Para el economista Zipitría ese es uno de los fines de las empresas públicas

La "catapulta de los fracasados"

El desempeño de las empresas públicas en Uruguay es malo. Esa fue la mayor conclusión de tres panelistas que participaron en una mesa redonda sobre eficiencia de esas empresas organizada por la Academia Nacional de Economía y el Consejo Asesor de Pharos en la Cámara de Comercio el miércoles a la noche.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Para Zipitría, "no hay consenso social sobre cuál debe ser el rol de las empresas públicas".

En sus comentarios, el ex gerente general de UTE, Alejandro Perroni y los economistas Carlos Sténeri y Leandro Zipitría desmenuzaron el funcionamiento de los entes con una mirada crítica.

Tanto Perroni como Sténeri coincidieron que pierden plata desde hace varios años y tienen un mal desempeño.

A su turno, Zipitría señaló el funcionamiento de las empresas podría ser mucho pero que el actual. Por lo tanto, "tenemos suerte, pero estamos mal", dijo. Desde su visión, explicó que se debe entender a las empresas públicas como un instrumento de la política, ya que cuando se miran de esa manera se comprende cómo funcionan.

"Los fines (de las empresas) los define el partido político. Son una catapulta de los futuros candidatos presidenciales o de los fracasados políticos", sostuvo Zipitría.

Agregó que tampoco hay consenso social sobre cuál debe ser el rol de las empresas públicas. También dijo que si se las mirara como a una empresa privada "no tendrían ninguna lógica".

"Una empresa privada quiebra; una pública no. No quebró AFE, no va a quebrar Ancap", sostuvo el economista y añadió que los entes siempre serán, de alguna manera, ayudados a subsistir.

Señaló que al contrario de las privadas, las públicas tienen múltiples organismos de control que son difusos y donde cada uno "mira lo suyo".

Allí entonces, enumeró al Ministerio de Economía, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, los ministerios sectoriales, órganos reguladores y el Tribunal de Cuentas.

"Lo que en una empresa privada se hace una vez, en una pública se hace 10. Falta coordinación de los organismos. Los reguladores están haciendo mal las cosas; deben cambiar el rol", afirmó Zipitría.

Como escenario ideal señaló que "las empresas tendrían que ser privadas, con órganos reguladores fuertes y donde el Estado debería a imponerse sobre esas empresas. Todo funcionaría bárbaro. Todo eso es imposible. Vamos a tener que convivir con las empresas públicas y aceptar entonces el grado de sus ineficiencias".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)