente del BSE, Mario Castro, dijo que el sistema "descansa" sobre la entidad y se deben realizar "ajustes" para evitar un desfasaje en los balances.

Entrevistado por radio El Espectador, Castro planteó suprimir la tasa de interés técnico de 1,5% que se agrega al monto acumulado en las AFAP a la hora de calcular la prestación. "No es razonable que ajusten de forma diferente al resto de las jubilaciones, es algo que hay que solucionar", señaló Castro.

Además, indicó que la tabla de mortalidad utilizada para proyectar el pago de la renta vitalicia y definir el monto que percibirá el trabajador es "muy optimista y hay que modificarla". Explicó que establece "un promedio de expectativa de vida menor al que realmente sucede".

Estos planteos ya han sido expuestos ante el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Banco Central (BCU) —regulador del mercado de AFAP y seguros— en un grupo de trabajo formado para analizar la situación del mercado de seguros previsionales, confirmó a El País el director del BSE, Fitzgerald Cantero.

El representante de la oposición en el directorio, detalló que el sistema actual plantea para el BSE "una situación compleja que se va a ir agravando en la medida que se sigan jubilando trabajadores". Actualmente la institución paga unas 35.000 prestaciones —por retiros anticipados y de las primeras generaciones de jubilados por el sistema mixto— según informó Castro.

Tanto el presidente del BSE como Cantero también plantearon el problema del descalce de moneda, que alejó a las aseguradoras privadas del negocio (ver aparte). Coincidieron que se deben promover instrumentos para invertir nominados en Unidades Reajustables (UR) —que ajustan en base a los salarios como las jubilaciones— para que vuelva a haber competencia en el mercado.

El director del BSE dijo que con esa solución la institución "empata (con la inversión) lo que tiene que pagar de prestaciones y no se desfinancia". De lo contrario, indicó que "en un horizonte muy cercano llegaremos a una situación que complica las finanzas del BSE, por lo que esperamos una solución cuanto antes".

Perjuicios.

El representante de los trabajadores en el Banco de Previsión Social (BPS), Ramón Ruíz, dijo a El País que no comparte ninguna de las reformas planteadas por Castro. Señaló que los cambios "son un parche que es posible que atiendan parcialmente la situación del BSE pero se perjudica a los futuros jubilados" y reclamó que se tomen soluciones "mirando la seguridad social y no con cabeza economicista buscando que los números den".

Castro reconoció que "en la medida que el sistema se ajuste para que sea viable, alguien lo va a tener que pagar" y admitió que tanto con la eliminación de la tasa de interés técnico como con la modificación de la tabla de mortalidad "la renta (mensual que reciban los futuros jubilados) va a disminuir".

A su vez, Ruíz mencionó que los cambios afectarán a los trabajadores que se asesoraron en el BPS sobre su futura jubilación en el marco de la Ley 19.162 —que habilitó la desafiliación de las AFAP de los trabajadores que tenían más de 40 años en 1996— y perjudicarán más aún la jubilación de los "cincuentones" afectados por el régimen mixto. El director del BPS pidió discutir cualquier reforma al sistema "con todos los actores sociales".

También Cantero planteó que se convoque a un ámbito de debate similar al hecho por el gobierno para analizar medidas de seguridad. "Es un tema que trasciende al BSE y hasta al gobierno, hablamos de las próximas generaciones que se van a jubilar", indicó.

"Problema central" es descalce de moneda.

Aunque prosperen los planteos del Banco de Seguros del Estado (BSE) de modificar la tasa de interés técnica y la tabla de mortalidad para el cálculo de las prestaciones, sigue siendo "difícil" que las aseguradoras privadas vuelvan a participar del mercado previsional.

El director ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Empresas Aseguradoras (Audea), Mauricio Castellanos, explicó a El País que "el problema central" que hace no rentable el negocio es el descalce de moneda. "El sistema previsional le genera a la compañía de seguros una cantidad de obligaciones (jubilaciones) que se ajustan por Índice Medio de Salarios (IMS) y no tenemos instrumentos para invertir".

Las compañías deben invertir el dinero que reciben de las AFAP en instrumentos de mercado, por ejemplo nominados en Unidades Indexadas (UI) que ajustan en base a la inflación. "Cuando el IMS evoluciona por encima del rendimiento de las inversiones se generan pérdidas muy importantes", lo que llevó a las aseguradoras a abandonar el mercado previsional hace varios años, señaló Castellanos.

Respecto a la tasa de interés técnico, el representante de Audea indicó que "es un absurdo en sí mismo, porque no solo hay obligaciones en una moneda que no podemos comprar —IMS— sino que hay una tasa asociada". Agregó que ese ajuste adicional "solo agrava el problema" de rentabilidad.

Para Castellanos, la única "garantía" para que regresen al mercado las compañías privadas de seguros es que se promuevan instrumentos de inversión nominados en Unidades Reajustables (UR), las que evolucionan por IMS.

Resaltó que el Ministerio de Economía "reconoce" esa falla del mercado cuando excepcionalmente le canjea títulos en UR al BSE.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)