EXPECTATIVAS CON DIFERENCIAS

Otra caída en confianza del consumidor y prevén siga

Aún continúa en la llamada zona de moderado pesimismo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bienes durables: vuelve a bajar la disposición a su compra. Foto: AFP

Por segundo mes consecutivo, en marzo cayó la confianza de los consumidores y se mantiene en zona de "moderado pesimismo". La previsión es que este indicador de expectativas continúe deteriorándose.

El Índice de Confianza del Consumidor —que elabora mensualmente la Cátedra SURA de Confianza Económica de la Universidad Católica del Uruguay junto con Equipos Consultores— cayó 5,3% en el tercer mes del año en comparación con febrero.

Según el informe la contracción del mes respondió a la caída simultánea de los tres subíndices que lo conforman: el de la predisposición a la compra de bienes durables (-12,8%), la percepción sobre la situación económica personal (-3,5%) y sobre la situación económica del país (-3,6%).

A su vez, en el primer trimestre del año el índice resultó un 22,1% inferior al del promedio del mismo período de 2015. El informe explicó que cuando se analizan las variaciones del primer trimestre respecto al de 2015, se verificó que la situación económica personal cayó 17,9% y la del país lo hizo 15,2%. En tanto, la predisposición a la compra de bienes durables tuvo una baja de 38,7%.

El economista de Equipos Consultores, Alejandro Cavallo dijo a El País que el índice cayó por segundo mes consecutivo en el año y se mantiene en zona de moderado pesimismo. El índice de ubicó en 42,5 puntos. Por debajo de 40 hay dos zonas más: la siguiente, de atendible pesimismo y la última, de importante pesimismo.

Cavallo señaló que el año pasado hubo dos factores que afectaron la confianza de los consumidores: por un lado, la suba del dólar y por otro, un contexto regional adverso, impulsado fundamentalmente por la situación de Brasil.

"Este año no descartamos que el tipo de cambio vuelva a retomar una suba más allá de la baja de estas semanas, es más, pensamos que va a seguir subiendo. Además, el contexto no va a mejorar mucho, quizás no se deteriore tanto como el año pasado", expresó. A esos factores, para este año, se agregan dos más según Cavallo: "el crecimiento de los salarios quizás por debajo o en valores similares a la inflación y efectos en el mercado laboral que fueron intensos el año pasado y en este no serán tan fuertes, pero van a continuar en deterioro; más gradual, pero con más persistencia".

Agregó que "esa parte adicional entendemos que va a seguir deteriorando el indicador. Es más probable que esta situación de relativa estabilidad de los últimos meses pueda tener una corrección a la baja".

Esa nueva caída de la confianza se verificaría para el economista en la predisposición a la compra de bienes durables y también en la situación económica personal. Este último subíndice ha mostrado un deterioro aunque no tan fuerte como el primero.

"La situación personal está en 53 puntos; quiere decir que todavía hay un poco más de familias o consumidores optimistas que pesimistas", indicó. Esa percepción sobre la situación personal podría caer en la medida que las personas pierdan su trabajo u observen que sus ingresos no crecen al mismo ritmo que tiempo atrás.

Inflación.

El informe expresó también que el primer trimestre del año culminó con un promedio de expectativas de inflación de los consumidores un 19,9% mayor al del mismo trimestre de 2015. "Tras alcanzar en junio (del año pasado) el máximo valor desde que se computa, el índice de expectativas de inflación de los consumidores se ha mantenido en zona de atendible pesimismo, bordeando en marzo, con un valor de 69,9, la zona de importante pesimismo", sostuvo el reporte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)