GRADO INVERSOR

La calificadora Moody’s mantuvo la nota de Uruguay, ¿qué evaluó sobre el COVID-19?

La calificadora de riesgo Moody’s analizó la situación económica uruguaya, el impacto del COVID-19 y qué esperar.

Liquidez: Uruguay con fondos para cubrir vencimiento de deuda.
Foto: Archivo El País.

La calificadora de riesgo Moody’s mantuvo la nota de la deuda uruguaya en Baa2 (un escalón por encima del mínimo dentro del “grado inversor”) y con perspectiva “estable”.

Esa perspectiva “equilibra las presiones fiscales y económicas subyacentes negativas con nuestro supuesto de que la nueva administración implementará reformas económicas y fiscales estructurales que contrarrestarán la erosión actual de la economía y la fortaleza fiscal de Uruguay”, indicó la agencia en un comunicado.

“La pandemia del coronavirus ha profundizado la dinámica ya existente de gastos crecientes e ingresos estancados que habían estado generando déficits más amplios desde finales de 2018. Si bien esperamos que la actividad económica se recupere en la segunda mitad de 2020, el impacto de la pandemia de coronavirus será significativo (con una caída prevista del Producto Interno Bruto -PIB- de 3,3% para este año). Para todo 2020, esperamos que el déficit supere el 7% del PIB”, afirmó.

Moody’s se refirió a la aprobación de la ley de urgente consideración y a dos aspectos que importan para el déficit fiscal. “El primero fue la creación del marco legal para una regla fiscal, que ahora está siendo desarrollada por las autoridades. El segundo fue la creación de un comité de expertos encargado de explorar alternativas de reforma de las pensiones. Cuando estas dos iniciativas se materialicen, pueden resultar positivas (para reducir el déficit) si abordan las presiones estructurales de la inflexible composición del gasto en rubros que han incrementado los déficits fiscales en los últimos cinco años”, evaluó.

“Sin embargo, en la actualidad nuestra atención se centra en el próximo Presupuesto quinquenal que la administración tiene previsto presentar al Parlamento el 31 de agosto a más tardar. Las autoridades han manifestado públicamente su intención de buscar la consolidación fiscal” y las metas que se propongan y el cumplimiento de las mismas, “serán un factor clave en nuestro análisis de la calidad crediticia de Uruguay”, advirtió Moody’s.

Según la calificadora, “el perfil crediticio de Uruguay se sustenta en su moderada fortaleza económica e institucional. Uruguay tiene niveles de ingresos relativamente altos y un potencial de crecimiento (de la economía) de alrededor del 2,5%. El crecimiento ha sido débil en los últimos años y pronosticamos una recesión inducida por el coronavirus en 2020. Un crecimiento menor al potencial y una rigidez significativa del gasto limitan la capacidad de las autoridades para cumplir los objetivos fiscales. Las métricas de deuda se han deteriorado en los últimos años y los planes de consolidación fiscal más allá de 2020 siguen siendo clave para respaldar el perfil crediticio del soberano”.

La deuda del gobierno central como porcentaje del PIB pasó de 48% en 2016 a 56,4% el año pasado. La calificadora prevé que ese deterioro siga hasta alcanzar 65% del PIB este año, para moderarse mínimamente en 2021 a 64,7% del Producto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados