EFECTO PANDEMIA

Cerraron 7.000 pequeñas empresas por el COVID-19, pero gobierno espera que reabran

Las mipymes “son la clave” para la reactivación de la economía uruguaya y la salida de la crisis, dice presidenta de la Agencia Nacional de Desarrollo.

Autoridades celebraron el Día nacional de las mipymes y destacaron su potencial económico. Foto: Comunicación presidencial
Autoridades celebraron el Día nacional de las mipymes y destacaron su potencial económico. Foto: Comunicación presidencial

La Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE) celebró ayer el Día Nacional de la micro, pequeña y mediana empresa (mipyme) en un contexto particular marcado por la crisis sanitaria que ya ocasionó la pérdida de 40.000 puestos de trabajo y el cierre de 7.000 empresas de este tamaño, de las cuales el 60% eran unipersonales.

Al día de hoy hay 189.000 mipymes en el país, cifra que representa al 99,5% del entramado empresarial uruguayo y que significa el 67% del empleo en el sector privado. Es decir que dos de cada tres personas empleadas en el sector privado trabajan en una mipyme.

“Celebrar es reconocer a estas empresas que abren sus puertas todos los días a lo largo y ancho del país”, indicó la presidenta de ANDE, Carmen Sánchez y enfatizó en que “en el contexto actual, el rol de los empresarios cobra una importancia aún mayor”.

De acuerdo con Sánchez, las mipymes “son la clave” para la reactivación de la economía uruguaya y la salida de la crisis aunque reconoció que si bien estas empresas tienen mayor flexibilidad y capacidad de adaptación a los cambios, “son a su vez las más vulnerables de la economía y las que quedaron más expuestas”.

En este sentido, la jerarca indicó que entre febrero y junio de este año hubo 7.000 unidades productivas con menos de 100 empleados que cerraron, de las cuales el 60% fueron unipersonales y 40.000 puestos laborales perdidos, fundamentalmente del sector industria y comercio y dentro de ellos alojamiento y servicios de comidas.

Las cifras fueron presentados por Sánchez en base a datos del Banco de Previsión Social (BPS), en un evento realizado en Torre Ejecutiva que contó con la participación del presidente Luis Lacalle Pou, su esposa Lorena Ponce de León quien lanzó el programa Sembrando para emprendedores, la vicepresidenta Beatriz Argimón, los ministros de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini; Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche; Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte; Turismo, Germán Cardoso y Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, empresarios y otras autoridades del gobierno.

Pese a que el cierre de esas empresas representa “una cifra muy preocupante” según Sánchez, también indicó que esperan que cuando la economía se empiece a recuperar puedan retomar su actividad. A su entender, las unipersonales “son muy fáciles de cerrar y volverlas a abrir”, y argumentó que esos empresarios “son prácticamente trabajadores independientes que están acostumbrados a declarar inactividad por determinados momentos”.

Ese análisis fue compartido por el ministro de Industria quien señaló que si bien “este es un año difícil” el panorama “levemente” empieza a ser de recuperación, por lo que indicó que desde el gobierno son “bastante optimistas” en que esas empresas que cerraron puedan volver a abrir y destacó su “enorme potencial”.

La recuperación, según Paganini, “no es a una velocidad extremadamente rápida” pero señaló que en la industria ya hay “algún nivel” de mejora, la cual considera que se verá impulsada de la mano de las cadenas exportadoras. Por su parte, la ministra de Economía felicitó a todas las pequeñas empresas y destacó que los motores de la economía uruguaya están representados “básicamente por las mipymes y todos sus trabajadores”.

En su exposición, Arbeleche realizó un resumen de todas las medidas implementadas por el equipo económico para dar respuesta a las empresas durante la emergencia sanitaria y destacó principalmente el objetivo de “proveer toda la liquidez necesaria” para evitar que se rompiera la cadena de pagos y las empresas quebraran.

En este sentido, la presidenta de ANDE resaltó que desde que irrumpió la pandemia, la agencia “reorientó los esfuerzos económicos y humanos” para poder ayudar a las mipymes a través de SiGa Emergencia, el Programa de crédito dirigido, el seguro por cese de actividad, entre otros instrumentos (ver columna).

La mirada de mediano plazo fue también atendida según Arbeleche, quien destacó que además de trabajar en cómo atravesar la pandemia con el menor impacto negativo posible, también se trabajó en el denominado “día después”.

Sobre este punto, Arbeleche manifestó que los cambios establecidos en la ley de Urgente Consideración, así como en el proyecto de ley del Presupuesto, ponen el foco en los temas estructurales para poder “mejorar la competitividad de las mipymes exportadoras”.

En concreto, explicó que a partir del año que viene si las empresas del literal E -que hoy pagan casi $ 4.000 al mes por tributos- implementan la facturación electrónica, pasarán a tributar de acuerdo a lo que facturen. Además, destacó los cambios relacionados a las unidades reguladoras y las empresas públicas que según afirmó, “van a redundar en mejores tarifas públicas para todas las empresas”.

Los dos grandes desafíos que ANDE tiene por delante en este período según Sánchez, son la digitalización de las mipymes, junto con su internacionalización. “Es verdad que estas empresas tienen la capacidad de dinamizar (la economía) pero debemos asegurar las condiciones para que eso pase”, afirmó.

Más de US$ 343 millones en créditos

La presidenta de ANDE, Carmen Sánchez, informó las últimas cifras de SiGa Emergencia y dijo que se llevan entregados 10.000 créditos garantizados por el SiGa Emergencia por un monto de US$ 343 millones. La ministra de Economia, Azucena Arbeleche, recordó que cuando irrumpió la pandemia anunció que pondría US$ 2.500 millones a disposición y dijo que aunque “en ese momento la cifra podía haber lucido como exagerada”, la señal que se quiso transmitir “fue la de dar toda la liquidez que sea necesaria”. Tras cinco meses de confirmarse los primeros casos de COVID-19 en Uruguay, los datos del Banco República señalaron, según indicó la ministra, “que esas cifras resultaron bastante relacionadas con lo que podía ser la demanda de parte de las pymes”. Además, Arbeleche destacó como positivo que esta semana se aprobó la ley que admite “a que estos préstamos estén disponibles para empresas medianas que no estaban cubiertas” previamente por el SiGa Emergencia. Por otro lado, Sanchez dijo que entre el Programa crédito dirigido y el seguro por cese de actividad se han otorgado 40.000 créditos, lo que significa unos US$ 30 millones. Las líneas de crédito, tanto las de ANDE como las de SiGa, estarán operativas hasta el 31 de diciembre en principio aunque se está pensando en nuevas líneas de garantía. “No podemos desconocer que estamos transitando momentos difíciles en nuestra economía y a nivel de las cuentas públicas, y por eso nuestro compromiso también es con la austeridad”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados