RECLAMOS DEL SECTOR

Cámara de Turismo anticipa una “guerra de precios” para la próxima temporada en Uruguay

La Cámara Uruguaya de Turismo sostiene que “la situación” del sector “es apremiante”, no ve mejoras de cara a la próxima temporada y por ello anticipa que se producirá una “guerra de precios” para “captar lo poco que viene”.

Vista aérea de la Playa La Balconada de La Paloma. Foto: Fernando Ponzetto
La que pasó marcó una caída de actividad de entre 30% y 35% y los empresarios no ven que mejore para la próxima. Foto: Fernando Ponzetto

Hace varios años se posicionó como una de las principales actividades del país, pero actualmente el turismo atraviesa una “situación apremiante” con baja rentabilidad, cierre de establecimientos, recorte de empleos y “competencia desleal” de las plataformas digitales de alquiler (como Airbnb). Sobre esa realidad y el abanico de posibles soluciones para reactivar al sector, versó la comparecencia hace unos días de la Cámara de Turismo en el Parlamento.

El presidente de la gremial, Juan Martínez sostuvo que la temporada de verano “tuvo un impacto muy complicado, muy negativo”. Explicó que los números oficiales del Ministerio de Turismo mostraron una baja de entre 30% y 35% en la actividad, pero ese promedio “esconde realidades distintas”, como que el movimiento en Canelones y Rocha tuvo “casi un 50% de caída”.

Con “esos números la ecuación se complica, sobre todo cuando los costos internos no acompañan y hay que absorberlos”, indicó al comparecer en la Comisión de Turismo de Diputados.

Entre los impactos por la mala temporada, Martínez puso el foco en el empleo: hay un 26% más de personal en el seguro de paro (comparando abril de 2019 con un año atrás) y en hotelería la cifra llega a 70% más.

El “castigo” que sufre la actividad, según el presidente de la Cámara de Turismo, está relacionado a los problemas económicos que sufren los países vecinos. “En temporada estival entre Argentina y Brasil conforman el 80% de nuestros visitantes. Que esos países estén mal, sin duda, repercute en nosotros. Por más esfuerzos que hagamos de toda índole, promocional, de precios, tour, ferias, visitas, se hace muy cuesta arriba”, manifestó.

Los coletazos no son solo en temporada, sino también en destinos que “no son tan zafrales”, como Montevideo y Colonia.

Martínez comentó que “por más inflación (alta) que haya tenido Argentina, su devaluación nos lleva a que sigamos manteniendo una diferencia de competitividad”, mientras que en el caso de Brasil la relación de precios “se ha estabilizado un poco luego de pasar una tormenta política, pero económicamente seguimos en las mismas condiciones”. El mayor aumento del dólar en los vecinos, hace que Uruguay sea más caro para esos turistas.

“No creemos que para la próxima temporada de verano haya un cambio significativo en la realidad económica de Argentina que nos permita augurar una mejora (en la actividad turística) con relación a la anterior”, remarcó el presidente de la Cámara de Turismo.

Tomando en cuenta esa realidad, auguró que “para captar lo poco que viene”, en el sector se desatará una “guerra de precios” -graficó que se empiezan “a bajar las tarifas para sacarle clientes al de al lado”-, un camino “poco correcto que conduce a mal puerto”.

Martínez dijo que “hace un año una tarifa de una habitación promedio de un hotel cuatro estrellas en Montevideo rondaba los US$ 90 y hoy anda en US$ 40; por más que haya subido el dólar, está claro que la ecuación (de rentabilidad) no va a dar nunca”.

Agregó que el empresario turístico “que depende del verano y tiene una mala temporada, tiene que esperar la revancha el año siguiente y no veo que el próximo verano tenga una perspectiva distinta”.

El presidente de la gremial señaló que si no hay “un rol más protagónico” y “un accionar más proactivo” de autoridades y empresarios trabajando en conjunto en busca de soluciones, “la actividad va a quedar relegada”.

Las acciones que pide el sector turismo.

Uno de los mayores reclamos del sector turístico es regular la “competencia desleal” que entienden sufren de las plataformas que intermedian para el alquiler de inmuebles. Tal como dio cuenta El País días atrás, las gremiales han presentado distintos proyectos de ley al Parlamento para regular la actividad del arrendamiento de inmuebles con fines turísticos, creando un registro y apostando a un método similar al utilizado por la Intendencia de Montevideo para cobrar impuestos a Uber.

Es que si bien la Dirección General Impositiva (DGI) ya cobró US$ 18,4 millones de IVA e Impuesto a la Renta a las aplicaciones que operan en el país entre enero y mayo, una fuente oficial indicó a El País que en el sector de alojamientos había empresas no registradas y que se procedería a fiscalizarlas.

