MARÍTIMAS

Centro de Navegación premió al Cr. John Christian Schandy

Schandy tuvo una importante participación en el proceso que condujo a la Ley de Puertos de 1992.

Cr. John Christian Schandy. Foto: Archivo
Cr. John Christian Schandy. Foto: Archivo

Nos parece apropiado comenzar nuestro trabajo, nuestra labor periodística al inicio del año, con sus esperanzas y cambios, mirando hacia un referente ejemplar del ámbito marítimo portuario del Uruguay que es el Cr. John Christian Schandy, un empresario uruguayo brillante, exitoso que acaba de ser premiado por el Centro de Navegación con la Campana "Pedro Campbell" por su trayectoria y su aporte a la comunidad portuaria.

Schandy tuvo una importante participación en el proceso que condujo a la Ley de Puertos de 1992 y en la reestructuración mediante la cual el Centro de Navegación, pasó a representar a todo el sector de servicios portuarios del país. Desde entonces ha tenido un desempeño clave en el desarrollo del sector, incidiendo directamente en el crecimiento económico del Uruguay y la región.

"Reconocemos al señor John Christian Schandy por su destacada trayectoria en el sector marítimo, amigo, socio y ex directivo de nuestra Institución", manifestó la gerente ejecutiva de Cennave, Dra. Mónica Ageitos.

La campana "Pedro Campbell" fue instaurada hace dos años, en ocasión del centenario del Centro en cuya oportunidad, el entonces presidente de la institución, Alejandro González, se refirió a la actuación de Campbell en la defensa de la gesta artiguista.

"A comienzos del siglo XIX, cuando países hermanos forjábamos nuestras identidades, acompañando a la flota inglesa, llegaba Pedro Campbell al Río de la Plata. El entonces sargento no tardó en adherir a los ideales artiguistas. Este gaucho irlandés fue nombrado el 21 de agosto de 1818 por el general Artigas como Comandante General de la Marina. En una época en que el federalismo era una llama encendida, Pedro Campbell defendió esa luz artiguista y es hoy símbolo de lo que queremos reconocer en aquellos que destacan por su aporte a la comunidad portuaria", explicó.

Premio mundial.

Pero, por cierto, no es esta ni la primera ni la segunda distinción con que Schandy ha sido distinguido a lo largo de su carrera sino que recordamos una en especial, la del "Empresario del Año" otorgada en el 2015 pot Ernst & Young hoy conocida mundialmente por EY que se reune desde hace 15años en Monaco por lo general con más de mil invitados del mundo para otorgar aquella distinción. En esa ocasión, sus palabras, que nos dejaron algunas reflexiones, fueron entre otras las siguientes:

"El éxito de los emprendimientos maritimos siempre dependió de los mismos factores: un barco bien armado, capitán y oficiales comprometidos y experimentados y una buena tripulación. Hay que pensar en grande. El mundo es ancho y ajeno pero luego planear el viaje hasta el más mínimo detalle. Pura logística en su más afinada acepción... Se pueden imaginar que la navegación es un mundo que comprende muchos mundos, todos ellos muy diversos, algunos deslumbrantes. Esto de subirse a un barco y zarpar hacia lo desconocido y volver siempre me sedujo cuando de pequeño escuchaba las historias de mi abuelo noruego, marino él, que desembarcó y formó familia aquí, originando la actividad empresaria que hoy nos ocupa. Antes que él, sus atepasados en Noruega también eran marinos y comerciantes desde el siglo 18. Yo fui quedando prendado por esas aventuras al punto que decidí asumirlas como vocación laboral. Quien emprende tiene que estar enamorado de su sueño, de su visión, Tener un propósito. En mi experiencia, a partir de esa seducción inicial fui recorriendo distintas etapas de evolución empresarial. Primero, la Formativa: familia, colegio, facultad, idiomas, observar a los referentes elegidos, viajar, en mi caso ser boy scout que me dieron una sólida base de valores, conocimientos y experiencias que me han ayudado toda la vida. Luego vino la etapa heroica, trabajar muy duro, aprender el negocio desde adentro, ganarse con la propia conducta el respeto y confianza de los demás y luego honrarla,… tener siempre el ojo puesto en el cliente y sus necesidades cambiantes,… Por último, en la etapa del desarrollo, atraer socios más fuertes y más desarrollados que uno, en base a los propios valores…"

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)