"HOJA DE RUTA"

¿Qué busca cambiar el Banco Central en la forma en que pagamos los uruguayos?

"Lo que queremos es dar el marco para que la industria” haga lo que entienda conveniente sobre el sistema de pagos, explicó el presidente del BCU, Diego Labat.

Vista aérea del Banco Central del Uruguay. Foto: Gerardo Pérez
Vista aérea del Banco Central del Uruguay. Foto: Gerardo Pérez

El Banco Central (BCU) publicó su “hoja de ruta” hacia 2022 para el sistema de pagos en Uruguay titulada: “Sólido, innovador y accesible”.

“Somos neutrales a las distintas formas que toma el sistema de pago, simplemente lo que queremos es dar el marco para que la industria” haga lo que entienda conveniente, resumió ayer el presidente del BCU, Diego Labat en una conferencia virtual.

En ese sentido, se propone “avanzar hacia sistemas integrales de compensación con acceso a toda la industria regulada, con funcionamiento las 24 horas los 365 días del año, y con altos estándares de seguridad que constituyan la base para el desarrollo de nuevos productos”. El país tiene “algunas cámaras compensadoras, pero tienen mucho para mejorar” y la idea es que “cualquier agente regulado pueda conectarse con estos sistemas de compensación con costos razonables”, dijo Labat.

Para comienzos de 2021 se va a “completar la implementación de las instrucciones automáticas de débito y crédito (transferencias instantáneas)”, para que “dos o tres segundos después un usuario la reciba en su cuenta”, explicó Labat. Actualmente, las transferencias interbancarias o las operaciones con tarjeta de débito (cuando se paga en un comercio por ejemplo) pueden demorar hasta 24 horas en acreditarse en la cuenta de quien recibe la transferencia o el pago, el cambio las haría instantáneas.

Por otro lado, el BCU va a “promover e impulsar junto a los agentes del mercado, el marco normativo adecuado para el funcionamiento de un sistema de banca abierta. Esto permite el intercambio de datos entre las instituciones financieras, con altos estándares de seguridad, garantías para los participantes y distribución justa de los costos de funcionamiento”, indicó el documento.

También se comprometió a “promover los cambios legales y reglamentarios necesarios para el funcionamiento de los cheques electrónicos así como la digitalización de cheques”, esto último es que se pueda acreditar el cheque sacándole una foto, explicó Labat.

“Vamos a mandar un proyecto de ley (al respecto) antes de fin de año”, añadió.

Además va a “completar la implementación del proceso de multiadquirencia, mejorando los servicios de tarjetas de crédito y débito que se ofrecen actualmente desde el sector financiero para aumentar la eficiencia del sector comercial, a través de la racionalización de sus costos”. Este proceso ya venía liderado por el Ministerio de Economía en el gobierno anterior y puede dar “bastante más competencia” e “innovación” al mercado y debería “tener un efecto” en los costos para los comercios, puntualizó el presidente del Central.

Por ejemplo si un comercio hoy quiere aceptar Visa y Mastercard como medios de pago, tiene que firmar contratos con sus adquirentes Visanet y Firstdata, respectivamente. La idea con la multiadquirencia es que por ejemplo, el comercio firme un contrato con Firstdata y este le ofrezca un paquete de tarjetas, en vez de una sola.

Por otro lado, el BCU va a “continuar el análisis y estudio de la emisión de una moneda electrónica”. Hace tres años, el Central hizo un piloto con billetes digitales en el celular llamados ePeso, que “fue exitoso” y si bien “no está congelado, tampoco es una de las prioridades”, dijo Labat.

Por último, el BCU hará un “estudio integral de costos operacionales y condiciones de acceso al sistema”. Esto es “hacer un gran mapeo del sistema de pagos, dónde puede haber costos excesivos” y que “sirva para la mejor toma de decisiones”, indicó Labat.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados