NUEVOS NEGOCIOS

Mientras la caída del turismo golpea la economía, Aruba mira su refinería inactiva

Las autoridades están en conversaciones con una empresa estadounidense para construir una terminal de importación de gas natural licuado.

Aruba. Foto: Pixabay.
La caída del 67% de las llegadas de turistas fue devastadora para las pequeñas empresas. Foto: Pixabay.

Un colapso en el turismo debido a la pandemia del coronavirus llevó a Aruba a una de las mayores contracciones económicas del mundo, que empujó a la isla caribeña a intentar diversificarse más allá de su imagen de sol y la playa, es decir, reiniciar su refinería inactiva desde hace años.

La ayuda de los Países Bajos ayudó a financiar un programa de estímulo, mitigando el impacto en los trabajadores y las empresas de una contracción del 25,5% de la economía en 2020, sólo detrás de Libia, Maldivas y Venezuela, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero los subsidios provocaron a un aumento del déficit fiscal de Aruba al 17% del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo al FMI. Expertos y residentes dicen que la isla debería diversificar su economía para garantizar que el gobierno equilibre su presupuesto sin la ayuda holandesa.

La caída del 67% de las llegadas de turistas fue devastadora para las pequeñas empresas como Aruba Bob Snorkeling, que solía realizar múltiples recorridos un día antes de la pandemia.

"Cuando apareció el COVID, simplemente se derrumbaron a una vez al día, una o dos veces por semana, y luego a nada", dijo el instructor Jesús Maduro, de 30 años, mientras tomaba café bajo la sombra de paneles solares en el patio trasero de la compañía lleno de árboles.

Pero la compañía mantuvo los pagos de alquiler y electricidad gracias a los subsidios trimestrales de 4.000 florines (US$ 2.247,19) dados por el gobierno. El dinero ayudó a evitar los cierres de empresas por debajo de los niveles de 2019, según Martijn Balkestein, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Aruba.

Como país parte del reino de los Países Bajos, Aruba está recibiendo ayuda de Amsterdam, que acordó cubrir las necesidades de financiamiento durante la pandemia, las que dependían de las reformas económicas, como los recortes de los salarios del sector público implementados el año pasado.

Pero los funcionarios han dicho que en última instancia esperan que Aruba, así como Curazao y Sint Maarten, que son parte del Reino de los Países Bajos, pero que tienen autonomía sobre los asuntos internos, sean autosuficientes.

Fitch Ratings califica la deuda de la isla en BB, por debajo del grado de inversión. En 2012, Aruba emitió un bono de US$ 253 millones con un rendimiento del 4,625% con vencimiento en 2023.

Instructor de buceo Jesús Maduro, copropietario de Aruba Bob Snorkeling. Foto: Reuters.
Instructor de buceo Jesús Maduro, copropietario de Aruba Bob Snorkeling. Foto: Reuters.

Reinicio de la refinería

Tras cerrar sus fronteras en marzo de 2020, la isla reabrió para el turismo en junio para visitantes que presenten una prueba negativa para el coronavirus. El país ha reportado unos 10.324 casos de COVID-19 y 92 fallecidos.

Pero los empresarios locales no confían en un repunte inmediato del turismo para restaurar las finanzas del gobierno, y la Asociación de Hoteles y Turismo de Aruba pronostica que la ocupación hotelera se mantendrá a menos de la mitad de su capacidad en 2021.

"La pandemia muestra claramente a todos los que viven en Aruba que no podemos confiar en un solo pilar", dijo Balkestein.

Bajo esa premisa, las autoridades están en conversaciones con una empresa estadounidense para construir una terminal de importación de gas natural licuado, en un terreno de la refinería que está inactiva desde 2012. Otra empresa busca reiniciar la planta.

En 2012, el antiguo operador de la refinería, Valero Energy Corp, que tiene su sede en Estados Unidos, la abandonó por las bajas ganancias.

Aún así, algunos residentes esperan que su reactivación pueda revertir la suerte de San Nicolas, una ciudad con una refinería en ruinas en el extremo sureste de Aruba, a la que se llega a media hora en automóvil entre deslumbrantes hoteles y casinos con playas vacías que salpican la costa oeste de la isla y cuyas calles, flanqueadas por murales, están bordeadas de bares cerrados.

"Como pueden ver, es una ciudad fantasma", dijo Kendrick Kock, propietario de un taller de reparación de teléfonos celulares que vio caer las ventas en un 50% el año pasado, lo que lo llevó a despedir a sus dos empleados. "Si no abren la refinería pronto, esto capítulo se cerrará para San Nicolas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error