EMPRESAS

Cerraron los restaurantes La Casa Violeta y Rara Avis en un sector “complicado”

El restaurante La Casa Violeta cerró en febrero, pero podría volver en otro local (si bien no tiene plazo definido) y el Rara Avis culminó su negocio en diciembre. Además, La Pasiva ubicada en la plaza Fabini se presentó a concurso de acreedores por deudas.

La Pasiva de Plaza Fabini se presentó a concurso de acreedores. Foto: Marcelo Bonjour.
La Pasiva de Plaza Fabini se presentó a concurso de acreedores. Foto: Marcelo Bonjour.

La situación del sector gastronómico es “muy complicada” y eso llevó al cierre de dos restaurantes emblemáticos y a que otros tengan problemas.

El sector está en una realidad “muy complicada” dijo a El País el directivo de la Asociación de Hoteles y Restaurantes (coordinador de Gastronomía) y propietario del restaurante Francis, Alberto Latarowski.

“Desde hace un par de años el sector está perdiendo competitividad de una forma importante. Los que estamos atendiendo turismo, en el centro, Ciudad Vieja y franja costera, compensamos mucho la baja del consumo local con turismo y este verano fue un desastre en Montevideo tanto para los hoteles como para la gastronomía”, resumió Latarowski.

“La verdad que está muy difícil, hay suba de costos, de salarios, pero nosotros no podemos subir los precios con un mercado en baja. También está el tema que con la universalización del uso de las tarjetas de crédito. Tenemos costos operativos por la comisión de las tarjetas que pesan muchísimo. Hay un proceso de baja pero seguimos pagando comisiones más altas que la región”, agregó.

El restaurante La Casa Violeta (frente al puerto del Buceo), que supo albergar cenas como la que el extinto mandatario venezolano Hugo Chávez tuvo en 2009, es uno de los que cerró su local en febrero. El director de este emprendimiento, Santiago Alonso dijo a El País que se tomó la decisión de “cerrar el local (en Rambla Armenia) pero vamos a abrir en otro lado, estamos en eso. Empezamos en Carrasco, después fuimos a la rambla y ahora estamos viendo otra opción porque el alquiler se fue demasiado alto y los números no servían”.

“Los plazos los vamos a fijar nosotros sin apuro, estamos armando un local lindo y vamos a hacer las cosas bien”, agregó con la esperanza de retomar el negocio.

El otro restaurante emblemático que cerró es Rara Avis ubicado en el Teatro Solís y que estaba desde la reapertura del mismo en 2004. El cierre se produjo en diciembre, confirmó Latarowski.

En diciembre también cerró Foc -en la continuación de Ellauri en Ramón Fernández-, agregó.

Por otro lado, se presentó a concurso de acreedores el restaurante La Pasiva que está en plena Plaza Fabini. La Liga de Defensa Comercial es el interventor y el local sigue funcionando. La firma se presentó por deudas y ahora viene un período de verificación de los créditos que tengan los acreedores y y si hay un plan de pagos, dijeron a El País fuentes al tanto de la situación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)