ARGENTINA Y URUGUAY DIALOGAN

Ya tenemos el canal más profundo del Plata

Al término de las obras de dragado bajo la autoría de recursos especializados chinos, tenemos que decirlo alto y fuerte.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

El puerto de Montevideo dispone ya de un canal de acceso a su puerto de 42,2 kilómetros de extensión, casi tocando el océano Atlántico, que por tener características de profundidad y anchura excepcionales, lo han convertido en el puerto más privilegiado y confiable del Río de la Plata y, a la vez, el más económico de navegar.

No lo hay ni en Argentina ni en el sur del Brasil que tenga 12,60 metros de profundidad al cero, y mucho menos con una anchura, o solera, de 140 metros en toda su extensión, aunque hay un tramo de seis kilómetros donde su anchura llega a los 260 metros, como para que se puedan cruzar dos naves con total seguridad.

Es, sin dudas, un logro muy importante que ha conseguido el país con visión e inversión, considerando las aguas del puerto y los canales de acceso a los mismos objetivos de seguridad prioritarios, entendiendo esta temática como un asunto globalizado, a menudo bajo la lupa de las líneas navieras con sus gigantescas unidades que no paran de crecer. Así que las seis principales líneas navieras del mundo que hacen escala en Montevideo deben recibir estos datos con satisfacción para poder llevar adelante sus permanentes cambios logísticos, objetivo prioritario en un puerto de servicios, y entender que una industria marítima está en permanente innovación.

A riesgo de repetirnos, insistimos en que nuestro canal de acceso de 42 kilómetros de extensión es una bicoca para las grandes naves, porque en cuestión de cuatro horas y poco más de navegación un barco puede estar operando en la terminal de contenedores con el mínimo consumo de combustible.

Y que nos perdonen nuestros hermanos argentinos por tomarlos como referencia, pero un barco que desde el Atlántico demande Buenos Aires, debe navegar algo así como 240 km, o sea cerca de 12 horas metiendo máquina siempre dentro del canal, lo que quema mucho combustible. Y, sin dudas, las nuevas características técnicas de nuestro canal de acceso deben satisfacer también por su profundidad y anchura a los capitanes de los grandes barcos portacontenedores y a los prácticos uruguayos cuando los entren y los saquen.

Dimensiones.

Las nuevas dimensiones en cuanto a la anchura del canal (solera) son del km 0 (Montevideo) al km 3,45: 140 m; del km 3,45 al km 6: 230 m; del km 6 al km 12,3: 260 m; del km 12,3 al km 42,2: 140 metros. Y, si mal no recordamos, en 10 kilómetros más allá del km 42,2, ya hay profundidades de oceáno.

Como ya dijimos, a una profundidad de 12,60 metros al cero, la nueva solera o anchura del canal está dada a la altura del fondo del casco del barco.

Estas diferencias en una extensión de 12 kilómetros fueron proyectadas justamente en el tramo en donde nuestro canal, a poco de salir de Montevideo, hace una curva en dirección al este y donde también se producen corrientes en contra, cambios que se hicieron para facilitar el desplazamiento de los grandes barcos de hoy cuyas esloras ya están pasando los 300 metros.

Y vale la pena recordar que también esa curva es funcional para los barcos que eventualmente entren a navegar para o desde el próximo puerto Puntas de Sayago, a través de un canal cortito que atraviesa la bahía en una extensión de 6-7 kilómetros, también a 12,60 metros de profundidad, y que originalmente fuera pensado para los barcos gaseros. Es un canal que entronca con el que va a Montevideo a la altura del kilómetro 3. Estas modificaciones fueron proyectadas por una empresa holandesa y por nuestros prácticos a pedido de Gas Sayago que, además, solventó los gastos derivados y asumió la construcción de este pequeño canal de unos siete kilómetros de extensión.

Por último, nos gustaría volver a remarcar que entre el kilómetro 6 y el 12,3 del canal la anchura del talud es de 260 metros, lo que facilitaría en ese tramo el pasaje de dos barcos, o sea que aquí habría un área de seguridad para el cruce de barcos. La operación de dragados la hizo la empresa china Shanghai que en estos 14 meses utilizó dos dragas: al principio la “Xin Hai Hu 9” y, posteriormente, la conocida draga “3001”. Dicho sea de paso, estas dos dragas y otras chinas fueron reparadas y mantenidas en los talleres navales Tsakos.

En definitiva y volviendo al centro de lo que deseamos destacar, es que Montevideo es el único puerto en el Río de la Plata que dispone de un canal de acceso dragado a 12,60 metros de profundidad, lo cual lo prestigia. Y no nos hemos olvidado en esta política de dragados que hay que incluir otros tres o cuatro kilómetros, también ejecutados por dragas chinas, de un canal que va hasta la terminal granelera TGM donde pronto se estarán completando los barcos con graneles uruguayos y extranjeros; ya se han hecho varias experiencias preparatorias con total éxito. Y este es otro cambio en el puerto de Montevideo a partir de este 2016.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)