DETERIORO DEL MERCADO LABORAL

Empleo cae por tercer año y está en menor nivel desde 2008

La economía crece en forma “asimétrica” y no genera puestos de trabajo.

Una persona busca trabajo en el Gallito Luis. Foto: Gerardo Pérez.
En diciembre de 2017 había 4.540 empleados menos que un año antes. Foto: G. Pérez

La salud del mercado de trabajo en Uruguay ha estado bajo la lupa en los últimos tiempos. La actividad muestra buenas señales —la economía local creció 2,2% en términos interanuales en el tercer trimestre de 2017 y en marzo se conocerá qué pasó en el año— pero esa mejora no se refleja en una mayor demanda de mano de obra. Los analistas privados alertan sobre este fenómeno desde hace meses, encuestas empresariales recientes dan cuenta de una insistente reticencia en tomar más personal y también desde el gobierno se ha hecho hincapié en esta encrucijada.

El ministro de Economía, Danilo Astori, calificó a la pérdida de puestos de trabajo como "un problema importante de la economía uruguaya: el macroeconómico más importante es el fiscal, pero a nivel más general es el empleo".

En entrevista con el semanario Búsqueda en enero, el jerarca añadió que se trata de "un empleo que viene con problemas nuevos, por insuficiencia en la capacidad de crear empleo y desafíos de formación de trabajadores en nuevas actividades".

Pero, ¿qué dicen los últimos datos disponibles? El 2017 se convirtió en el tercer año consecutivo de caída de la tasa de empleo, que además llegó a su registro más bajo desde 2008.

En concreto, el año pasado la tasa de empleo se ubicó en 57,9% en promedio (tomando el resultado de los 12 meses), según los datos que divulgó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta es la tasa que permite conocer qué porcentaje de la Población en Edad de Trabajar (que contempla a las personas de 14 años o más) tiene un trabajo al momento de la encuesta. Así, el año pasado de cada 100 personas en edad de trabajar, 58 estuvieron efectivamente ocupadas.

Frente a 2016 el año pasado se observó una contracción de cinco décimas porcentuales (ese año la tasa de empleo había sido 58,4%). En 2015, en tanto, había alcanzado el 59% y al 60,4% en 2014.

Según cálculos de El País, a diciembre de 2017 la cantidad de personas empleadas ascendía a 1.659.433. Esto es, 4.540 empleados menos que un año antes y 15.285 menos que lo que se había registrado en 2015.

En tanto, la tasa de actividad —aquella que mide la relación entre la Población Económicamente Activa (los que tienen o buscan un trabajo) y la Población en Edad de Trabajar— fue durante el año de 62,9%. En 2016 había sido 63,4%, lo que da cuenta de menos personas participando en el mercado de trabajo.

Divorcio.

A juicio del economista Germán Deagosto, de la consultora CPA Ferrere, el "divorcio" entre la actividad y la demanda laboral es fruto de un crecimiento "asimétrico" de la economía, que se explica sobre todo por sectores que no son grandes demandantes de mano de obra. Además, añadió, uno de los motores de esta expansión es el consumo —apoyado en un dólar barato—, pero que no derrama sobre la demanda laboral ni tampoco logra mejorar las expectativas que los agentes tienen sobre la marcha de la economía. A su vez, la inversión —que podría generar mayor necesidad de puestos de trabajo— tampoco consigue despegar.

De acuerdo con las proyecciones de CPA Ferrere este "crecimiento de mala calidad" que no logra provocar un fortalecimiento del mercado de trabajo se repetiría este año (desde la firma entienden que la expansión estaría en 2018 en alrededor de 3%).

Por otro lado, Deagosto agregó que la tendencia a la baja de la tasa de actividad —es decir, que menos gente esté buscando trabajo— también "amortigua" la tasa de desempleo que, de otra manera, sería más alta.

Desempleo.

Si se mira qué pasó con el desempleo al año pasado, en promedio fue 7,9% de la PEA. Se trata del registro anual más elevado desde 2008, año en que había llegado al 8%.

Para la economista Alicia Corcoll, de Deloitte, la tasa de desempleo se mantendría este año en el entorno del 8%.

En este escenario, agregó, será "clave" lo que termine sucediendo con el salario como producto de la próxima negociación colectiva. En esa instancia, los lineamientos deberían contemplar una "moderación" en las tasas de ajuste nominal, para tratar de preservar el empleo, dijo Corcoll.

Durante diciembre, el desempleo llegó a 6,9% a nivel nacional, por debajo del registro del mes previo (7,8%) y también inferior a lo que se había registrado en el mismo mes del año anterior (7,7%). Fue, también, la mínima tasa mensual desde enero 2015, cuando había sido 6,6%.

Así, la cantidad de individuos que estaban desocupados durante el último mes del año fue 122.961, lo que muestra que hubo 303 personas más en esta situación que un año antes y 6.530 más en comparación con 2015. Respecto a noviembre de 2017, en tanto, se registraron 17.074 desocupados menos.

Por su parte, un análisis del Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) indicó que "a pesar de que se esperan caídas del estimador tendencial (de la tasa de desempleo) para los primeros meses del corriente año, se prevé que el mismo se estabilice en guarismos actuales a finales de 2018".

Los ingresos de los hogares.

El INE también dio a conocer ayer sus estimaciones en materia de ingreso. En el caso de los hogares, en diciembre el ingreso medio a valores corrientes a nivel nacional se ubicó en $ 59.422. Se trata de un monto $ 1.444 por encima del de un mes antes. En el caso de Montevideo fue de $ 71.565 , mientras que para el interior alcanzó los $ 50.900. En tanto, durante el cuarto trimestre de 2017, la estimación del ingreso medio de los hogares a valores corrientes para todo el país se ubicó en $ 58.161. Este monto fue $ 468 mayor a la estimación que se había realizado para el trimestre anterior. En este caso, mientras que en la capital el ingreso llegó a $ 70.232, en los restantes 18 departamentos fue de $ 49.691.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)