EN PROBLEMAS

Dos calificadoras de riesgo ponen a Argentina en default

FitchRatings y Standard & Poor’s tomaron la decisión luego que el nuevo gobierno pospuso el pago de títulos públicos.

Fitch es la segunda calificadora en mejorar la nota argentina. Foto: Reuters
“Argentina ha incumplido sus obligaciones soberanas", dijo la comunicación de Fitch. Foto. Archivo

Las calificadoras de riesgo FitchRatings y Standard & Poor’s colocaron anoche la nota de la deuda soberana argentina en “default restringido”, luego de que el nuevo gobierno pospuso el pago de Letras del Tesoro.

En efecto, el gobierno oficializó ayer que postergará por otros ochos meses el pago de Letras del Tesoro de corto plazo en dólares (Letes) que ya había postergado su antecesor Mauricio Macri meses atrás.

“Argentina ha incumplido sus obligaciones soberanas y lo ocurrido constituye una ‘reestructuración de deuda en problemas’”, dijo la comunicación de Fitch.

Para la agencia “no se puede descartar que la Argentina caiga en una cesación de pagos o disponga algún otro tipo de cambio unilateral” en los contratos con acreedores.

En tanto, Standard & Poor’s (S&P) señaló que la prórroga unilateral de vencimientos de las letras en dólares constituye un incumplimiento según sus criterios.

Esta calificadora apuntó además que se mantiene la incertidumbre sobre la estrategia general de manejo de deuda de Argentina, particularmente para los vencimientos en pesos de las próximas semanas.

Las agencias toman la decisión 10 días después de que asumió el gobierno de centroizquierda del presidente Alberto Fernández.

Fitch ya había tomado una medida similar en agosto cuando las autoridades también habían prorrogado un pago, pero luego volvieron a subir la nota a “CC”.

La administración Fernández promulgó ayer un decreto por el que posterga los pagos de amortizaciones de Letras del Tesoro (Letes) que comenzaban a vencer desde hoy hasta el 31 de agosto de 2020, debido a la crisis que enfrenta el país.

Así, difiere unilateralmente pagos por unos US$ 8.100 millones en total, ya que si bien el stock total de estos títulos supera los US$ 9.000 millones, se mantiene la excepción a los títulos en manos de individuos o provincias.

La versión actual del reperfilamiento dispuesta por el ministro de Hacienda, Martín Guzmán, es más dura: los patea ocho meses, sin cancelaciones parciales. (En base a Reuters y La Nación GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados