Fue en marzo frente a igual mes de 2014; en el trimestre bajaron 12,9%

Caen 27% compras web en el exterior por controles y dólar

Las compras en el exterior a través de Internet cayeron 27% en marzo de este año frente al mismo mes de 2014. Es la segunda baja consecutiva y la mayor desde que está el régimen. 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las operaciones cayeron a partir de los nuevos controles aduaneros. Foto: Archivo

También se registró una caída de las operaciones al comparar los primeros tres meses del año. Los couriers entienden que la baja se verifica en un escenario donde la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) aplica controles con el cometido de desalentar estas compras.

Según datos de la DNA a los que accedió El País, en marzo de este año se realizaron 16.093 compras bajo la modalidad de encomienda de entrega expresa, frente a 22.072 del mismo mes del año pasado. Además, en los tres primeros meses de este año se efectuaron 48.368 operaciones, contra 55.546 que se verificaron entre enero y marzo de 2014 (ver gráfico).

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Los nuevos controles aduaneros que rigen desde este año y la suba de $ 2 del dólar desde fines de 2014 (que no hace tan ventajosa la compra afuera) explican la caída, dijeron a El País usuarios habituales del régimen.

En julio de 2012 se amplió el monto de las compras a través de Internet en comercios del exterior sin el pago de impuestos. Allí empezaron a proliferar las compras en tiendas de Estados Unidos. La reglamentación permitía en ese momento un tope de cinco compras anuales por un valor máximo de US$ 200 y 20 kilos cada vez. El régimen previo permitía compras por US$ 50 cada una, aunque sin límite de cantidad.

El año pasado los registros aduaneros verificaban un crecimiento exponencial de estas operaciones. Y fue allí que los comerciantes locales comenzaron con sus quejas contra el régimen de compras web, tildándolo de competencia desleal. Para atender, en parte, esos reclamos, el gobierno elaboró nuevos controles que se aplican al régimen desde este año.

Allí se estableció que las encomiendas deben ser recibidas por la misma persona física que realizó la compra. La adquisición no puede tener fines comerciales. El pago de la mercadería debe realizarse mediante el uso de tarjeta de crédito o débito internacional.

Otros requerimientos son el de especificar el tipo de tarjeta de crédito o débito del titular de la compra, el emisor de la tarjeta e indicar los cuatro últimos dígitos del número de tarjeta de crédito o débito del titular de la compra. A su vez, se añadió que debe existir una descripción detallada de la mercadería, según la factura de origen y de acuerdo con una codificación que se anexó al nuevo decreto.

Pero la semana pasada, voceros de los couriers informaron a El País que las autoridades aduaneras aplican nuevas exigencias que no figuran en ningún texto (decretos o resoluciones) vigentes para el contralor de las operaciones.

Los informantes explicaron que la Aduana está exigiendo que se entreguen en algunas operaciones fotocopia del estado de cuenta bancaria o del estado de cuenta de la tarjeta de crédito del comprador, además de una fotocopia del plástico utilizado. Y las empresas entienden que las nuevas exigencias se enmarcan dentro de una política de desalentar las compras en el exterior a través de la web.

Los couriers sustentan también su postura sobre la DNA luego de intercambios que se produjeron en reuniones, cuando las autoridades aduaneras les transmitían a las empresas el alcance de los controles que se pensaban aplicar al régimen en los primeros meses de este año. En una de esas reuniones, un jerarca sinceró su posición y dijo a los couriers: "Si fuera por mí, todos ustedes desaparecen".

En otro encuentro entre un representante de un courier y otro jerarca aduanero, este transmitió el mismo concepto.

China.

En el marco de los controles a las compras de hasta US$ 200, también se ampliaron los requisitos para las operaciones de entrega no expresa de hasta US$ 50, que son las que fundamentalmente se realizan en China y llegan a través del Correo.

Hasta principios de año no había tope para la cantidad de este tipo de compras. Pero el decreto que reglamentó más exigencias al régimen general desde 2015, también las incluyó.

En primer lugar, se marcó que estas compras están comprendidas dentro de las cinco adquisiciones anuales. Es decir, si el consumidor hace una compra de estas, ya gasta una de las cinco que podría hacer hasta US$ 200, aunque hay una forma de comprar sin gastar el cupo (ver aparte). También rigen para esas adquisiciones los demás controles que tienen las encomiendas de entrega expresa de hasta US$ 200.

Los couriers habían exigido que el Correo tuviera la mismas obligaciones y exigencias que las empresas privadas.

El mes pasado se volvieron a ampliar las exigencias para las compras de hasta US$ 50. Una resolución aduanera estableció que la Administración Nacional de Correos será considerada como un operador postal de correo no expreso. Y por ese motivo el Correo "deberá estar debidamente habilitado y proporcionar a la DNA toda la información requerida en el procedimiento, para lo cual deberá disponer de todos los medios necesarios para recabar dicha información", señaló el documento. Además, sostuvo que el Correo "deberá implementar y mantener un sistema informático que le permita a la DNA en tiempo real, ejercer el control y vigilancia sobre las operaciones".

No usar la franquicia

Dadas las características de las compras que se hacen en China vía web y que en su mayoría no suelen superar en monto los US$ 10 o US$ 20, los consumidores optan por pagar el impuesto de importación. Así se reserva la franquicia de cinco envíos por hasta US$ 200 para operaciones de mayor monto. Por ejemplo, una mercadería que en China tiene un valor de US$ 5, lo que se debe abonar en tributos para ingresar el producto equivale a US$ 3. El precio final de US$ 8 sigue siendo conveniente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)