Entrevista con jerarca de la OCDE

¿Qué tan “buen alumno” es Uruguay para el grupo de países poderosos?

Los países como Uruguay, “siguen siendo paraísos fiscales” serán “apartados de la comunidad internacional”, dijo hace 7 años al fin de una cumbre del G20 el entonces presidente Sarkozy. ¿Cómo es evaluado el país ahora? ¿Qué va a pasar con el secreto bancario? ¿Pagará impuestos la economía digital?

Grace Pérez- Navarro
Grace Pérez- Navarro. Foto: El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Los países como Uruguay, que "siguen siendo paraísos fiscales con ocultación financiera serán apartados de la comunidad internacional", dijo hace siete años al término de una cumbre del G20 el entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy. El país había estado en 2009 en una "lista gris" de naciones no cooperantes en materia de transparencia tributaria según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El gobierno tomó el tema como prioridad y tras firmar varios acuerdos bilaterales de intercambio de información, en 2012 Uruguay aprobó la "Fase 1" del Foro Global de Transparencia de OCDE. En los años siguientes continuó superando revisiones, se convirtió en miembro de dicho foro —que se reúne desde hoy en Uruguay—, y adoptó los convenios multilaterales que impulsa el grupo vinculado al G20.

Así es que ahora es considerado "un muy buen estudiante, uno de los mejores" de la clase, dijo a El País la directora adjunta del Centro de Política y Administración Tributaria de la OCDE, Grace Pérez-Navarro. En una entrevista telefónica con El País desde París, la funcionaria con más de 20 años dentro de la organización, destacó que Uruguay "ha implementado todas las medidas de una forma muy seria".

A su vez, opinó que se "está acabando el secreto bancario" a los efectos tributarios, que los fiscos deben compartir información para combatir la evasión porque "no hay fronteras para los ciudadanos en términos de dónde van con su dinero", y que están llegando a su fin los "paraísos fiscales". Lo que sigue es un resumen del diálogo con Pérez-Navarro.

—¿Por qué la OCDE adopta la estrategia BEPS para combatir la planificación fiscal de las multinacionales?

—Tras la crisis financiera los gobiernos estaban muy preocupados, no solamente por la evasión fiscal sino también por el tema de las empresas multinacionales y el hecho de que podían de forma legal evitar el pago de impuestos. Se dieron cuenta que tenían que cambiar las reglas internacionales. Así establecimos el proyecto BEPS con un plan de acciones en 2013, que tratan de aumentar la transparencia de las operaciones de las multinacionales, restablecen la conexión entre dónde pagan los impuestos y dónde realizan las actividades económicas que crean valor. Hoy participan más de 120 países (entre ellos Uruguay).

—¿En qué etapa está el proyecto BEPS? ¿Se han notado resultados en el plano impositivo?

—Sí, hemos tenido ya bastantes resultados. Por ejemplo, una de las medidas es la implementación de un intercambio automático de informes sobre las estructuras de las multinacionales —dónde están ubicadas sus sucursales, dónde tienen los empleados, dónde están pagando impuestos— para que cada país pueda utilizar esa información para implementar reglas sobre precios de transferencia (intercambio entre subsidiarias de una misma empresa). Ya tenemos más de 80 países que han cambiado sus leyes para obligar a las multinacionales a proporcionar esa información (Uruguay lo hizo recientemente). Vemos que con estas medidas las empresas multinacionales están modificando cómo organizan sus operaciones, en una forma que a nosotros nos parece más adecuada a las leyes internacionales.

OCDE lanzó el informe "Perspectivas económicas de América Latina 2018". Foto: OCDE
Foto: OCDE

—¿Los ciudadanos y las empresas más ricas siguen pagando menos impuestos porque realizan una planificación fiscal?

—Se han hecho muchos avances en cuanto a la evasión tributaria. Siempre va a haber personas que quieran evadir y buscaran la forma de hacerlo, pero vimos que el cumplimiento sigue creciendo. Una de las cosas que las administraciones tributarias han hecho, por ejemplo en Argentina, es un programa para que los contribuyentes declaren lo que no habían declarado. Muchos países lo hicieron y se identificaron unos US$ 93.000 millones antes no declarados. Es una forma de ver que el cumplimiento crece.

—¿Qué responde a los críticos que dicen que el intercambio automático de información ataca la libertad del ciudadano?

—Que en Estados Unidos cada año los bancos mandan información sobre cuánto en intereses ha ganando cada ciudadano. Entonces lo que hacemos con el intercambio automático es establecer un sistema parecido a nivel internacional, porque esa información es esencial. Hoy en día no hay frontera para los ciudadanos en términos de dónde van a poner su dinero, pero las administraciones sí tienen que enfrentar esas fronteras porque no pueden ir a otros países a buscar datos para establecer si un ciudadano cumplió con las reglas o no. Es una forma de cooperación internacional fundamental, sabiendo que se trata de datos confidenciales y protegidos.