Turistas en Rocha. Foto: Archivo El País
Turistas en Rocha. Foto: Archivo El País

Martínez les reclamó a los legisladores por “el poco avance” de estos proyectos de ley. También comentó que el Ministerio de Turismo “ha pretendido mantener conversaciones con autoridades” de la plataforma de alojamiento más popular, Airbnb, y “no ha obtenido resultados, esa negativa se ha convertido en una tomadura de pelo por parte de la empresa”.

Para dimensionar los impactos del informalismo, el asesor legal de las gremiales, Julio Facal, informó que cuando en abril pasado se organizó en Punta del Este el triatlón internacional Ironman “el 95% de los turistas que vinieron se alojaron a través de Airbnb”.

A su vez, el presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes (AHRU), Francisco Rodríguez, cuestionó que “se pasa por encima de la seguridad de los demás moradores de los edificios, que tendrían que estar en conocimiento de que se reciben personas que no están registradas en ningún lugar y sobre las que no hay ningún control. Los hoteleros tenemos que registrar a todas las personas y comunicar todos los problemas. Se ha dado el caso, de que gracias a esa información que recibe el Ministerio del Interior, se ha detectado a personas perseguidas por la Justicia”.

Lo que pretenden es que tanto a nivel del registro de arrendamientos como en materia fiscal, las plataformas y quienes operan a través de ellas tengan requisitos similares a “los hoteles y los alojamientos turísticos”.

Respecto a los temas laborales y de costos, Martínez comunicó que han mantenido contactos con el gobierno. De los encuentros con el Ministerio de Turismo surgió “una rebaja de tarifas de UTE y OSE, pero lamentablemente abarca a un número muy reducido de establecimientos, por lo que el beneficio es parcial” y se trabaja “para ampliar el espectro”.

Con el Ministerio de Trabajo se pretende “encontrar algún régimen distinto en cuanto al seguro de desempleo, para ampliar los meses o para que sea parcial, es decir, que abarque medio horario de trabajo durante el invierno para mantener el recurso humano, que es el capital más grande que tenemos en las empresas”.

Otros puntos planteados fueron la conectividad aérea -“Uruguay tiene que traer líneas aéreas para captar público extra- región”, dijo Martínez-, la falta de atracciones en el rubro “entretenimiento y compras” -que suelen buscar especialmente los turistas brasileños-, y los atrasos en los pasos de frontera.

Migraciones “sin tanta burrocracia”
Sino “vamos a seguir en el siglo XIX” y “ya corre el “siglo XXI”
turistas fray bentos operativo retorno rutas

Los empresarios del turismo hicieron notar a los legisladores los “problemas” con los trámites en Migraciones para ingresar al país, con “largas colas que se forman en los cruces fronterizos”. Reconocieron las obras que se emprendieron para mejorar esto y “dar más confort a quien espera, porque no había ni un baño” en los pasos de frontera, pero pidieron “dar un paso más”. Juan Martínez, presidente de la gremial del sector, planteó usar a favor la tecnología y “hacer un check in previo por Internet y cuando se llega a la Aduana simplemente se presenta el código QR en el celular y se ingresa como si se tratara de un peaje” -ante una consulta de un diputado, aclaró que este sistema está vigente para salir de Uruguay pero “viniendo del lado argentino no”-. Este tipo de soluciones son “a las que apunta el mundo, de lo contrario vamos a seguir en el siglo XIX y ya está corriendo el siglo XXI”. Por otra parte, respecto al trámite que deben hacer los extranjeros que visitan la región, Martínez señaló que “hoy si un chino quiere ir a Paraguay y a Uruguay tiene que sacar dos visas, lo mismo si va a Argentina o Brasil”. Pidió “trabajar para facilitar el ingreso a la región, para que una vez que (un turista) ingrese se pueda movilizar sin problemas” dentro del Mercosur, y sostuvo que se trata de algo “fundamental si queremos romper la alta dependencia que tenemos de los vecinos”. Para cerrar, el presidente de la Cámara de Turismo brindo un mensaje contundente: “Ojalá algún día tengamos un Mercosur integrado, en el que se pueda cruzar de Argentina a Uruguay sin tanta burrocracia, con doble erre”.

Preocupación por vacaciones

El presidente de la Cámara de Turismo, Juan Martínez, dijo que preocupa al sector algunos dichos de autoridades de la educación planteando acortar las vacaciones de julio y eliminar las de septiembre. “Entendemos que la educación es prioritaria para el país, pero las vacaciones son fuente de trabajo para otros, en este caso la actividad turística. Creo que se pueden lograr los 180 días famosos de currícula sin afectar esta actividad que tanto moviliza hacia afuera y hacia adentro”, manifestó. Al tiempo que Fernando Cambón, vicepresidente de la gremial y representante de la Asociación de Agencias de Viaje, expresó que no se pide por las vacaciones “para viajar al exterior, sino para fomentar el turismo nacional”. Explicó que “se necesitan días libres para movilizar esa maquinaria” y subrayó que el turismo local resulta clave para contrarrestar los “números en rojo” del sector producto de lo que ocurre en los países vecinos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)