PROCESO DE AJUSTE MONETARIO

"Cautela" en suba de tasas ante los riesgos globales para EE.UU.

Fue la expresión que utilizó ayer la presidenta de la Fed, Janet Yellen.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los comentarios de Yellen parecen frenar la línea más dura de la Fed. Foto: Reuters

La presidenta de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Janet Yellen, dijo ayer que el banco central debería avanzar con cautela mientras pretende subir las tasas de interés, debido a que la inflación no ha demostrado ser duradera ante un contexto de riesgos globales que se avecinan para la economía del país.

En sus primeros comentarios desde que la Fed decidió mantener estables las tasas de interés hace dos semanas, Yellen nuevamente apuntó a las amenazas sobre la mayor economía del mundo, incluyendo los bajos precios del petróleo y preocupaciones sobre la economía de China.

Los comentarios, que impulsaron a las acciones y los bonos estadounidenses (ver aparte), parecieron frenar las recientes palabras de línea más dura de un puñado de sus colegas en la Fed. "Los acontecimientos en el exterior implican que cumplir nuestros objetivos de empleo e inflación probablemente requerirán un curso algo más lento para la tasa de fondos federales de lo que se anticipaba en diciembre", cuando la Fed subió las tasas de interés por primera vez en casi una década, dijo Yellen en el Economic Club de Nueva York.

"En vista de los riesgos para el panorama, considero apropiado para el Comité proceder con cautela en el ajuste de la política" monetaria, agregó, refiriéndose al panel del organismo que fija la política monetaria. En su reunión de marzo, la Fed señaló una desaceleración externa y una turbulencia del mercado a inicios de año para justificar una pausa en su endurecimiento monetario.

En ese momento, las autoridades del organismo también rebajaron sus expectativas económicas y predijeron sólo alrededor de dos alzas de tasas más este año, frente a las cuatro que proyectaron en diciembre.

Ayer, Yellen afirmó que aún espera que los contratiempos del débil crecimiento externo, los bajos precios del petróleo y la incertidumbre sobre China se calmen y permitan que continúe la recuperación económica. "Esta expectativa de un desvanecimiento de los vientos en contra", dijo, es una razón clave para que las autoridades crean que es apropiado un "incremento gradual" en las tasas.

"Las consecuencias generales para la economía de Estados Unidos debido a los acontecimientos en los mercados globales desde inicios de año muy probablemente serán limitadas", dijo Yellen.

Sobre China, recalcó que "hay mucha incertidumbre acerca de qué tan suave va a ser la transición (...) y el marco político a aplicar para gestionar las alteraciones financieras que la puedan acompañar".

Al comentar los precios del crudo, que bajó un 65% desde junio de 2014, señaló que el esperado impulso económico por esta caída no se ha producido y ha sido compensado por los efectos adversos provocados por la reducción del gasto en los países exportadores y las inversiones del sector privado.

La presidenta de la Fed afirmó que el organismo quería "anticiparse" a tal riesgo pese a que la economía estadounidense ha demostrado ser "notablemente resiliente" ante los significativos factores externos.

Algunas medidas inflacionarias han mostrado cierta fortaleza reciente, con la medición anual favorita de la Fed estable al 1,7% en febrero, pero se mantiene por debajo de la meta del 2%. Sin embargo, Yellen se mantuvo cauta. "Es muy pronto para decir si este reciente ritmo más veloz demostrará ser duradero", agregó.

El mercado de bonos repunta tras dichos.

El mercado de los bonos del Tesoro de Estados Unidos repuntó ayer y el rendimiento de la deuda referencial tocó un mínimo de cuatro semanas, luego de que la jefa de la Reserva Federal, Janet Yellen, reiteró su postura de que el banco central debería subir las tasas gradualmente de cara a los riesgos globales.

La deuda de menor madurez lideró las alzas del mercado, debido a que los operadores retrasaron sus expectativas de un aumento de los fondos federales para fines del 2016 desde mediados de año.

La rentabilidad de la deuda a dos y cinco años tocó su menor nivel en cuatro semanas, a 0,788% y 1,27%, respectivamente, según datos de Reuters. Los papeles a 30 años ganaron más de 1 punto en precio, con un retorno de un 2,604%, una baja de 5 puntos básicos respecto al cierre del lunes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)