—¿Pese al combate de la OCDE, sobrevive algún paraíso fiscal?

—Diría que no, porque tenemos todos los centros financieros como miembros del Foro Global y tienen que participar de la revisión entre pares. Los resultados obtenidos son muy buenos. No todos los países han llegado a la mejor evaluación, pero siguen avanzando. Cuando publicamos una lista hace un año de los países que no cooperaban solo teníamos a Trinidad y Tobago, y ya hizo modificaciones y mejoró. Panamá antes no tenía acuerdos para el intercambio de información, ahora los tiene y avanzó bastante. Todos los centros financieros están cooperando.

El paraíso de los ricos: el fiscal.
Foto: Archivo

—¿Cómo evalúa la implementación que está haciendo Uruguay de los planes de la OCDE?

—Está implementando las acciones del proyecto BEPS de forma muy eficaz y con el intercambio de información han llegado a una evaluación muy positiva. Han avanzando bastante.

—¿En la clase de la OCDE, se lo ve a Uruguay como un buen estudiante o uno promedio?

—Como un muy buen estudiante, uno de los mejores. Han estado implementando todas las medidas de una forma muy seria y esto se debe al cambio que han hecho. Todos los países van avanzando, esencialmente en el tema de BEPS porque ven que están perdiendo dinero si no hacen los cambios. Pero Uruguay está avanzando en una forma muy positiva, ha hecho todo de una forma muy correcta y tienen leyes muy claras, así que todo va muy bien.

—¿Uruguay debe hacer algún otro cambio legal o ya están alineadas sus normas a la OCDE?

—Está en buen camino. Nuestro foro sobre prácticas nocivas ha revisado siete regímenes preferenciales de Uruguay (como las zonas francas y el del software) y ninguno se clasificó como nocivo, algunos están en proceso de modificación para cumplir con los requisitos.

—Teniendo en cuenta su visión positiva: ¿Uruguay tiene posibilidades a futuro de convertirse en un miembro de la OCDE?

—Eso depende de nuestro Consejo, pero en términos de los estándares que tenemos dentro del campo tributario diría que sí. Uruguay participa en todos los trabajos que tenemos, ha tenido status de país participante en el Comité de Asuntos Fiscales de la OCDE así que tenemos toda la información sobre las estadísticas tributarias; están participando en todos los trabajos de BEPS y del Foro Global; también participan en el foro sobre política tributaria para América Latina. Diría que al menos en el campo tributario están en una buena condición.

¿Cómo cobrar impuestos sin presencia física?
El decreto distingue dos tipos de plataformas: las de servicio directo como Netflix y las que intermedian como Airbnb. Foto: Nicolás Pereyra

La forma de tributación de las empresas de la economía digital —como Uber, Netflix o Airbnb— es tema de discusión alrededor del mundo y la OCDE lo analizará en diciembre, con el compromiso "de resolverlo antes de 2020". La directora adjunta del Centro de Política y Administración Tributaria de la OCDE, Grace Pérez-Navarro, dijo que "hoy todos nos enfrentamos a unas formas de negocios que están cambiando, tenemos empresas que pueden operar y participar de la economía de un país sin tener presencia física, pero nuestros estándares de tributación se basan en ese aspecto". Ese es el desafío, definir "cómo modificar las normas para que la tributación tenga una conexión a la actividad que la empresa realiza aun cuando no haya presencia física en el país".

Recientemente el Reino Unido implementó un método de tributación que pone el foco en el cliente, mientras que Uruguay adoptó un sistema que grava con IVA e Impuesto a la Renta a las plataformas permitiéndoles pagar desde el exterior. Pérez-Navarro advirtió que debe tenerse en cuenta el beneficio económico que las plataformas tienen por "intangibles" como "la información que recopilan de la participación de los usuarios", lo que "muchas veces da más ganancias que la venta de productos físicos".

En línea con estos cambios, la funcionaria de OCDE observa que "la gente está pasando de ser empleado a trabajar para sí mismo a través de las plataformas digitales", lo que repercute en la recaudación que obtendrán los Estados. "Las administraciones tributarias dependen mucho de las empresas para obtener información sobre cuánto pagan a los empleados, y sin esos datos va a ser más difícil controlar el pago de impuestos", señaló.

Pérez-Navarro adelantó que esta discusión "va a llevar tiempo", pero destacó que está "la voluntad de los países de lograr una solución global" a la tributación de la economía digital.

Fin del secreto bancario
Bóveda

Pérez-Navarro dijo que "está acabando el secreto bancario con efectos fiscales" por la cooperación entre las administraciones tributarias. "Existe para otros efectos, pero se acaba en términos de la tributación, porque con el intercambio (de información bancaria) los datos se comparten con el país de residencia del ciudadano para que se verifique si está cumpliendo con sus obligaciones", agregó la funcionaria de OCDE. Desde 2018 Uruguay envía datos de los extranjeros con cuentas en el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)