INE

Golpe al mercado laboral: empleo cayó 3,3 puntos porcentuales en marzo, primer mes de la pandemia

En marzo se confirmaron los primeros casos de COVID-19 y, en ese mes, la tasa de empleo fue 53,1% tras registrar una caída de 3,3 puntos porcentuales con respecto a febrero.

Foto: Darwin Borrelli
Foto: Darwin Borrelli

En marzo la tasa de empleo —porción de personas empleadas con respecto a la población en edad de trabajar— bajó 3,3 puntos porcentuales con respecto al mes anterior. El índice marcó 53,1% y en febrero había sido 56,4%.

En el informe que publicó el INE se explica que hubo un cambio en la metodología a partir del 1° de abril. Como consecuencia, "hasta que no se realicen estudios que permitan descartar o medir los sesgos producidos por los cambios en la operativa de la encuesta, las estimaciones que ofrece la Encuesta Continua de Hogares no presencial no son estrictamente comparables con la Encuesta Continua de Hogares presencial (habitual)".

Por otra parte, la tasa de desempleo —personas desocupadas respecto a la población económicamente activa— fue de 10,1%, según datos divulgados este viernes por el Instituto Nacional Estadística (INE). 

Con respecto a febrero de 2020 (10,5%) cayó 0,4 puntos porcentuales. Sin embargo, se vuelve a aclarar que, por las modificaciones que se hicieron en el método de recolección de datos, las cifras no son comparables.

Si se observa la tasa de actividad —porcentaje de la población en edad de trabajar que trabaja o busca empleo— fue de 59%. En este caso la baja respecto a febrero es de cuatro puntos porcentuales.

Ocupados ausentes de sus trabajos de manera temporal

El COVID-19 generó un impacto en el mercado laboral. En marzo, mes en el que se confirmaron los primeros cuatro casos de coronavirus en Uruguay, parte de los locales comerciales decidieron cerrar sus puertas y otro tanto de empresas tuvieron que reacomodarse.

Dada la emergencia sanitaria, el informe del INE publicó un nuevo indicador con el objetivo de ver cuáles son los ocupados ausentes temporalmente de sus trabajos. ¿Quiénes son estas personas? Son aquellos que, sin haber trabajado la semana anterior a la encuesta, tienen un vínculo con la empresa. Las razones pueden ser que son beneficiarios del seguro de desempleo, suspensión laboral, entre otras. Para la clasificación "se valora la fuerza del vínculo con el puesto de trabajo". Asimismo, están incluidos los que se tomaron licencias. 

En marzo, la cantidad de ocupados ausentes de sus trabajos de manera temporal representó el 9,4% del total. Durante el mes se registró un aumento de estos al pasar de las semanas. En la primera semana era un 5,5%, en la segunda un 6,6%, en la tercera un 8,1% y en la cuarta un 17,6%.

El INE también publicó cuáles fueron los motivos de ausencia del trabajo. Un 21,8% estaba suspendido por el contexto de emergencia o encontrarse en cuarentena. Luego, un 21,5% fue enviado al seguro de paro especial o común y, en febrero, la cantidad en la misma situación era un 5,7 %.

"Como suele suceder todos los meses del año, la licencia es la principal causa de ausencia de los ocupados. Pero mientras en marzo del año pasado este motivo representaba al 68,6 % de los ocupados ausentes, para el 2020 este motivo cae al 44,2%", agrega el informe.

Por otra parte, según datos divulgados por el BPS, en marzo se registró un aumento del número de beneficiaros del subsidio por desempleo daba una pauta del escenario. En febrero había unos 45.000 beneficiarios y la cifra se elevó a 124.000 personas en marzo.

Este viernes el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, dijo que actualmente hay unas 200.000 personas en el seguro de paro y que en la medida que la economía sufrió "un golpe muy grande" en las empresas, hoy "el riesgo es que los envíos al seguro de paro se conviertan en despidos".

Entrevistado por Informativo Sarandí, Mieres dijo que "va a llegar un punto en que el seguro de paro se vence y queremos monitorear qué prorrogas se dan en qué condiciones, cómo ayudamos y cómo generamos criterios para un horizonte de reincorporación de sectores".

Asimismo, el ministro explicó que gran parte de los 200.000 trabajadores procesaron el ingreso al seguro de paro "en la segunda mitad de marzo y abril" y sus plazos vencen a fin de julio y principios de agosto. En ese sentido, dijo que ahora se debe "trabajar para que esos puestos de trabajo no se conviertan en despidos".

En febrero, previo a la llegada del COVID-19, el mercado laboral ya estaba resentido. En ese momento hubo una mayor cantidad de personas que se volcaron al mercado de trabajo y se destruyó empleo, por lo que, como resultado, aumentó el desempleo. En ese mes la tasa de desempleo se ubicó en 10,5%.

Subsidio por desempleo y certificados médicos

Los beneficiarios del subsidio por desempleo también aumentaron en los siguientes meses a marzo. En febrero había unos 45.000 y la cantidad subió a 191.000 en abril y a 205.000 en mayo. 

Además, el mes pasado el instituto previsional pagó unos 75.000 subsidios a personas certificadas por razones médicas. Esto incluye a aquellos trabajadores mayores de 65 años de la actividad privada, que fueron exonerados de asistir por precaución y acceden al subsidio. El número de trabajadores certificados mantuvo cierta estabilidad desde el coronavirus, porque El País había dado cuenta que en marzo fueron unos 80.000 beneficiarios.

Según informó en el Parlamento la semana pasada el subsecretario de Economía y Finanzas, Alejandro Irastorza, se prevé un gasto de US$ 420 millones por seguros de desempleo en cuatro meses (marzo-junio) para dar atención a “unas 200.000 personas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error