Billetes y monedas con menos uso

Cambio cultural en la forma de pagar de los uruguayos

Del billete y el cheque al “PIN y verde”, transferencias y el dinero electrónico.

Débito: esos plásticos pasaron más de 72 millones de veces en el primer semestre del año por los POS (el aparato) para realizar pagos. Foto: Fernando Ponzetto
Débito: esos plásticos pasaron más de 72 millones de veces en el primer semestre del año  Foto: Fernando Ponzetto

De cada $ 100 que se utilizaron para pagar productos o servicios en el primer semestre del año, casi $ 40 se hicieron por algún medio electrónico, prescindiendo por completo del billete, la moneda o el cheque.

A su vez, dentro de las tarjetas, la de débito está cerca de igualar a la de crédito en cantidad de operaciones. Hace cuatro años, la cantidad de operaciones con tarjeta de crédito eran 10 veces las realizadas con débito.

La explicación del Banco Central (BCU) —incluida en el Reporte del Sistema de Pagos Minorista del primer semestre divulgado ayer— es que "se asiste a un cambio cultural en hábitos de pago" como "consecuencia de las políticas de inclusión financiera que vienen siendo impulsadas en el país".

El BCU elabora el Índice de Pagos Electrónicos vs Tradicionales (IPET). Este compara la utilización de los instrumentos de pagos electrónicos en modalidad contado (no incluye tarjeta de crédito por ejemplo) con los mecanismos tradicionales (retiros de efectivo en cajeros automáticos y cheques). Ese índice llegó a 38, es decir de cada $ 100 pagados, $ 38 se hacen mediante medios electrónicos y $ 62 por vía tradicional. Un año atrás, los pagos electrónicos eran $ 31 de cada $ 100 y dos años atrás, $ 24 de cada $ 100.

Así, mediante transferencias bancarias, tarjeta de débito, débitos directos, dinero electrónico, pagos móviles, pagos web, se abonaron US$ 30.369 millones en el primer semestre. Eso es 23,9% más que en igual período de 2017.

En tanto, se retiraron de cajeros automáticos y se pagaron vía cheques US$ 50.596 millones en el primer semestre, es decir 9,1% menos que en el mismo lapso de 2017.

Transferencias.

El BCU destacó que hay una "profundización en la tendencia" a utilizar "transferencias electrónicas en detrimento del cheque —su sustituto natural— y probablemente de las operaciones en efectivo". La relación transferencia cheque fue de 2,9 en el primer semestre (por cada cheque emitido se hicieron casi tres transferencias).

Esto refleja "mayormente los efectos derivados de la ley de Inclusión Financiera (prohibe hacer ciertos pagos en efectivo, también obliga a abonar sueldos por medios electrónicos, lo que requiere realizar transferencias de las empresas a las cuentas de los trabajadores, entre otros).

Tarjeta de débito.

El "PIN y verde" está cada vez más arraigado. En el primer semestre de 2016 se hicieron apenas 4.074.552 operaciones con tarjeta de débito por US$ 222 millones. En el primer semestre de 2018, la cantidad de operaciones fue de 72.877.298 por US$ 2.671 millones. Es decir, en cuatro años la cantidad de compras con este plástico se multiplicó por 17 veces y el monto gastado por 12 veces.

Si se compara frente al primer semestre de 2017, el crecimiento en cantidad de operaciones fue de 62% y en monto de 38%. Lo que, según el BCU, sugiere que "más allá del incremento en el nivel de actividad, se asiste a un cambio cultural en hábitos de pago de los agentes" por la inclusión financiera (más personas que cobran su sueldo con tarjeta y descuento de 4 puntos de IVA en las compras con ese plástico).

El BCU remarcó además que llega a "niveles muy similares que los registrados para utilización de tarjetas de crédito".

Tarjeta de crédito.

En el primer semestre del año, se realizaron 73.872.965 operaciones con tarjeta de crédito, apenas 1,3% más que las realizadas con tarjeta de débito, cuando hace cuatro años eran 955% más.

El monto gastado con este plástico alcanzó a US$ 3.140 millones en el primer semestre.

Dinero electrónico.

Este instrumento que puede ser general (funciona como una tarjeta de débito a la que se pre-carga el monto), de alimentación (sustituyó al ticket alimentación) o mixto, registró 15.280.290 operaciones en el primer semestre del año, un 81% más que en igual período del año pasado.

Bajo esta modalidad, los uruguayos gastaron US$ 752 millones en el primer semestre.

El 45% de las operaciones y el 76% del monto corresponde a dinero electrónico mixto. A su vez 41% de las operaciones y 15% del monto es de alimentación y 14% de las operaciones y 9% del monto corresponde a dinero electrónico general.

Cheques.

Si el cheque perdió pie en cantidad de operaciones frente a la transferencia electrónica, aún sigue siendo el "rey" en montos pagados, con un total de US$ 43.514 millones en el primer semestre del año.

Según el BCU esto se debe a que "si bien se ha venido constatando una disminución gradual de los costos asociados a transferencias bancarias", aún el cheque es más "barato".

Además, el Central recordó que "no existe al día de hoy otro instrumento de pago que pueda sustituir a cabalidad las características del cheque de pago diferido, por lo que esto podría representar un factor adicional para favorecer su permanencia en el sistema". Hay proyectos para establecer transferencias bancarias diferidas, pero aún no están listos.

Cajeros.

La cantidad de operaciones a través de cajeros automáticos (retiro en efectivo, operaciones de pago, depósitos, transferencias, etc.) prácticamente se mantuvo respecto a enero-junio de 2017 y el monto de efectivo retirado mostró un crecimiento marginal de 1,7% para un total de US$ 7.082 millones.

Más pagos por móvil e Internet

En el primer semestre de 2018 el BCU verificó un incremento interanual de 45% en las transacciones que se inician desde un dispositivo móvil —son cifras parciales ya que no se reportan todos los pagos bajo esta modalidad—. Así continúa "la tendencia observada en los últimos semestres", destacó el regulador. Los pagos vía móviles son mayormente en moneda nacional (95%). Mientras que las transacciones de productos y servicios realizados a través del canal de banca por Internet crecieron 52% interanual y 25% frente al semestre final de 2017. En línea con estos números, en el período subió entre 20% y 27% la base de usuarios que utilizan estos canales para el pago. Por otra parte, el BCU contabilizó un total de 673 cajeros automáticos en todo el país y 1.564 dispensadores de efectivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º