DEUDA

Calificadora de riesgo ratifica grado inversor de Uruguay y le marca deberes a Lacalle Pou

La calificadora de riesgo DBRS Morningstar ratificó el grado inversor de la deuda uruguaya y marcó los desafíos del gobierno electo para mantenerlo.

Sede de la calificadora DBRS. Foto: Archivo
Sede de la calificadora DBRS. Foto: Archivo El País.

La calificadora canadiense DBRS Morningstar ratificó la nota de la deuda uruguaya en BBB-, el mínimo dentro del grado inversor, con perspectiva “estable”.

Según el comunicado emitido ayer por DBRS Morningstar, la calificación incorpora “los sólidos fundamentos políticos y económicos de Uruguay, compensados por las continuas presiones fiscales”.

La calificadora destacó que “el entorno político se caracteriza por instituciones públicas de alta calidad, bajos niveles de corrupción y una formulación previsible de políticas macroeconómicas, todo lo cual constituye una fuente importante de fortaleza crediticia”.

Agregó a esas fortalezas, “las amplias reservas de divisas, la gestión conservadora de la deuda pública y la buena regulación del sistema bancario” y el hecho de que “a pesar de una recesión profunda y prolongada en la vecina Argentina, Uruguay registró un crecimiento positivo en los primeros tres trimestres de 2019”.

Más allá de esto, “la evolución de las calificaciones, hacia arriba o hacia abajo, dependerá de la capacidad del próximo gobierno para colocar las finanzas públicas en una trayectoria más sostenible”, apuntó.

“La administración entrante de (Luis) Lacalle Pou tiene como objetivo endurecer la política fiscal y aprobar la reforma de las pensiones, lo que podría mejorar sustancialmente las perspectivas de las finanzas públicas. Sin embargo, implementar la agenda de reformas podría ser un desafío político”, señaló DBRS Morningstar.

“Además de un ajuste fiscal, que se complica por la rigidez de las partidas de gastos clave, se necesita una reforma de las pensiones para preservar la sostenibilidad de las finanzas públicas. En ausencia de medidas de reducción del déficit, la dinámica del presupuesto seguirá siendo un desafío, ya que los índices de deuda pública aumentarán gradualmente en el mediano plazo”, remarcó.

Para la calificadora, “si la próxima administración implementa una consolidación duradera en las cuentas fiscales, las calificaciones podrían experimentar una presión al alza”.

Pero, “por otro lado, las calificaciones podrían experimentar una presión a la baja si la dinámica del presupuesto continúa deteriorándose o si los amortiguadores externos se erosionan con el tiempo, lo que debilita la resistencia de Uruguay a los shocks adversos”, argumentó.

DBRS junto a Fitch son las dos que tienen a Uruguay en el mínimo del grado inversor. Standard & Poor’s, Moody’s y R&I lo ubican uno por encima.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)